Ibón de Ip (Circular)

Hoy nos vamos con un rutón por Pirineos, una subida a visitar el famoso Ibón de Ip, un recorrido de montaña que podemos hacer si nos encontramos en el Valle de Canfranc y queremos pasar una estupenda mañana de pateo.

Datos de la Ruta:

  • Tiempo empleado: 3 horas de subida + 2 horas y media de bajada
  • Distancia: 14 Kilómetros
  • Desnivel: 1.000 metros (aparcamiento 1050m. – Ibón 2100m.)

Ruta circular al Ibón de Ip desde Canfranc, track sobre mapa topográfico

La ruta al Ibón es una caminata circular que nace y muere en el mismo pueblo de Canfranc, concretamente en un aparcamiento al final del pueblo. En realidad existen dos rutas de subida, la parte umbría que sería por la Besera y la parte solana conocida como La Solana. Así que para no hacer repetitiva la bajada, se sube por una y se baja por otra. Las dos son similares, por lo que es indistinto elegir una de subida y otra de bajada. Nosotros optamos por hacer la subida por la Besera para evitarnos el calor del sol subiendo, pero vamos, una vez se acaba el bosque, el sol pega igual en un sitio que en otro.

Así pues, una vez aparcado el coche en dos zonas pequeñas de aparcamientos tras pasar el pueblo de Canfranc y cruzar el río Aragón, en seguida vemos los carteles indicadores de la ruta. También tenemos la opción de subir al Pico de Collarada, pero esta vez optamos por el Ibón. Y como vemos, tenemos unas 3 horas por delante.

La primera parte se hace muy llevadera y aunque es un zigzag para ganar desnivel, el frondoso bosque de coníferas refresca muchísimo el ambiente y se sube a un ritmo cómodo y agradable.

Me entretengo bastante diferenciando especies de flora: bojes, arces, serbales y un largo etcétera de vegetación exuberante y abundante. Además en algunos puntos se nos entreabre el dosel del bosque para fascinarnos con las vistas a las montañas que más adelante podremos contemplar de manera continua.

Salvada esta primera parte, conforme avanzamos vamos superando el dosel del Pino Albar y el ambiente va cogiendo tintes más alpinos, pasando al Pino negro y aumentando mucho los claros en el bosque. Eso sí, aquí vienen rampas duras, quizás las más duras de la subida, que nos hacen empezar a sudar de lo lindo.

Pero no que decir tiene que las vistas son cada vez más prometedoras. Además contemplamos ya la ladera de enfrente viendo la Solana y la senda que nos tocará bajar después de comer. Incluso vemos a algunos excursionistas que suben por ella. Los cortados calizos son increíbles, además de plagados de Buitres que a la tarde nos sobrevolarán.

Y a partir de aquí, ya toca echarse una buena dosis de crema solar, porque el sol será la constante. Así que parada técnica, trago de agua, algo que echarse al gaznate y buena untada de crema.

Conforme avanzamos, ya en zona alpina, se suaviza bastante el terreno, que aunque pica siempre hacia arriba, se hace mucho más llevadero. Ya vemos al fondo el circo donde intuimos que está el Ibón y echando un vistazo a nuestra espalda, se nota muy mucho que hemos ganado muuuucho desnivel, pues ya asoman picos como el Aspe, Lecherín o Tortiellas.

Ya hace rato que nos acompaña en nuestro sendero la preciosa flor de Edelweiss (Leontopodium alpinum), que aunque ya se encuentra algo pasada en floración nos muestra todavía ese blanco y carnoso pétalo tan característico. Además, los silbidos nos alertan también que estamos en tierra de marmotas…..y poniendo bien los sentidos alerta, en seguida las vemos corretear por los canchales de roca.

