Plovdiv (Bulgaria)

Seguimos con el viaje por Bulgaria, esta vez nos vamos a la segunda ciudad más poblada después de la capital, Sofía y que casi es de visita obligada si se visita el país. Se trata de Plovdiv, posiblemente una de las ciudades más antiguas de Europa, teniendo en consideración que su historia se remonta por encima de los 6.000 años, nos tenemos que remontar a antes incluso que los egipcios. Dicho esto, Plovdiv fue centro neurálgico de muchas civilizaciones, que la moldearon y le cambiaron el nombre unas cuantas veces. En tiempos de Alejandro Magno se llamó Philippopolis, posteriormente se independizó como capital de la Tracia con el nombre de Pulpudeva, luego vendría el periodo Romano con el nombre de Trimontim (Ciudad de las tres colinas), más tarde los eslavos la llamaron Puldin, y finalmente con la reconquista búlgara, adquirió su actual nombre. Dicho esto, nos demuestra, que historia no nos va a faltar en la visita a Plovdiv, incluso hay quien la vende como la Florencia búlgara, sobretodo por el paseo de su principal calle comercial donde las casas recuerdan vágamente a la arquitectura florentina, pero para mi Plovdiv es mucho más que esa calle principal.

La ciudad la encontramos al Sur de Bulgaria y desde la capital Sofía, tenemos como una hora y media en autobús. Existe una linea regular de autobuses que salen cada 2 horas desde la estación central de autobuses de Sofía y que te lleva en linea directa hasta Plovdiv por unas 14 Levas (7€). Pregunta en información de la estación y te dirá la taquilla donde sacar el billete. Y allí te dirán el andén. La verdad es que el alfabeto cirílico utilizado en el idioma búlgaro, unido a la poca simpatía que en general profesan los que están de cara al público en una ventanilla, hacen que a veces acciones tan sencillas, se puedan complicar un poco. Pero bueno, siempre te encuentras con gente amable que te ayudan en cualquier situación.

Una vez en el autobús y de camino a Plovdiv, te das cuenta del tráfico reinante para salir de Sofía, que nos lleva más de media hora, contrastando por otro lado con la extensa ruralidad que hay nada más salir de la gran urbe. Donde el campo, los bosques y las pequeñas aldeas, ganan protagonismo y extensión.

Una vez llegada a la destartalada Estación de autobuses de Plovdiv, retornas al ambiente búlgaro en esencia, todavía lejos de otras desarrolladas ciudades y te envuelve un ambiente de mayor pobreza, suciedad, desorganización, etc…. Intentamos dejar preparada la vuelta buscando la ventanilla donde sacaremos posteriormente el billete de vuelta, pero aquello es un caos y nuevamente pocas ganas de ayudar de la gente que te ha de vender un billete, nos cuesta unos buenos paseos y bastantes preguntas, encontrar la ventanilla. Con la faena hecha, salimos de la estación y nos vamos a buscar el centro, siempre ayudados por el Google Maps, que para estas cosas es “Dios”. Las calles con las aceras levantadas por las raíces de los árboles, parece ser una religión en Bulgaria, (no me quiero imaginar una silla de ruedas deambulando por estas calles), tropezón tras tropezón, llegamos a una zona mucho más adecentada, un precioso parque con una espectacular fuente. Casi no te puedes creer que tras estas destartaladas calles te encuentres con una parque grandisimo y cuidado al detalle, que preciosidad.

Además existe una zona Chill-out de bares justo al lado donde te llama poderosamente pararte a tomar un mojito. Nosotros como andamos de turismo y no tenemos mucho tiempo, ya que tenemos que coger el autobús de vuelta, en unas 3 horas, decidimos no parar y cruzar el parque en busca de la zona antigua.

Escondida tras la oficina de turismo, y a medio excavar y reconstruir nos encontramos con el Foro Romano. Vestigios de un antiguo foro romano que se deja fotografiar, pero que aun le falta mucha “mano” para ser adecentado a las visitas.

A partir de aquí nos metemos en la calle comercial principal, aquí sí que vemos una calle cuidada, limpia, moderna y con una arquitectura muy atractiva, eso sí, invadida por tiendas comerciales y de comida rápida, lo que la dotan de un bullicioso trajín de lugareños y turistas por partes iguales. Se oye en algún momento hablar español por ahí……somos una plaga.

