De cosas pequeñas…….

Y es que en el bosque también hay vida a nuestros pies, a veces una vida que pasa desapercibida pero que tiene un montón de cosas que contar y que nos deja, en muchos casos auténticamente maravillados.

Estos días que me he pasado horas arrodillado en el suelo contando plantitas del Proyecto Life RESECOM de adopta una planta y del cual estoy encantadisimo con la labor que estoy realizando, he conseguido pasar horas a la altura de los bichos más pequeños de nuestros montes. Y es entonces cuando te das cuenta que ahí abajo hay otro mundo que sigue funcionando ajeno a los grandes animales, los inmensos árboles o la gente que salimos a disfrutar de la naturaleza.

Uno de esos casos es el de la planta carnívora Pinguicula vulgaris, una auténtica joyita que podemos disfrutar en los gotiales y turberas calizos de las dehesas de Griegos, Villar y Guadalaviar, y que escondida entre la hierba, lleva a cabo sus macabras capturas. La evolución ha dotado a estas plantas una capacidad de conseguir alimento de una manera poco ortodoxa, pero efectiva, para contrarrestar la carencia de elementos importantes como el Nitrógeno o el Fósforo en esos ambientes turbosos. La estrategia se basa en crear un atrayente en forma de sustancia pegajosa y azucarada denominada mucílago que se extiende por todas las hojas de la planta y que es un efectivo atrayente para los insectos. A la vez que atrayente, es un pegamento perfecto para atrapar al bichejo, momento en el cual, se liberan unas enzimas que que se encargan de digerir y asimilar las partes blandas de dicho insecto.

Una curiosa y efectiva manera de conseguir alimento sin falta de utilizar las raíces o sobrevivir en ambientes poco propicios para las plantas por su ausencia de nutrientes.

En la foto anterior se puede apreciar perfectamente los insectos adheridos a las hojas y ya digeridos por la planta.

Más info sobre la plantita en cuestión, podéis ver el reportaje que les hice hace ya algunos años con más foticos

—> https://drakis.net/2008/06/19/una-carnivora-ojo-muerde/


Si nos movemos a ras de suelo, es posible que descubramos uno de los insectos más bonitos y fotogénicos de cuantos podemos ver por nuestra sierra. En este caso se trata de la Mantis enana (Ameles spallanzania) una prima hermana de la archiconocida mantis, y que no tenía muchas ganas de posar. Así que por no molestarla mucho, le hice cuatro fotillos con el movil y la dejé a su aire.

Uno de los insectos mejor camuflados, su gama de coloración es muy variable y suele pasar muy desapercibida, por lo que no es fácil dar con ellas. Característica cabeza triangular y sobretodo las famosas patas delanteras a modo de manos plegadas, es una voraz depredadora de insectos, que en ocasiones depreda hasta al macho en plena cópula.


Otra de las sorpresas que me encontré entre los juncos y las hierbas de las turberas fue esta preciosa Araña tigre (Argiope bruennichi). Es una de esas arañas bastante comunes por nuestros herbazales, una auténtica depredadora de pequeños insectos, teje su tela de araña entorno a los altos juncos y se sitúa de manera centrada a la espera de que vayan cayendo sus presas.

A parte de su coloración llamativa, seguramente como finalidad defensiva para ahuyentar a sus depredadores, lo más destacado de esta araña son esos Zig-zags construidos con tela gruesa sobre su tela de araña. Se le conoce como “estabilimentos” y la comunidad científica aun está estudiando su verdadera función. Hay quien dice que se trata de una señal para grandes insectos de que hay una tela de araña y pueda ser vista antes de que la atraviesen y la destrocen. Hay otras corrientes que abogan por una función atractora de insectos al captar los rayos ultravioletas. Otros dicen que si es una manera de captar agua del rocío. También se dice que ayuda a estabilizar la tela de araña y darle más consistencia…..

En definitiva, es un objeto todavía de estudio, en el que habrá que demostrar su utilidad.

Nosotros nos quedamos con su belleza y con ánimos de encontrar muchas más en nuestros paseos por el monte.

 

Un saludo

Anuncios

Culebras lisas….aprende a diferenciarlas

Tenemos la gran suerte en nuestra sierra de poder contar con las dos especies de Culebras Lisas que tenemos en la Península: Culebra lisa europea y Culebra lisa meridional. Hoy en el blog, vamos a intentar diferenciarlas, porque a simple vista nos podemos confundir pero tienen unos rasgos característicos de cada especie que nos ayudarán a identificarlas si prestamos un poco de atención.

