Lipdub de Orihuela del Tremedal

Estos días atrás he estado inmerso en un proyecto bastante interesante en colaboración con el Ayuntamiento de Orihuela del Tremedal. Ya que dicha población había llegado como seleccionada en un programa de Televisión y como había que presentar un video de unos 3 minutos que representara un poquito el pueblo y sus gentes, decidimos hacer un lipdub, pues sería una toma muy dinámica y divertida y donde todos los vecinos podrían participar.

La verdad que ha sido un trabajo nuevo para mi, pero que al final y gracias a la colaboración de casi todos los vecinos del pueblo y allegados, ha sido mucho más fácil hacer algo divertido y bonito.

La verdad que nos lo hemos pasado en grande, un fin de semana de mucha unión y estupendos momentos, que creo que se reflejan muy bien el video. Así que os dejo con el resultado, y en breve montaremos el making off que también compartiré por aquí.

Anuncios

Plovdiv (Bulgaria)

Seguimos con el viaje por Bulgaria, esta vez nos vamos a la segunda ciudad más poblada después de la capital, Sofía y que casi es de visita obligada si se visita el país. Se trata de Plovdiv, posiblemente una de las ciudades más antiguas de Europa, teniendo en consideración que su historia se remonta por encima de los 6.000 años, nos tenemos que remontar a antes incluso que los egipcios. Dicho esto, Plovdiv fue centro neurálgico de muchas civilizaciones, que la moldearon y le cambiaron el nombre unas cuantas veces. En tiempos de Alejandro Magno se llamó Philippopolis, posteriormente se independizó como capital de la Tracia con el nombre de Pulpudeva, luego vendría el periodo Romano con el nombre de Trimontim (Ciudad de las tres colinas), más tarde los eslavos la llamaron Puldin, y finalmente con la reconquista búlgara, adquirió su actual nombre. Dicho esto, nos demuestra, que historia no nos va a faltar en la visita a Plovdiv, incluso hay quien la vende como la Florencia búlgara, sobretodo por el paseo de su principal calle comercial donde las casas recuerdan vágamente a la arquitectura florentina, pero para mi Plovdiv es mucho más que esa calle principal.

La ciudad la encontramos al Sur de Bulgaria y desde la capital Sofía, tenemos como una hora y media en autobús. Existe una linea regular de autobuses que salen cada 2 horas desde la estación central de autobuses de Sofía y que te lleva en linea directa hasta Plovdiv por unas 14 Levas (7€). Pregunta en información de la estación y te dirá la taquilla donde sacar el billete. Y allí te dirán el andén. La verdad es que el alfabeto cirílico utilizado en el idioma búlgaro, unido a la poca simpatía que en general profesan los que están de cara al público en una ventanilla, hacen que a veces acciones tan sencillas, se puedan complicar un poco. Pero bueno, siempre te encuentras con gente amable que te ayudan en cualquier situación.

Una vez en el autobús y de camino a Plovdiv, te das cuenta del tráfico reinante para salir de Sofía, que nos lleva más de media hora, contrastando por otro lado con la extensa ruralidad que hay nada más salir de la gran urbe. Donde el campo, los bosques y las pequeñas aldeas, ganan protagonismo y extensión.

Una vez llegada a la destartalada Estación de autobuses de Plovdiv, retornas al ambiente búlgaro en esencia, todavía lejos de otras desarrolladas ciudades y te envuelve un ambiente de mayor pobreza, suciedad, desorganización, etc…. Intentamos dejar preparada la vuelta buscando la ventanilla donde sacaremos posteriormente el billete de vuelta, pero aquello es un caos y nuevamente pocas ganas de ayudar de la gente que te ha de vender un billete, nos cuesta unos buenos paseos y bastantes preguntas, encontrar la ventanilla. Con la faena hecha, salimos de la estación y nos vamos a buscar el centro, siempre ayudados por el Google Maps, que para estas cosas es “Dios”. Las calles con las aceras levantadas por las raíces de los árboles, parece ser una religión en Bulgaria, (no me quiero imaginar una silla de ruedas deambulando por estas calles), tropezón tras tropezón, llegamos a una zona mucho más adecentada, un precioso parque con una espectacular fuente. Casi no te puedes creer que tras estas destartaladas calles te encuentres con una parque grandisimo y cuidado al detalle, que preciosidad.