Finalmente y tras un agujero en el suelo, descubrimos una excepcional reconstrucción de parte de un antiguo estadio romano, bien conservado, y aunque muy parcial, se aprecia su grandiosidad. Me gusta especialmente como lo han integrado en el ambiente moderno de la calle, cafeterías, tiendas, etc…., aquí sí que aplaudo!!

Y quieras o no, desde esta preciosa gradería, se ve la imponente Mezquita de Plovdiv, otra joyita con un precioso minarete que veremos desde casi cualquier parte de nuestro recorrido.

El entorno está muy bien recuperado, limpio, bullicioso de gente e integrado. Me va gustando Plovdid, si señor!!!

Son casi las 4 de la tarde y no hemos comido nada, y como no queremos perder tiempo, le metemos mano a un “Take away” de pizza que engullimos en minutos y a seguir la marcha. A continuación seguimos por la calle comercial principal, hasta el río Maritsa, sabiendo que la vuelta la realizaremos por el barrio que tenemos a nuestra derecha, el “casco viejo” que se torna en unas callejas de preciosa arquitectura y de imprescindible paseo por ellas.

Me encanta, me encanta, me encanta…….mucho encanto se respira por estas callejuelas, y mucho arte.

Con una escaleras que nos suben a la Iglesia de la Santa Madre de Dios, nos adentramos en otro peculiar barrio que también conviene recorrer. Pero antes hacemos parada en la iglesia. Quizás lo más bonito sean las vistas que desde la plaza observamos de buena parte de la ciudad.

Curiosamente la iglesia bonita es una cuca iglesia muy cercana a esta, y que tiene una entrada por un patio, muy coqueto y que al entrar adquiere una belleza sin igual. Como casi todas, de carácter ortodoxo, el ambiente azulado y la luz la distinguen de la mayoría de iglesias ortodoxas que hemos visto y en las que prevalece la penumbra y la tenue iluminación de las velas.

Inmersos ya en el barrio alto, aquí la arquitectura vuelve a cambiar, y las callejas, muy bien cuidadas asombran al visitante que pasea por ellas.

 


Este coqueto barrio, nos transporta al renacimiento búlgaro, con una arquitectura muy particular y colorista, que otorgan otra riqueza más de la ciudad. Y aquí cercano, se esconde la joya de la corona de Plovdiv, el Teatro Romano, construido en la época de Trajano, siglo II d.C. y con capacidad para unas 7.000 personas, es uno de los platos fuertes de la visita, exquisitamente restaurado y descubierto en la década de los 70, ha sido un hito en la restauración búlgara, y buena fe de ello es la belleza y lo bien conservado que está.

Sólo por verlo in situ, ya merece la pena el viaje. Se encuentra vallado, pero se puede visitar su interior previa entrada. Aun así, la reja que lo circunda es suficientemente cómoda como para disfrutar de él sin falta de entrar. Una maravilla, sin duda que esconde esta ciudad.

Las vistas, y los alrededores, lo complemente perfectamente.

Y disfrutada de la visita a la ciudad, nos vemos en la obligación de volver hacia la estación de autobús para no perder el bus de vuelta, así que deshacemos lo andado pasando nuevamente por el precioso parque y disfrutando ya del espectáculo de luz y color de las fuentes de agua, nos vamos de Plovdiv con una sensación de haber visitado una ciudad con mucha historia. Bien es cierto, y cabe decir, que aunque hay zonas muy bien conservadas y con afán de mostrar al turista buena parte de su riqueza histórica y arquitectónica, están todavía a muchos años de tener una auténtica ciudad turística y moderna. Tienen patrimonio para ser un auténtico bombazo, y las primeras pinceladas son de sobresaliente, pero aun les queda un largo camino.

Yo me llevo un saborazo muy dulce de esta preciosa e histórica ciudad, y quizás como toda Bulgaria sea el momento idóneo de visitar, pues aun no está masificado y mantiene la esencia búlgara en muchos rincones, tanto para bien, como para mal.