Generalidades

Si hablamos en lineas generales, son dos culebras de pequeño tamaño, que no suelen superar los 50-60 cm. de longitud. De coloraciones variable pero predominando el gris, pardo o pardo-rojizo y con unas motas generalmente más oscuras y en muchos casos poco marcadas.  Es una especie principalmente sauriófaga, es decir, está especializada en la captura de reptiles, sobretodo lacértidos pequeños, es decir lagartijas, así que si queremos verla, tenemos que buscar el hábitat de dichos reptiles.

Cazadora oportunista, se han dado incluso casos de canibalismo entre ellas. sobretodo sobre juveniles o inmaduros, un dato, sin duda, curioso.

Culebra lisa europea (Coronella girondica) (Villar del Cobo, Teruel)

En cuanto a la distribución, la Culebra lisa meridional (Coronella girondica) la encontramos bastante repartida por la Península, siendo más escasa o incluso ausente en la franja cantábrica y en los puntos más elevados de las cordilleras ibéricas. Es en esas zonas donde el hábitat lo ocupa su hermana la Culebra lisa europea (Coronella austriaca), algo más escasa debido a una distribución más reducida. En la Sierra de Albarracin, conviven las dos especies, dependiendo de la altitud y con zonas de confluencia de las dos especies.

Yéndonos a rasgos diferenciadores entre las dos Culebras lisas, podemos destacar estos.

  • Culebra lisa europea (Coronella austriaca)
    •  Ojo situado entre la 4ª y 5ª escama supralabial
    • Escama rostral (nariz) claramente insertada y en forma de pico entre las nasales
    • Ausencia de franja oscura (Antifaz) por la frente entre los ojos
    • Parte ventral en general uniforme oscuro o negro
  • Culebra lisa meridional (Coronella girondica)
    • Ojo situado entre la 3ª y 4ª escama supralabial
    • Escama rostral (nariz) no insertada entre las escamas nasales
    • Marcada linea oscura entre ojos a modo de antifaz
    • Parte ventral de forma más o menos ajedrezada

En estas dos imágenes os he indicado tres de los 4 rasgos característicos de diferenciación de la especie, que no deja lugar a dudas, sobre cuál de ellas estamos tratando.

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) (Fuente del Buey, Frías de Alb.)

Muchas veces, confundidas con las víboras, la gente suele matarlas, sobretodo cuando merodean en entornos rurales, donde el propio desconocimiento hacen de estas serpientes unas auténticas perseguidas y aniquiladas. Todos los reptiles son beneficiosos y nos ayudas en el control de muchos animales que acabarían convirtiéndose en plaga. Si creemos que algún animal no está en su entorno más natural, lo mejor que podemos hacer es llevarlo a una zona más segura para todos, o si se trata de especies más complejas como puedan ser víboras, una llamada al forestal de la zona, que se encargará de coger al animal y llevarlo a un sitio más alejado.

Culebra lisa europea (Coronella austriaca) (Fuente del Buey, Frías de Alb.)

Hay que recordar que estas dos especies se encuentran catalogadas y protegidas a nivel nacional en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Real Decreto 139/2011) y por tanto su conservación es nuestra prioridad.

Culebra lisa meridional (Coronella girondica) (Fotografía de Miguel A. Martín Arnau)

En definitiva, dos especies emparentadas, de fácil identificación si conocemos los cuatro carácteres básicos de cada una de ellas y sobretodo dos especies a conservar.

Un saludo

Actias isabellae, una joya serrana

Casi no necesita presentación, la Isabelina (Actias isabellae) es una de las joyas que deambulan por nuestros pinares, primavera tras primavera, se la puede ver incluso en las calles de los pueblo de la Sierra de Albarracin. Se trata de una de las mariposas más bonitas y conocidas de nuestras sierras, ligada siempre a bosques de Pino silvestre (Pinus sylvestris) y de Pino laricio (Pinus nigra), ya que la oruga se alimenta exclusivamente de las acículas de dichos pinos. Aquí en la Sierra, es muy común precisamente por la abundancia de dichos pinares, que hacen de hábitat óptimo para la especie. Es un endemismo de la Europa Occidental, propios de la mitad este de la Península Ibérica y de los Alpes franceses, es por ello que las poblaciones de Isabelina están estrictamente protegidas, tanto a nivel de Aragón incluida en el catálogo aragonés de especies amenazadas, en la categoría “De interés especial” (Decreto 49/1995); como a nivel estatal, incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Real Decreto 139/2011).