Finalmente nuestro sendero viene a juntarse con el de la Solana y tras pasar por una casa de pastores y un refugio de montaña, en pocos minutos nos situaremos en el mismo Ibón de Ip

Cuando llegas al Ibón de Ip, te das cuenta que en realidad es un ibón con presa, pues ha servido de suministro de agua a una central hidroeléctrica durante muchísimos años. Copio y pego un extracto que he encontrado por internet que habla sobre ello

La central de Ip es especialmente singular por tratarse de un conjunto hidroeléctrico que permite almacenar energía. El agua, acumulada en el ibón de Ip, a una altitud de 2.115 metros en la cota del embalse, se lleva por una galería de conducción de 2.700 m de longitud y una galería forzada de 3.700 metros hasta la central hidroeléctrica, a 1.174 m. donde es turbinada para producir electricidad. Todo ello con un salto neto de 935 m., el mayor de España en la actualidad y el mayor de Europa cuando fue construida la central. El agua turbinada va a un contraembalse, donde se almacena para ser bombeada con posterioridad por las mismas galerías hasta el embalse del Ibón de Ip. Esta reversibilidad del proceso permite producir o bombear cuando se estima más necesario y almacenar energía, uno de los retos de todo sistema eléctrico.

Me sorprende muchísimo la transparencia del agua que de lejos guarda un azul turquesa precioso, y que cuando te acercas, es de una limpieza y transparencia absoluta. Lo cual aprovechamos para refrescarnos con un buen remojo. En mi caso de pies y alguno más valiente con un baño en toda regla.

Las orillas, aunque pedregosas, ofrecen alguna sombra para pegarle bien tiento a la comida en forma de buen bocata que nos dará fuerzas para la bajada.

Desde la misma presa del ibón hay unas preciosas vistas que nos embelesan durante minutos. Luego ya, toca retirada y coger el camino de la solana para bajar.

Ojo por que la bajada también es fantástica de vistas tanto delante como detrás, pasando por múltiples regueros, alguna fuente y unos cortados que en la subida pudimos ver de frente.

En definitiva, una ruta de montaña más que recomendable, algo durilla por el desnivel que te obliga a realizarla con buen estado de forma, pero sin dificultades añadidas. El ibón es muy bonito, encajado en un circo y con un a ruta en conjunto de 5 estrellas.

Así que lo dicho, si estás por el Valle de Canfranc y no sabes que hacer……toma nota!!!

Ibón de Estanés (vía Sansanet)

Nueva ruta por Pirineos, disfrutando de una mini escapada y esta vez con una ruta mucho más asequible que el Ibón de Acherito, esta vez subimos al Ibón de Estanés, otro precioso lago de montaña, situado en la cabecera del Valle de Canfranc, y al que accederemos desde la vertiente francesa, ya que nos afianza un recorrido corto y cómodo hasta el mismo ibón.

Aquí se ve la ruta de subida (en color morado), con una primera parte en la vertiente francesa donde salvamos el desnivel y una segunda tramada mucho más cómoda y reposada que nos lleva hasta el mismo ibón. Os dejo cuatro premisas básicas y empezamos con el repor….

Acceso-Aparcamiento: Podemos acceder desde el mismo Valle de Canfranc cruzando a Francia por el Túnel del Somport, una vez salidos del túnel buscaremos la primera salida para coger la carretera que nos sube de nuevo al Puerto de Somport, como si volvieramos a España. Otra opción es no coger el túnel y subir por el puerto de Somport, y cruzar a Francia. En esta carretera de ascenso a Somport desde Francia, debemos buscar un desvío con camino de tierra hasta el aparcamiento de Sansanet. Está bien marcado si vamos mirando, y el aparcamiento es amplio y de tierra. Perfecto para dejar el coche a la sombra. Hay cartelería que nos informa de la ruta.

Longitud-Duración: Como ya hemos dicho es un Ibón totalmente accesible para casi todo el mundo. Es una ruta que se suele hacer en familia, ya que aunque hay que caminar y salvar un desnivel, se hace de manera muy cómoda. Por lo tanto, hablaremos de una ruta fácil para gente habituada a andar. Son 4,3 kilómetros hasta el Ibón salvando un desnivel de unos 540 metros. En torno a 1h.45 minutos del aparcamiento al Ibón a ritmo tranquilo. La ruta está muy bien marcada en todo momento, sin posibilidad de equivocación.