Anuncios

Monasterio de Rila (Bulgaria)

En las próximas entradas intentaremos desgranar un poquito el último viaje realizado a Hungría y Bulgaria y donde destacaremos las cosas más interesantes a visitar. En primer lugar hablaremos del famoso y precioso Monasterio de Rila, posiblemente uno de los 5 enclaves más visitados de Bulgaria y declarado en 1983  Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Llegar a este Monasterio, es todo una odisea si se quiere llegar en transporte público. Pues se encuentra a 120 kms. de Sofía, la capital y el autobús te deja muy poco tiempo de visita al monasterio, al llegar sobre las 13:15 y con salida a las 15:30, eso sí, es barato, 11 levas el trayecto (menos de 6 Euros). Por lo que nosotros optamos por alquilar un coche en Sofía y hacer el viaje a nuestro antojo. (27€ el alquiler del coche), así no lo veríamos con prisas ni condicionados.

El Monasterio se encuentra al Sur de la capital, en un precioso valle que se adentra en las impresionantes Montañas Rila y que dotan al Monasterio de un entorno único. Es el Monasterio más grande e importante de Bulgaria, por lo que es visitado por turistas y propios del país. Curiosamente no hay que pagar entrada para verlo, solamente te cobran 4 Levas (2 €) por aparcar en la misma puerta, y para dentro.

La austeridad exterior contrasta, una vez llegado a la puerta con el colorista trabajo de iconos en el mismo porche de entrada. Preludio, sin duda de lo que vendrá.

Una vez entras por la puerta, voilá, ojos como platos, boca abierta y a disfrutar.

El Monasterio se fundó en el Siglo X (año 927) por Ivan Rilski, que fue un ermitaño que se retiró a estas montañas y estuvo viviendo en el hueco de un árbol en forma de ataud. Tal fue su fama, que numerosos monjes quisieron emularlo y de ahí que se construyera el monasterio para dar cobijo a tanta peregrinación. Posteriormente a su muerte y al aumento de la peregrinación hasta el lugar, el monasterio tuvo que ampliarse aun más.

Fue destruido en varias ocasiones por el Imperio Otomano en su ocupación de país, además de sufrir algún incendio parcial, pero la devoción de las gentes de Bulgaria y sus donaciones hicieron que perdurara hasta nuestros días. Algo, sin duda de agradecer, pues su belleza es única.

 

 

El marco que la envuelve le otorga aun más belleza y espiritualidad al sitio, sin duda. Nosotros además lo cogimos con los colores del otoño y las primeras nieves en las cumbres.

El centro del Monasterio lo ocupan dos edificaciones diferenciadas, por un lado la Torre Hreliova, una sencilla construcción de 23 metros de altura y construida en 1335. Pero lo que destaca sobremanera es la preciosa iglesia ortodoxa en el centro, trabajada en su totalidad al estilo renacentista típico de Bulgaria y con un sinfín de pinturas icónicas típicas de la religión ortodoxa que inundan el interior de las arcadas.

Un trabajo minucioso y colorista que te deja embobado viendo pasajes religión cristiana ortodoxa. El interior, igualmente decorado, pero mucho más oscuro y austero, no puede competir con la belleza exterior.

 

Se puede acceder a la Torre Hreliova por unas 5 levas, pero no merece mucho la pena, las vistas son pobres ya que carece de balconada visitable y desde las ventanas poco se aprecia del entorno. Aun así, como la visita al monasterio es gratuita (salvo el aparcamiento) lo pagamos gustosos.

 

En el propio monasterio se puede dormir por poco dinero, aunque no esperes lujos, ya que se trata de un lugar de peregrinación y con lujos más acorde con un monasterio que con un Hotel, pero cualquier opción es válida.

Poco más se puede decir de este lugar, una auténtica maravilla que hay que visitar si se viaja a Bulgaria, por la belleza del monasterio, el entorno y la espiritualidad que transmite.

 

 

Al Monte Perdido 3.355m.

Los tres sorores (Cilindro 3.328m., Monte Perdido (3.355m.) Añisclo o Soum de Ramond 3.263m.)

Los Tres Sorores: Cilindro (3.328m.), Monte Perdido (3.355m.) y Añisclo o Soum de Ramond (3.263m.)

Después de bastante tiempo con planes de alta montaña, pero no mucha suerte con la meteorología, este fin de semana pasado, tuvimos la suerte de proponer una buena ruta en la que el tiempo se portó, por lo que pudimos disfrutar de una bella y espectacular ascensión a una de las cimas míticas del Pirineo, el Monte Perdido. Enclavado en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es la tercera cima del Pirineo y séptima de España.