Además existe una zona Chill-out de bares justo al lado donde te llama poderosamente pararte a tomar un mojito. Nosotros como andamos de turismo y no tenemos mucho tiempo, ya que tenemos que coger el autobús de vuelta, en unas 3 horas, decidimos no parar y cruzar el parque en busca de la zona antigua.

Escondida tras la oficina de turismo, y a medio excavar y reconstruir nos encontramos con el Foro Romano. Vestigios de un antiguo foro romano que se deja fotografiar, pero que aun le falta mucha “mano” para ser adecentado a las visitas.

A partir de aquí nos metemos en la calle comercial principal, aquí sí que vemos una calle cuidada, limpia, moderna y con una arquitectura muy atractiva, eso sí, invadida por tiendas comerciales y de comida rápida, lo que la dotan de un bullicioso trajín de lugareños y turistas por partes iguales. Se oye en algún momento hablar español por ahí……somos una plaga.

Finalmente y tras un agujero en el suelo, descubrimos una excepcional reconstrucción de parte de un antiguo estadio romano, bien conservado, y aunque muy parcial, se aprecia su grandiosidad. Me gusta especialmente como lo han integrado en el ambiente moderno de la calle, cafeterías, tiendas, etc…., aquí sí que aplaudo!!

Y quieras o no, desde esta preciosa gradería, se ve la imponente Mezquita de Plovdiv, otra joyita con un precioso minarete que veremos desde casi cualquier parte de nuestro recorrido.

El entorno está muy bien recuperado, limpio, bullicioso de gente e integrado. Me va gustando Plovdid, si señor!!!

Son casi las 4 de la tarde y no hemos comido nada, y como no queremos perder tiempo, le metemos mano a un “Take away” de pizza que engullimos en minutos y a seguir la marcha. A continuación seguimos por la calle comercial principal, hasta el río Maritsa, sabiendo que la vuelta la realizaremos por el barrio que tenemos a nuestra derecha, el “casco viejo” que se torna en unas callejas de preciosa arquitectura y de imprescindible paseo por ellas.

Me encanta, me encanta, me encanta…….mucho encanto se respira por estas callejuelas, y mucho arte.

Con una escaleras que nos suben a la Iglesia de la Santa Madre de Dios, nos adentramos en otro peculiar barrio que también conviene recorrer. Pero antes hacemos parada en la iglesia. Quizás lo más bonito sean las vistas que desde la plaza observamos de buena parte de la ciudad.

Curiosamente la iglesia bonita es una cuca iglesia muy cercana a esta, y que tiene una entrada por un patio, muy coqueto y que al entrar adquiere una belleza sin igual. Como casi todas, de carácter ortodoxo, el ambiente azulado y la luz la distinguen de la mayoría de iglesias ortodoxas que hemos visto y en las que prevalece la penumbra y la tenue iluminación de las velas.

Inmersos ya en el barrio alto, aquí la arquitectura vuelve a cambiar, y las callejas, muy bien cuidadas asombran al visitante que pasea por ellas.

 


Este coqueto barrio, nos transporta al renacimiento búlgaro, con una arquitectura muy particular y colorista, que otorgan otra riqueza más de la ciudad. Y aquí cercano, se esconde la joya de la corona de Plovdiv, el Teatro Romano, construido en la época de Trajano, siglo II d.C. y con capacidad para unas 7.000 personas, es uno de los platos fuertes de la visita, exquisitamente restaurado y descubierto en la década de los 70, ha sido un hito en la restauración búlgara, y buena fe de ello es la belleza y lo bien conservado que está.

Sólo por verlo in situ, ya merece la pena el viaje. Se encuentra vallado, pero se puede visitar su interior previa entrada. Aun así, la reja que lo circunda es suficientemente cómoda como para disfrutar de él sin falta de entrar. Una maravilla, sin duda que esconde esta ciudad.

Las vistas, y los alrededores, lo complemente perfectamente.

Y disfrutada de la visita a la ciudad, nos vemos en la obligación de volver hacia la estación de autobús para no perder el bus de vuelta, así que deshacemos lo andado pasando nuevamente por el precioso parque y disfrutando ya del espectáculo de luz y color de las fuentes de agua, nos vamos de Plovdiv con una sensación de haber visitado una ciudad con mucha historia. Bien es cierto, y cabe decir, que aunque hay zonas muy bien conservadas y con afán de mostrar al turista buena parte de su riqueza histórica y arquitectónica, están todavía a muchos años de tener una auténtica ciudad turística y moderna. Tienen patrimonio para ser un auténtico bombazo, y las primeras pinceladas son de sobresaliente, pero aun les queda un largo camino.