Distribución Actias isabellae © Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente

Además estudios genéticos recientes, sitúan a las poblaciones del Sistema Ibérico como las más antiguas, estrechamente ligadas a la expansión de los dos pinos mencionados anteriormente durante el Holoceno.

Aunque pueda parecer una mariposa diurna, su actividad es nocturna, y su vida corta. En estado de mariposa no se alimenta de nada, pues tiene la espiritrompa atrofiada, por lo que no pueden libar nectar de las flores ni otras sustancias. Toda la energía que necesita para los vuelos, proviene de las reservas de grasas y azúcares que previamente han extraído las orugas de las acículas del pino. Así pues, la única función de las mariposas es la reproductora. Y como hemos dicho, en apenas unas noches de actividad frenética reproductora, termina muriendo por agotamiento.

Hembra

Si nos fijamos un poco más en detalle, podremos diferenciar el sexo mediante la estructura de las antenas. En las hembras, un hilo estrechamente pectinado y muy deferenciado el macho con una antenas bipectinadas que se asemejan mucho a una pluma de ave. Dichas antenas les servirá para seguir el rastro dejado por la hembra y conseguir aparearse con ella.

Macho

Otra de las maravillas de la isabelina son los ocelos que presenta en las alas, de una belleza sublime que aun impresiona más cuando se observa en detalle. Presenta un mosaico de escamas de diferentes colores que le hacen adquirir la característica coloración.

Detalle ocelo

Por último recalcar la importancia que adquieren estos lepidópteros como alimento de otros predadores que encuentran en la isabelina un bocado grande y apetecible. Entre los muchos depredadores podemos destacar los murciélagos forestales o los chotacabras, especies nocturnas que durante los meses de vuelo de las mariposas, las buscan incansables.

Así pues, damos entrada a esta hermosa mariposa habitante de nuestros bosques y de gran importancia, debido a su escasez y fragmentadas poblaciones. Estrictamente protegida y todo un referente para los entomólogos que las buscan incansables.

Si te interesa el tema, puedes encontrar mucha más información clicando aquí

Un saludo

El mini-abetar de Bronchales

Si hablamos de abetales (bosques integrados por Abetos), en España podemos contar con los umbrosos abetales pirenaicos de Pinabete (Abies alba) y los sorprendentes Pinsapares (Abies pinsapo) del sur peninsular. Ambos, dignos de visitar y descubrir, pues son auténticas joyas de nuestros bosques autóctonos.
Por contra, en el centro y norte de Europa el abeto por excelencia es la Pícea común o Abeto rojo (Picea abies), un primo hermano de nuestros abetos y que forma extensos bosques, siendo protagonista por ejemplo de la extensa Taiga escandinava y rusa. Es decir, árboles perfectamente adaptados a rigurosas condiciones meteorológicas en cuanto a frío y nieve.
Curiosamente allá por los años 50, quizás antes….en el puerto de Bronchales se preparó una parcela de cultivo donde se plantó, seguramente unas cuantas bandejas de Abeto rojo (Picea abies), supongo que la “fiebre” forestal de aquellos años, el excelente rendimiento del suelo en cuanto a fertilidad, profundidad y humedad, y una política forestal encauzada a muchos tipos de pruebas con especies, motivó aquella plantación. De buen seguro se hicieron muchas más y con otras especies, pero curiosamente la que aun perdura hasta nuestros días en esa zona es aquella.

Lo primero que se hizo fue “sanear” la parcela con un buen sistema de drenaje. Hay que pensar que buena parte del Puerto de Bronchales, sobretodo los hondos son auténticos gotiales y tremedales, zonas muy húmedas que sin un buen drenaje sería imposible la instalación de este tipo de parcelas. En estas fotos se ven muy bien los drenajes efectuados alrededor de la parcela.

Por otro lado el abandono total de la plantación de Piceas ha propiciado que se entremezcle el abundante Pinar de silvestre con las últimas Píceas que quedan. En total hemos contado 19 ejemplares, de diversos tamaños que se abren paso entre la espesura del Pinar.