Nuestra travesía propuesta era salir temprano de la Pradera de Ordesa, para subir por la Senda los Cazadores, atravesar la Faja de Pelay y llegar al Refugio de Goriz. Aquí haríamos noche y al día siguiente acometeríamos bien temprana la subida normal al Monte Perdido que nos llevaría al lago helado y por la Escupidera a la cima. A continuación os relato un poco el camino con algunas fotos y las sensaciones vividas.

 

Por la senda de los cazadores

Por la senda de los cazadores

Salimos pronto de la Pradera de Ordesa y elegimos la Senda de los Cazadores como ruta alternativa a la común de Gradas de Soaso para cruzar todo el valle glaciar. El desvío se coge a pocos metros del aparcamiento y enseguida que cogemos el desvío, la senda se empina de malas maneras. Es una ruta que tiene un fortísimo desnivel inicial, como de 600 metros que se salvará en apenas 1 hora y media de curvas y recurvas, eso sí, por una de esas sendas de ensueño entre hayas, avetos y pinos, y en esta época del año, no solo con colores otoñales increibles, sino con un manto de hojas bajo los pies.

Senda de los Cazadores

Senda de los Cazadores

Nos lo tomamos con calma, pues a parte del evidente desnivel, queremos disfrutar de las vistas, y sobretodo tenemos que conservar fuerzas para la jornada. Además, vamos bien cargaditos en las mochilas, pues llevamos intención de dormir en tienda junto al refugio. Así pues, vamos ganando metros, poco a poco y sobretodo disfrutando del entorno y de un bosque tan bien conservado.

Senda de los Cazadores

Senda de los Cazadores

En algún claro del sendero, podemos ver parte de lo que posteriormente podremos degustar desde el mirador de Calcilarruego, tal como el circo de Cotatuero, circo de Carriata, y la Faja de las Flores, así como el Pico de Salarons, la Coma Barrau o el Mondorruego.

Coma Barrau y Pico de Salarons

Coma Barrau y Pico de Salarons

Una vez que vamos ganado altura, llegamos a la zona más rocosa, lo que nos informa que estamos llegando al mirador, y que el desnivel que vamos salvando ya es importante.

Senda de los Cazadores

Senda de los Cazadores

Finalmente llegamos al mirador de calcilarruego, que ofrece una fantástica vista de la parte final del Valle de Ordesa. Desde aquí y todavía con la espalda empapada en sudor, vemos gustosos el desnivel salvado desde el aparcamiento hasta la altura de la Faja de Pelay.

Desde el mirador de Calcilarruego

Desde el mirador de Calcilarruego

Tras reponer algo de líquidos, cargamos las mochilas de nuevo y nos adentramos en la fantástica Faja de Pelay, un sendero que llanea por esta Faja ganando metros al valle en dirección al Circo de Soaso. Es una senda muy cómoda y bonita, con pequeños altibajos, pero que va ganando paisajísticamente conforme vas avanzando por ella.

Por la Faja de Pelay

Por la Faja de Pelay a la izquierda de la imagen la Brecha de Rolando y el Pico Descargador

IMG_3082_stitch

Por la Faja de Pelay (La Fracuata)

Aunque poco a poco vaya perdiendo protagonismo el bosque de hayas y avetos, aun aguanta algún rincón bien bonito en esta época, que nos hace aun más delicioso el paseo por esta Faja de Pelay

Por la Faja de Pelay

Por la Faja de Pelay

Por la Faja de Pelay

Por la Faja de Pelay

En una de estas revueltas en las que el paisaje se hace infinito, ya podemos disfrutar de las tres Sorores, los tres picos emblemáticos de Ordesa (El Cilindro, el Monte Perdido y el Soum de Ramond o Pico de Añisclo), y que uno de ellos será, nuestro objetivo del fin de semana.

Monte Perdido y Soum de Ramond

Monte Perdido y Soum de Ramond

IMG_3105

Por la Faja de Pelay (A la izquierda casi fuera de la foto el Cilindro) después Monte Perdido y Soum de Ramond

La faja es larga, pero cómoda y tras una larga caminata llegamos al desvío que nos invita a bajar para ver la preciosa cascada de Cola de Caballo, o bien coger el desvío que nos sube al Refugio de Goriz. Nuestro objetivo esta vez es más ambicioso, así que dejamos Cola de Caballo para la inmensa mayoría de gente que vemos caminar por el camino del Gradas de Soaso y nos encaminamos, nuevamente salvando desnivel hacia el ansiado refugio que nos espera tras 1 hora y media más de camino.