Yo me llevo un saborazo muy dulce de esta preciosa e histórica ciudad, y quizás como toda Bulgaria sea el momento idóneo de visitar, pues aun no está masificado y mantiene la esencia búlgara en muchos rincones, tanto para bien, como para mal.

Monasterio de Rila (Bulgaria)

En las próximas entradas intentaremos desgranar un poquito el último viaje realizado a Hungría y Bulgaria y donde destacaremos las cosas más interesantes a visitar. En primer lugar hablaremos del famoso y precioso Monasterio de Rila, posiblemente uno de los 5 enclaves más visitados de Bulgaria y declarado en 1983  Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Llegar a este Monasterio, es todo una odisea si se quiere llegar en transporte público. Pues se encuentra a 120 kms. de Sofía, la capital y el autobús te deja muy poco tiempo de visita al monasterio, al llegar sobre las 13:15 y con salida a las 15:30, eso sí, es barato, 11 levas el trayecto (menos de 6 Euros). Por lo que nosotros optamos por alquilar un coche en Sofía y hacer el viaje a nuestro antojo. (27€ el alquiler del coche), así no lo veríamos con prisas ni condicionados.

El Monasterio se encuentra al Sur de la capital, en un precioso valle que se adentra en las impresionantes Montañas Rila y que dotan al Monasterio de un entorno único. Es el Monasterio más grande e importante de Bulgaria, por lo que es visitado por turistas y propios del país. Curiosamente no hay que pagar entrada para verlo, solamente te cobran 4 Levas (2 €) por aparcar en la misma puerta, y para dentro.

La austeridad exterior contrasta, una vez llegado a la puerta con el colorista trabajo de iconos en el mismo porche de entrada. Preludio, sin duda de lo que vendrá.

Una vez entras por la puerta, voilá, ojos como platos, boca abierta y a disfrutar.

El Monasterio se fundó en el Siglo X (año 927) por Ivan Rilski, que fue un ermitaño que se retiró a estas montañas y estuvo viviendo en el hueco de un árbol en forma de ataud. Tal fue su fama, que numerosos monjes quisieron emularlo y de ahí que se construyera el monasterio para dar cobijo a tanta peregrinación. Posteriormente a su muerte y al aumento de la peregrinación hasta el lugar, el monasterio tuvo que ampliarse aun más.

Fue destruido en varias ocasiones por el Imperio Otomano en su ocupación de país, además de sufrir algún incendio parcial, pero la devoción de las gentes de Bulgaria y sus donaciones hicieron que perdurara hasta nuestros días. Algo, sin duda de agradecer, pues su belleza es única.

 

 

El marco que la envuelve le otorga aun más belleza y espiritualidad al sitio, sin duda. Nosotros además lo cogimos con los colores del otoño y las primeras nieves en las cumbres.

El centro del Monasterio lo ocupan dos edificaciones diferenciadas, por un lado la Torre Hreliova, una sencilla construcción de 23 metros de altura y construida en 1335. Pero lo que destaca sobremanera es la preciosa iglesia ortodoxa en el centro, trabajada en su totalidad al estilo renacentista típico de Bulgaria y con un sinfín de pinturas icónicas típicas de la religión ortodoxa que inundan el interior de las arcadas.

Un trabajo minucioso y colorista que te deja embobado viendo pasajes religión cristiana ortodoxa. El interior, igualmente decorado, pero mucho más oscuro y austero, no puede competir con la belleza exterior.

 

Se puede acceder a la Torre Hreliova por unas 5 levas, pero no merece mucho la pena, las vistas son pobres ya que carece de balconada visitable y desde las ventanas poco se aprecia del entorno. Aun así, como la visita al monasterio es gratuita (salvo el aparcamiento) lo pagamos gustosos.

 

En el propio monasterio se puede dormir por poco dinero, aunque no esperes lujos, ya que se trata de un lugar de peregrinación y con lujos más acorde con un monasterio que con un Hotel, pero cualquier opción es válida.