Algunos ejemplares con un porte magnífico y una salud encomiable. Las yemas verdes del año, brotan con fuerza en todos los ejemplares.

Y es que la estación donde se asientan, el suelo, clima, etc… les es muy favorable. Este tipo de abetos son exigentes en cuanto a humedad y no soportan la aridez, aguantando muy bien los fríos y no soportando las elevadas temperaturas del verano. Es por eso que el puerto es un lugar idóneo para ellas.

Si nos centramos un poco más en la Picea, veremos que tiene unas acículas mucho menores que los pinos que estamos acostumbrados a ver en la Sierra. Aquí os muestro la diferencia con una ramilla de pino silvestre, donde se comprueba la diferencia de tamaño, así como la disposición de las acículas.

Los ramilletes son una característica típica del abeto rojo, y son esas plaquitas longitudinales, como con relieve, desde donde salen las acículas un rasgo diferenciador.

Los bosques de abetos o piceas, son por lo general, muy umbrosos, esto es debido básicamente a la densidad de hojas y sobretodo a que mantienen vestidas de hojas y verdes las ramas bajas, que a diferencia del Pino Albar, como vemos en la foto, está desprovisto de ramas bajas, pues en su crecimiento y conforme las ramas bajeras dejan de percibir luz, se secan las acículas y las ramas.

Otro hecho que hemos podido observar es la gran adaptabilidad que tienen a la nieve. Hace poco más de un año se produjo una nevada tardía y bastante grande que tronchó y descuajó a miles de Pinos en toda la zona. Curiosamente, en la parcela hay como 8 o 10 pinos volcados y tronchados por esta causa. Y ni una sóla rama de Picea se ha visto afectada. Por lo que entendemos que son especies muy bien adaptadas a las grandes nevadas y a soportar grandes pesos sobre ellas.

En esta foto que os muestro, el tronco tronchado de Pino y a su lado creciendo impasible y sin afecciones por la nevada la Picea.

Además su sistema radicular es muy potente y bien anclado al suelo, evitando como hemos comentado que pueda ser volcado con facilidad por la nieve o el viento.

Su tronco es ligeramente más liso que el del Pino, con menos corteza, pero también de una tonalidad anaranjada muy chula.

 

 

Posiblemente de ahí provenga lo de “abeto rojo”.

Si echamos la vista al cielo, buscando las parte altas, vemos que es donde acumula las piñas y comprobamos también que el crecimiento y dominancia son importantes frente al Pino Albar que le rodea.

Como curiosidad decir que las piñas en el Genero Picea siempre son colgantes de la rama, mientras que en el género Abies están erguidas sobre la rama. Un rasgo sencillo de recordar y del cual podemos diferenciar si es Picea o es Abies.

Recogiendo alguna piña por el suelo vemos la diferencia con la conocida piña del Pino Albar

No se trata pues de un árbol raro, ya que es muy utilizado en jardinería y sobretodo como abeto de navidad durante las fechas navideñas, por lo que se cultiva en parcelas con ejemplares jóvenes para estos menesteres.

Encontrar estos ejemplares en mitad del monte formando un pequeño bosquete, sí que resulta más difícil, y aunque encontremos plantaciones en el norte de España, en la Sierra de Albarracin y zonas limítrofes, que yo sepa no hay nada parecido y con ejemplares ya adultos. Es por eso que como tiene una ubicación muy accesible, es casi recomendable una visita para ver estos árboles en el medio natural.

La parcela en cuestión se encuentra muy cerca de la archi-conocida Fuente del Canto de Bronchales.

Ahí os dejo más o menos la ubicación de la parcela con un círculo rojo. Así que el que quiera verla, le tocará dar vuelta y buscar los abetos 😉

Por mi parte, nada más, ya volvemos a estar más operativos y empezaremos a mover el blog a buen ritmo.