Vista del Valle de Ordesa desde lo alto de las Clavijas de Goriz

Vista del Valle de Ordesa desde lo alto de las Clavijas de Goriz

Sobre las Clavijas de Goriz, hay una gran explanada y sobretodo una de esas espectaculares vistas del Valle de Ordesa que nos invita a parar un rato a reponer fuerzas y dejarnos llevar por el entorno alpino que va adquiriendo nuestra caminata. Esta vez, el río Arazas lleva poca agua y la cascada de Cola de Caballo aunque espectacular como siempre, queda un poco descompensada con el colorido y entorno del valle. Aun así en el rato que estamos descansando no paramos de ver llegar gente y más gente por el camino hasta la cascada. Deben ser las doce y es hora punta para la gente que ha elegido la ruta del fondo del valle.

Finalmente y tras un ratejo disfrutando y reponiendo fuerzas, nos ponemos camino al Refugio, punto final de jornada de hoy y punto de partida para la jornada de mañana.

 

IMG_3142_stitch

Regugio de Goriz

El Refugio de Goriz, es un  refugio muy bien acondicionado, y muy frecuentado por montañeros y alpinistas por ser punto de partida para algunas de las ascensiones míticas que se pueden realizar por la zona. Para este fin de semana estaba completo, por lo que nosotros optamos por llevarnos una tienda y dormir en los alrededores, practica permitida, si se monta y desmonta la tienda en las horas del ocaso. Así pues, en cuanto la tarde quiere entrar con fuerza, buscamos un sitio preferente y dejamos la tienda preparada para pasar la noche.

IMG_3151

Nuestro campamento junto al Refugio

Después de cenar prontito, sobre las 7, nos metemos en el saco, con intención de entrar un poco en calor, pues la tarde se ha vuelto realmente fría, y con ganas de coger pronto el sueño para descansar, ya que a las 5:00h.  el día siguiente suena el despertador. Del Refugio de Goriz tenemos unas 4 horas de ascensión hasta la cima del Monte Perdido, por lo que decidimos salir bien temprano (sobre las 6:00) y aunque la primera hora de ascensión la hacemos en total oscuridad, sólo con la luz de los frontales, la senda de subida está bien marcada y no hay opción de pérdida.

En unas tres horas de ascensión, llegamos hasta el famoso lago helado, a los mismos pies tanto del Cilindro como del Monte Perdido, tras superar una senda serpenteante y rocosa que tras algunas trepadas fáciles y algún caos de bloque, nos deposita en este collado con el lago, donde paramos para coger fuerzas. La cámara la he dejado en la mochila, por lo que hasta el lago, no hago ni una foto 😦

Pedro junto al Lago helado y el Cilindro al fondo

Pedro junto al Lago helado y el Cilindro al fondo

El último paso que nos queda es la famosa Escupidera, una canal larga y empinada que da acceso a la antecima del Monte Perdido, y que es el punto negro por excelencia del Pirineo y donde más gente ha muerto por accidente. Es una canal muy traicionera, con un fuerte denivel y lo que la hace muy peligrosa es la inclinación hacia tres escapatorias con una caída mortal. Es decir, que si pierdes pie y no consigues autodetenerte, estas perdido. Nosotros la encontramos con bastante déficit de nieve, por lo que el peligro radicaba más en la piedras que desprendían otros montañeros, que en la propia escupidera. Eso sí, prometemos volver y afrontar esta preciosa canal en condiciones más invernales, tiene que ser toda una subida de adrenalina.