Recomendaciones: La parte donde se salva mayor desnivel está cubierta casi siempre por bosque, por lo que se hace muy cómoda, dicho esto es una ruta de montaña y como tal hay que prever siempre material y calzado adecuado, comida suficiente, agua y todo este tipo de cosas. Siempre ayudan unos bastones. Aunque hablamos de que la ruta es fácil, siempre entendemos que quien la realiza está habituada a andar.

 

Empezamos pues la ruta desde el mismo aparcamiento de Estanés, donde ya hay algún coche, y es que en las primera rampas de subida vamos a adelantar a una cuadrilla numerosa de franceses que suben en grupo realizando también la ascensión al Ibón.

La mañana nos sacude con los primero rayos del sol ya metidos en el frondoso bosque de hayas que nos sombrea durante las primera rampas de ascenso. Es en esta parte francesa y casi siempre metidos en bosque donde salvaremos la mayor parte del desnivel.

La verdad que el bosque, el entorno, la neblina y los primeros rayos de luz nos crean un ambiente fantástico para caminar y disfrutar. Adelantamos al numeroso grupo francés y a buen ritmo vamos seseando por la ladera francesa.

Casi sin darnos cuenta salimos a los primeros claros y prados de montaña, donde recibimos los primero rayos de sol. El día es fantástico y aunque a la tarde se barrunta tormenta, el haber madrugado nos gratificará con buen tiempo toda la mañana.

Pasamos junto a una borda francesa donde venden queso y disfrutamos de las vistas hacia los valles franceses que también están radiantes con el sol matutino.

Nos acompañará casi siempre en esta cara francesa el Circo de Aspe con la imponente chorrota y las elevadas montañas alrededor. La verdad que toda una maravilla para los sentidos. Vamos francamente bien, la subida aunque continua es muy cómoda de llevar, y el tiempo y las fuerzas acompañan.

 

Cada vez tenemos más ratos de sol y menos sombra de hayas, pues ya pronto entraremos en el collado de la Mujer Muerta donde nos uniremos al GR-11 y disfrutaremos de un ambiente más alpino.

 

Últimos vistazos al Circo de Aspe que se nos muestra imperial, antes de entrar en la vertiente española y donde una vez salvado la mayor parte del desnivel, ya será una senda más llanera y con mucho ambiente.

En la unión con el GR-11 y ya sobrepasado el collado, intuimos el camino y la ubicación del lago…..desde aquí hasta el Ibón, es coser y cantar….

Ana ya vislumbra el hueco del Ibón, y sobrepasado el último colladete, se nos muestra la auténtica maravilla de paisaje.

Llegan los momentos de disfrutar de tan magno paisaje, y de tanta belleza que entra por nuestros ojos. Sin duda, estos lagos de montaña, dada su localización y su entorno, son uno de los recorridos más bonitos y accesibles que podemos realizar, con una recompensa en forma de belleza, única.

Tras las fotos de rigor, echo los pies al agua para saborear el frescor de la montaña y me quedo durante minutos embobado con las montañas, el agua y el entorno.

Hay pocos sitios donde se respire tanta paz y donde poder cargar energía. Montaña en estado puro.

Picoteamos algo y nos hidratamos, a la vez que nos abrigamos algo ya que venimos sudados de la caminata y no conviene coger frío. Sin duda, un ibón más en el recuerdo y una ruta muy sencilla, amena y muy recomendable.

Nos despedimos con unas últimas tomas y emprendemos el camino de retorno, que en poco más de 1 hora nos dejará otra vez en el coche.

Lo dicho, para el que quiera, dejo enlace del track de subida en la sección de tracks-rutas, aunque el sendero está suficientemente marcado, eso sí, llevar el track, siempre es tranquilidad para no despistarse.

 

Un saludo