Recuerda que seguimos con ritmo por las redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/Drakis-335369833319277

Instagram: https://www.instagram.com/eldrakis/?hl=es (@eldrakis)

Twitter: https://twitter.com/el_Drakis?lang=es (@el_Drakis)

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCkExKmwlwzErFDObHpIauPA?view_as=subscriber (Drakistube)

Un saludo

 

Limpieza de cajas nido

Bueno, pues terminada la temporada de nidificación, poco a poco vamos repasando las más de 130 cajas nido que tenemos repartidas por el monte, para su limpieza y comprobación del éxito reproductor esta temporada. Como suele ser habitual, nos vamos encontrando cosillas interesantes, que a veces nos dejan un sabor un poco agridulce de no saber bien bien qué es lo que realmente ha pasado. Ya sea por encontrarnos con pollos depredados, cadáveres, excrementos varios, huevos sin eclosionar u otros inquilinos. Hasta la fecha sólo hemos revisado un 25% de las cajas colocadas, pero ya van saliendo cositas interesantes, aquí os dejo alguna de ellas.

Una de las cosas que más me llaman la atención es el material empleado para la construcción del nido. SIEMPRE va ligado al material disponible en los alrededores. Así pues en zonas donde hay mucho musgo, éste abunda en el nido. En zonas de continuo paso de ganado, la lana es un elemento muy común. En zonas de jaras o estepas, las tiras de los troncos las utilizan mucho. También se ve muchísimo pelo de ciervo, ya que es un elemento bastante abundante. Me llamó poderosamente la atención cómo en una zona cercana a aun recreativo, había elementos NO naturales en el nido, como os destaco en la foto, dos hebras de hilo de diferentes colores y el trozo de un filtro de cigarrillo. Por desgracia, las aves, a veces no distinguen si es natural o no, pero lo cogen igualmente, un hecho más de que hay que concienciarse con estas cosillas. Aunque leyendo un poco por internet, parece que a veces pueden usarlo como insecticida natural, ya que la nicotina actúa como desparasitador. Al menos es lo que han intentado demostrar dos investigadores de la Universidad de Mexico. Sea como fuere, no se si estas avecillas forestales lo utilizan de la misma manera.

Podemos distinguir muy bien en la foto que el elemento más abundante es el musgo, seguido de lana y pelos.

Por otro lado, y aunque es bastante común encontrarse con un huevo sin eclosionar (este año ya me ha salido en 3 cajas) el otro día, estaba la puesta intacta, 8 huevos ni más ni menos, ¿Qué les pasaría a los padres? ¿Muerte? ¿Abandono? ¿Fracaso?….en fin, incógnitas….

Se aprecia muy bien aquí que también hay aporte de las tiras que comentaba antes de las jaras o estepas y mucho pelo de cérvido, muy abundante en la zona. Y prácticamente sin lana, pues era una zona muy alejada de los campeos habituales de los rebaños.

En otra de las cajas, y formando composición del nido, encontré esta pequeña plumilla de Pico Picapinos, resulta casi inconfundible por su coloración rojiza. Es un pájaro muy abundante en estos bosques y que seguramente la perdería en el monte y le sirvió perfectamente al pajarillo como material para el nido.

Y ya por último, un gran descubrimiento, ya que pillamos descansando a un nuevo inquilino de las cajas nido. Se trata de un Murciélago Orejudo Dorado (Plecotus auritus), un murciélago de mediano tamaño que gusta de utilizar las cajas nido como zonas de descanso y dormidero.

En cualquier caso, muchísima ilusión verlo, y fotografiarlo y comprobar que las cajas nido son útiles a muchos inquilinos, entre ellos los escasos y frágiles murciélagos, que tan importantes son en el medio natural.

Y hasta aquí la entrada de hoy, según vayamos limpiando más cajas, os iremos informando.

Un saludo

La vida sigue igual

 

La vida sigue igual para los animales en el invierno y mientras para nosotros los montes nevados es un momento de ocio y disfrute de los paisajes blancos, para los animales es un día más en el calendario. Los ungulados de la sierra, siguen con sus rutinas, buscan alimento donde pueden y se protegen de los vientos fríos en las laderas más resguardadas. Al fin y al cabo, de ello depende su supervivencia.

Los más débiles se verán abocados a perecer alguna noche especialmente fría, pues la selección natural sigue su curso y no se detiene ante nada. Pero en general, y siempre que el periodo de nieve sera breve, el agua que aporta es una bendición para estos herbívoros.

Verlos en estas condiciones es ligeramente más fácil si sabemos donde tenemos que buscar, pues a la larga, los animales se vienen a refugiar en los sitios más favorables. Además, la blancura del paisaje acentúa su visibilidad, y hacen que el fotógrafo o naturalista que quiere disfrutar de ellos, se vea más fácilmente recompensado.