 

Pedro en la Escupidera, con el lago helado y el Cilindro de fondo

Pedro en la Escupidera, con el lago helado y el Cilindro de fondo

IMG_3207

Inicio de la Canal de la Escupidera (Foto de la Bajada)

IMG_3194

Parte final de la Escupidera (Foto de la bajada)

Aunque la nieve no era continua y se podía franquear, subir sin crampones era un ejercicio total de equilibrio y malos pasos, pues sobre la roca afloraba una capita de hielo fino que hacía imposible subir con garantías, así pues, nos calzamos los crampones y decidimos subir por la nieve helada. Medida totalmente acertada que acaban por hacer el resto de montañeros que nos siguen. La nieve está dura y muy buena para los crampones, así que subimos chino chano por la canal disfrutando de cada paso hasta llega a la antecima. La vista de la Cara Este del Cilindro es espectacular, con esos pliegues en la roca y esa imponencia hacia el vacío, toda una delicia que nos acompaña en la subida.

Desde la Antecima del Monte Perdido

Desde la Antecima del Monte Perdido

Uno de los puntos espectaculares de la subida es una vez salido de la canal de la escupidera, y llegas a la antecima del Monte Perdido, y ves ya unas vistas increibles de parte de los Pirineos franceses, el ibón de Marboré, El Tuca Roya, Astazu, Balcón de Pineta, etc…. Sin duda, un buen aperitivo de lo que disfrutaremos desde la cima.

Antecima del Monte Perdido, al fondo Ibón de Marboré y Brecha de Tuca Roya

Antecima del Monte Perdido, al fondo Ibón de Marboré y Brecha de Tuca Roya

Y la última pala, que resulta un mero trámite para nuestros intereses….por fin cima!!!! y disfrutando del regalo que te da este tipo de esfuerzos, una de las vistas más bonitas del Pirineo….así que silencio y a disfrutar.

Monte Perdido 3.355m.

Monte Perdido 3.355m.

 

Aquí os dejo en un enlace a un video donde podéis ver los últimos metros desde la antecima hasta la cima y las vistas….en fin, que lo disfruteis.

(Poner en HD y a pantalla completa y a disfrutar)

Remember de Orquideas

Me doy cuenta que me dejé hace casi un año, un artículo pendiente de Orquideas, que había fotografiado por el Pirineo. Aunque me viene ahora de perlas para hacer un recordatorio y prepararnos ya para la nuevo “hornada” que ha de salir esta temporada. Así que vamos con el recordatorio de algunas, y así os muestro lo que hay por aquí y por allí.

ANACAMPTIS PYRAMIDALIS

anacamptis pyramidalis_1

Es bastante común en el Pirineo y si la buscas, también se encuentra en la sierra de Albarracin de manera más o menos común. En praderas herbosas y bien soleadas crece esta pequeña joyita de las Anacamptis, de buen color y pequeño grupo floral.

anacamptis pyramidalis_3 y Thomisus onustus

En este caso, en una de ellas encontramos un pequeño depredador, la araña cangrejo (Thomisus onostus) a la espera de algún insecto atraido por la flor, y siempre presto a lanzar un voraz ataque. De floración tardía al resto de congéneres.

PLATANTHERA CHLORANTHA

Platanthera Chloranta

Teníamos localizados algunos pies en la Sierra de Albarracín, pero mientras esperábamos que abrieran, pude fotografirla en el Pirineo, más concretamente en pleno Cañón de Añisclo y en el Valle de Gistain. Preciosa y frágil, es muy forestal y debido a su tono verdoso pasa muy desapercibida, todo y que alcanza buen tamaño. A medida que te acercas con el macro a la flor, descubres que es una de las más bonitas dentro del género. Con ese labelo en forma de lengua y esos tonos blanquecinos y verdosos tan suaves que ofrecen una bonita imagen. Como he comentado, la encontraremos bien escondida dentro del bosque, así que atentos y a buscar!!

Plantanthera Chlorantha detalle

 

GYMNADENIA CONOPSEA

Gymandenia conopsea

Esta preciosidad de orquidea fue uno de mis grandes encuentros por el Pirineo ya que no la tenía fotografiada. Puede confundirse de lejos y a priori con la común y por todos lados Orchis maculata, pero como soy un poco “gulismeador” y me acerco a todas, descubrí que se trataba de otra especie diferente.
Curiosa en su flor muy abierta tanto de sépalos y por lo que ví bastante abundante. Asi pues, una más para la colección fotográfica.

ORCHIS USTULATA

Orchis ustulata

Muy muy común en los prados alpinos y también se encuentra en los biótopos óptimos de la Sierra de Albarracin. Es para mí, una de las bonitas, bonitas, muy fotográfica y con esos tonos púrpuras tan característicos.
La mención de Ustulata hace referencia en latín a “de fuego” o “quemado” por el aspecto que presentan las flores sin abrir con esa tonalidad morada.
Pude trabajar con ella en la ruta de la subida al Ibón del Sen y que ya hice un post el año pasado, podéis verlo clicando aquí

Orchis ustulata detalle 2

DACTYLORIZA FUCHSII

Dactyloriza fuchsii

También bastante común en nuestra sierra, pude descubrir algunos pies muy cerca de San Juan de Plan, ya metidas en el bosque.

OPRHYS SCOLOPAX

Oprhys scolopax

Ya fotografiada en la Sierra de Albarracin, y muy común, también encontré por Pirineo algún pie de Oprhys scolopax, una de las abejeras más coloristas y bonitas, que no pude más que retratar en su estado óptimo.

OPRHYS INSECTIFERA

Ophrys insectifera

Tal vez fue el encuentro más interesante, este pie de Oprhys insectifera que estaba llegando a sus últimos días de polinización. Muy pasada, sólo quedaba esta flor en toda la planta como ultimo recurso, pero muy contento, pues me traje para casa el bonito retrato.
De labelo grande y oscuro resulta casi inconfundible.

Fuera ya del selecto grupo de las Orquideas, encontré en perfecto estado de floración a la Pirenaica flor de Ramonda myconi, conocida vulgarmente como Oreja de Oso, se encarama en los taludes y roquedos más umbríos para darles algo de color.

Ramonda myconi

Es endémica del macizo pirenaico y como hecho más relevante, es capaz de rebrotar aunque se haya secado la planta por completo.

Ramonda myconi (2)

Este año quiero probar suerte algún finde por el pirineo a ver que encontramos…..
Saludos

Pirineos: Punta Suelza 2.972 m.

Bueno pues ya retornados de Pirineos y de disfrutar del precioso Valle de Chistau (Gistain), vamos con el primer reportaje. Se trata de la subida que hice al pico Punta Suelza que con sus 2.972m. se propone como uno de los balcones más espectaculares de la zona. Ya que la ascensión no la conocía y a partir de unos 2.700m. había nieve, me decanté por este pico por su facilidad de acceso y minima dificultad.

Se puede acometer desde diferentes puntos, aunque yo opté por la normal, que es la subida desde el refugio e Ibón de Urdiceto. Para llegar a este Ibón existe una pista de unos 11 kms que nace poco antes de llegar al tunel de Bielsa y pasado el pueblo de Parzán. Está bien señalizada la pista junto a la carretera, por lo que no tiene pérdida posible. Es una pista en mal estado, y sólo apta para 4×4 o furgonetas altas; además al recorrero una ladera propicia de aludes y torrenteras, sólo es recomendable en época veraniega y antes de las primeras nieves y hielos. Yo me encontré alguna placa de hielo maja subiendo, pero pasable sin mayores apuros.

Ese Barranco de Urdiceto es francamente precioso, torrenteras en las solanas, cascadas de hielo en las umbrias y un paisaje alpino abrumador, así que los kilómetros de pista se hacen muy pero que muy amenos.

 

 

IMG_1244-01

 

IMG_1248-01

 

Habremos de pasar la central hidroeléctrica para seguir cogiendo altura y acercarnos al Paso de los Caballos. una vez allí repuntaremos hasta el mismo Refugio aunque podemos dejar el coche en un clarito donde divisamos una de las presas del Ibón.

IMG_1249-01

(Punta Suelza el pico más alto de la izquierda)

La mañana es francamente fría y viendo el “percal” decido echarme a la mochila los crampones. Luego me daría cuenta que sin ellos hubiese sido imposible la subida. El Ibón de Urdiceto está a un 20% (siendo generosos) de su capacidad, aquí la sequía ha hecho estragos y la panorámica desde el coche, así lo refleja.

IMG_1251-01_stitch

Pero no me encanto mucho y empezamos la subida. Tras cruzar el muro de la Presa, los hitos serán continuos en toda la subida, por lo que no hay que despistarse y seguirlo. El camino enseguida coge altura y y se encarama por delante del saliente a buscar la pala norte que nos llevará al collado entre el Punta Suelza y el Punta Fuesa, muy cerquita del Pico del Cau.