 

Lo difícil a veces, en es aguantar en esas condiciones de frío y nieve muchas horas en el monte, buscando a los animales. Eso sí, la recompensa con cada encuentro es total.

 

 

En fin, la vida sigue, y hay que adaptarse a lo que venga, ya sea un invierno duro o una florida primavera, aunque normalmente viene unido el uno con el otro.

Un saludo

Todas las fotos están hechas en la Sierra de Albarracin con animales en libertad.

Os dejo con un video de estos momentos:

Jugando con los Astros

Son elementos que también están ahí, forman parte de nuestro paisaje, y por tanto, muchas veces protagonistas de nuestras fotos. Aunque mayoritariamente protagonistas secundarios. Porque existe cierta dificultad a la hora de hacerlos protagonistas de nuestras tomas. Y es que hacer un primer plano de la luna o el sol requiere, a parte de un momento óptimo del día o la noche, un zoom bastante potente, y que no todo el mundo tiene.

Por fortuna, cada vez encontramos cámaras compactas o bridge con mayor zoom y que nos permite poder jugar entonces con estos astros. Lo difícil entonces es encontrar el momento de captarlo.

En este caso, la cámara híbrida que tengo, y que goza de un buen zoom, me permite estar siempre atento a esa oportunidad que otorgan pocos atardeceres sobre el sol. Hace unas semanas, y casi por casualidad, me encontré con ese momentazo de sol poniéndose, que entremezclado con nubes o brumas me brindaron la posibilidad de realizar la foto. Una suerte.

Aunque a veces la suerte, la encuentras porque previamente la buscabas. Y es el caso de la segunda toma que os muestro hoy. Terminando un día de currar, vi que la luna tenía el “tino” perfecto para una foto que llevaba en mente durante tiempo. Así que nos fuimos directos al “estepar” para encajar la luna con la Ermita del Tremedal.

Supongo que ese es el momento que te das cuanta, que la tierra gira con demasiada rapidez, porque andaba corriendo como un loco por el estepar para encontrar el punto de encuadre perfecto. Y es que en este tipo de tomas, el encuadre para situar los dos objetos parejos lo tienes que buscar al trote. Esta vez con trípode, reflex, teleobjetivo y teleconvertidor, dan este resultado:

Sin duda son momentos mágicos, de luz, de instante y por suerte, al final de satisfacción del trabajo bien hecho.

Un saludo

De Raquetas por la Muela de San Juan

Aprovechando las nevadas de días anteriores, y ya que los de Rock and Go Eventos se habían hecho con la gestión de las Pistas de Esquí, decidimos programarnos una excursioncita con raquetas por la Muela de San Juan y ya de paso, saludar y dar la enhorabuena a Ernesto y Tomás por el increíble esfuerzo que están haciendo para darle salida invernal a estas preciosas pistas de esquí de fondo que hay en Griegos.

screenshot_20170130-170235

 

En principio la ruta que nos propusimos fue, partiendo desde el aparcamiento de las Pistas de Esquí, salir en dirección a las Tablas de la Muela, para seguir junto a las pistas de esquí a encontrarnos con el desvío que nos llevaba a los miradores de Peñas Altas. Todo ello, sin una senda marcada, y cruzando media muela campo a través disfrutando de la nieve caída.

img_0750

 

Así pues nos calzamos las raquetas de nieve y partimos campo a través en dirección SW por dentro del pinar. El manto de nieve está perfecto, y aunque anunciaban subida de temperaturas a las 10 de la mañana, la nieve aun está en perfectas condiciones, por lo que empezamos a disfrutar con las huellas, los paisajes nevados, la buena temperatura y lo mágico del entorno.

img_0766

 

img_0752

 

El espesor de nieve es bastante homogéneo, y aunque no con un gran paquete, sí que supera fácilmente los 15-18 cms. en todo el recorrido, incluso en algunos puntos algo más.

img_0767

 

img_0758

 

Vamos cruzando campo a través en dirección a las tablas de la Muela, una zona despejada donde antiguamente  se había instalado una Paridera de ganado y que ahora sólo quedan los restos. En este recorrido cruzamos junto a una sima (Agujero en el suelo) ya que esta zona es calcárea y muy rica en simas, y en la que en algunas zonas hay que llevar especial precaución. Aun así, las simas más grandes se encuentran valladas en su totalidad para que no haya peligro alguno. (Más adelante le dedicaremos un artículo a dichas simas)