IMG_1255-01

(El Ibón de Urdiceto y el Refugio….al fondo asoma el Macizo del Monte Perdido)

Conforme ganamos altura vamos mejorando las vistas y aparecen ante nuestros ojos, aunque sea brevemente el macizo del Monte Perdido…..posteriormente disfrutaremos de él. Y es que entramos en la cara más expuesta, bajo una inmensa mole de roca adornada esa mañana con una multitud de carámbanos de hielo que conforme van recibiendo el calor del sol empiezan a caer junto al sendero.

IMG_1258-01

 

La verdad es que los trozos de hielo que caen son trremendos….casi casi….la nieve está pidiendo el uso de crampones, aunque alargo un poco el asunto para alejarme un poco de estos cuchillos en la pared. Mientras me pongo los pinchos, las vistas son indescriptibles. El macixo del Bachimala, los Pirineos Franceses y el impresionante Posets….son una postal única.

IMG_1263-01_stitch

 

La pala ahora gana en pendiente, en algunos casos muy muy burra, a lo que hay que sumarle el hielo y la nieve como una roca. Casi, casi hecho de menos hasta los piolets, pero bueno, acorto los palos y a trabajar los pinchos. Se me hace bastante dura la subidilla, sin descansos aparentes y con fuerte pendiente.

IMG_1266-01

Tiene algun pasin de agarrarte, que con el hielo y nieve le da ese puntín que tanto nos gusta a los montañeros, así que lo disfruto y lo sudo para llegar sin mayores complicaciones al collado.

Desde aquí las vistas mejoran al 100% y podemos disfrutar del precioso Punta Fuelsa, el hermano pequeño, aunque más abrupto, del Valle de Pineta y el Macizo del Monte Perdido y sobretodo del precioso Ibón de Cau. Muy cuco, y resguardado.

IMG_1269-01_stitch

IMG_1300-01

 

También hecho un vistazo atrás para disfrutar de la vertiente por la que he subido

IMG_1272-01

Desde el collado el Punta Suelza se alza imponente y aunque imponga una trepada su lo subimos por el cordal, siempre hay escapatoria cayendo un poco a la cara Sur del pico.

IMG_1292-01

Así pues en el collado me quito los crampones ya que la cara sur está bastante más limpia, o al menos eso se ve en primer término. Luego la cosa se vuelve a complicar con la nieve.

IMG_1273-01

 

Finalmente me lanzo al cordal para evitar la pendiente lateral y disfruto de los últimos metros con una alegría inmensa por el trabajo bien hecho.

IMG_1274-01

 

Enseguida se ve el monolito al fondo y tras certeros pasos llegamos al deseado vértice geodésico que marca la cima. Empezamos pues con las fotos de rigor. A una cara a otra y sufriendo el azote del viento que en ese punto es moderado y bastante frío.

IMG_1276-01

 

IMG_1277-01

 

Pero la satisfacción es máxima, el día acompaña y las vistas son de órdago. Grandes sensaciones y me vuelvo a sorprender del buen estado de forma. y lo bien que responden mis piernas.

IMG_1279-01

Hacemos un zoom al Bachimala y al Posets que bien merecen una fotico maja.

IMG_1281-01_stitch

Y por supuesto al Ibón de Urdiceto, punto de partida de la ruta, en la cual os señalo el coche y también al Valle de Pineta y Macizo del Perdido que se ven con toda claridad.

IMG_1284-01

IMG_1288-01

Me entra el hambre con tanta foto y tanto videoasí que me resguardo un poco del viento del norte en unas rocas un poco más abajo y doy buena cuenta de un buen almuerzo para recuperar un poco.

El trabajo duro ya estaba hecho y solo nos quedaba la bajada. Pero antes de bajar o enlazo un video que hice de las vistas en la cima.

 

 Así pues me bajo muy muy satisfecho de esta preciosa cima, muy asequible en verano y algo más complicada con nieve, pero que en apenas dos horas de dura subida te plantas casi al límite de los 3.000 metros y en un balcón único. Quizás no entre en las “elegidas” al no llegar por 28 metros a ese selecto grupo de tremiles, pero es una ascensión bonita y dura que seguro no te dejará indiferente.

 Una vez en el coche me delito con los pequeños ibones que siguen completamente helados y las inmejorables vistas…..volveré….seguro que volveré….

IMG_1303-01

 

 saludos