 

img_0768

 

img_0764

 

 

El entorno es fabuloso y tenemos casi en el 95% del recorrido un pinar maduro de Pino Albar (Pinus sylvestris) acompañado de Enebros (Juniperus communis) y Sabinas Rastreras (Juniperus sabina) que rompen la monotonía de troncos verticales.

img_0762

Las huellas de ardillas, corzos, ciervos, liebres, zorros, etc… se entrecruzan en nuestro camino, y vamos interpretando el paso de cada animal en nuestro caminar, lo que hace aun más entretenido si cabe el paseo.

img_0771

 

Finalmente y ayudados por el GPS del móvil, nos damos de bruces con el claro de la Paridera de la Muela, ya estamos en lo que se conoce como “las Tablas” de la Muela. Junto a este gran claro en el bosque pasan las pistas de esquí, que ahora será nuestra referencia para ir a encontrar el desvío hacia Peñas Altas.

img_0772

 

img_0774

 

Así pues cruzamos dicho claro, para ir buscando las Pistas de esquí, que por cierto, perfectamente trazadas son disfrutadas por un sinfín de esquiadores que nos vamos encontrando en nuestro caminar.

Y caminando junto a dichas pistas, intentando no pisarlas para no deshacer el trabajo realizado por los gestores, llegamos al cruce que nos llevará a Peñas Altas.

img_0776

 

A la derecha siguen las pistas de esquí y a la izquierda (indicado por una señal un pelín borrada) nos desviamos de la pista principal de las pistas, y nos adentramos por una senda-carril para ir a buscar los miradores de Peñas Altas.

img_0777

 

Peñas Altas es un seguido de rocas de importante tamaño que forman una cresta desde lo alto de la Muela de San Juan con unas vistas increíbles. No existe un mirador señalizado o exclusivo, sino más bien es una serie de miradores en el que deberemos explorar las mejores vistas. Nosotros nos encaminamos al más cercano, pues ya empezamos a estar cansados y nos barruntamos un cambio en el buen estado de la nieve, y aun nos queda la vuelta.

img_0778

 

img_0779

 

Una de las grandes riscas del principio nos ofrece unas vistas magníficas que no despreciamos y en la cual nos detenemos bien bien media hora para disfrutar de las vistas y reponer un poco de fuerzas para la vuelta.

img_0785

 

img_0786

 

La vuelta la realizamos en linea recta, ya que gracias al GPS y los mapas, no nos ofrece pérdida. Eso sí, la nieve va empeorando y se va pegando un poco más a nuestras raquetas lo que hace que el esfuerzo sea mayor. Aun así, tendremos recompensa una vez finalizada nuestra ruta con una buena jarra de cerveza en los bares de Griegos donde reponemos líquido y damos buena cuenta de la excursión realizada.

Prepararemos un par de artículos posteriormente con una visita bien hecha a los miradores de Peñas Altas, que bien merecen un artículo propio y también otro para las simas de la Muela, que son un relieve digno de visitar si nos acercamos por estos lares.

Un saludo.

Luna llena…

Ayer tarde, coincidiendo con la Luna llena, decidimos atacarla con alguna toma. Tenía en mente alguna cosilla para hacer, pero entre que no había trabajado la toma, ni el lugar, ni nada de nada….salió lo que salió….

img_0009

Coloqué a la modelo en su sitio, y me fui a buscar el encuadre. Que si muévete a un lado, que si esconde el trípode…..y yo corriendo por los rastrojos intuyendo por donde iba a salir. Vamos, un despropósito de toma, que espero mejorar con el tiempo, pero que por una mala planificación, no pudo ser mejor. Aun así, me gusta este primer envite que le hemos hecho. Fue divertido!!!

Luego ya más calmado, y disfrutando de la preciosidad de la Iglesia de Orihuela del Tremedal y su buena colocación para entrar en plano con la luna, me decidí a hacer cosas menos complicadas…

img_0031

 

En definitiva, que cualquier elemento es bueno para practicar con la cámara e intentar tomas diferentes o en ambientes que aun no se controlan del todo.

img_0035

Lo más importante es pasarlo bien y traerte un buen recuerdo del momento…..

Un saludo