Poco más se puede decir de este lugar, una auténtica maravilla que hay que visitar si se viaja a Bulgaria, por la belleza del monasterio, el entorno y la espiritualidad que transmite.

 

 

Tiempo de Berrea

Casi terminado el tiempo de berrea en la Sierra de Albarracin, hemos podido disfrutar de bellos momentos con los ciervos. En ocasiones más cercanos o a veces desde la lejanía, el espectáculo de la berrea, sin duda no defrauda. He decidido hacer un recopilatorio de videos que he ido grabando estos días y que ya está colgado en mi canal de youtube. Si te gusta, te puedes subscribir.

Con él os dejo, buena música de fondo y bonitas imágenes y en breve una entrada de otra nueva ruta de senderismo.

Un saludo

Ruta del Cares (Poncebos-Caín)

En nuestra escapada por Asturias decidimos hacer la famosa Ruta del Cares, ya que habíamos oído hablar mucho de ella y queríamos saborearla “in situ”. Así que nos planificamos con la predicción meteorológica un buen día, ya que la ruta, debido a su longitud iba a llevarnos prácticamente toda la jornada.

Un poco de situación:

Aunque históricamente la Ruta era mucho más larga, el 90% de los excursionistas se centran en el recorrido entre los pueblos de Poncebos (Asturias) y Caín (León), concretamente por la Garganta Divina, ya que es el tramo más espectacular de la senda. Este recorrido fue habilitado como parte de la obra hidráulica que se construyó para abastecer de agua la Central Hidroeléctrica de Camarmeña, y que durante todo el recorrido se puede ver tan magna obra de ingeniería, muchas veces excavada en la misma roca y que actualmente se encuentra en desuso. Hay algunos paneles explicativos sobre dicha obra y su construcción, así como de los lugareños que la hicieron.

La Ruta:

La ruta en sí, que explicaremos aquí, es la que hace todo el mundo y que discurre entre Poncebos y Caín, y que cuenta con un total de 12 Kilómetros (SOLO IDA!!!). Por lo que si no queréis pagar taxi o similar para volver, os tocará hacer 24 kms andando, ida y vuelta. Por suerte, el perfil es bastante suave, y aunque hay subidas y bajadas, no son excesivamente largas ni pronunciadas. Sólo mencionar unos 2 kilómetros y medio que hay de subida desde Poncebos hasta “los Collaos” donde sí que hay algo más de desnivel y puede ser fatigoso para quien no esté muy acostumbrado, aunque tomándoselo con calma, no reviste mayor dificultad.

Nosotros, al ser Septiembre, dejamos el coche en el puente de Torbanes donde está el desvío a Sotres, junto al Funicular de Bulnes, hay un pequeño aparcamiento, y sino en la misma cuneta de la carretera a Sotres. En caso de ser Julio o Agosto, hay que dejarlo antes de la central de Camarmeña, en los sitios habilitados, ya que se satura.

La verdad es que desde el puente de Torbanes, ya se observa un precioso valle angosto surcado por el río Cares, y por suerte para nosotros, un día espléndido el que nos iba a acompañar, sol y agradable temperatura, sin excesivo calor. Cogiendo la carretera río arriba, pasamos junto a un hostal-bar, idóneo para la vuelta echar la cervecita de rigor, y un poquito más adelante, se desvía a mano izquierda por un vallejo, el sendero que sube al pueblo de Bulnes. Y apenas 150 metros más arriba, un nuevo panel explicativo de la ruta del Cares, y un desvío de empinada cuesta a mano derecha que nos pone en situación de empezar la ruta.

Estos primeros kilómetros son de ganar altura en la ladera y por tanto con algo de desnivel, que pacientemente vamos superando. Francamente las piernas están frescas y se sube bien.

El camino en su mayor parte es muy cómodo, siempre ganando altura y algo alejados del barranco en estos primeros metros de ruta. Eso sí, las vistas ya empiezan a gustarnos, mucha vertical, mucha roca y mucho verde…..típico de Picos.

Pronto llegamos a unos edificios en ruinas custodiados por preciosos Tilos de buen porte, ya tenemos más de la mitad de subida hecha, así que aprovechamos la sombra para darnos un respiro, un traguito de agua y para arriba a buscar el punto más alto, “los collaos”.

Una vez arriba, un cartel nos explica la increíble obra de ingeniería para traer el agua, y el por qué de dicha senda, que leemos gustosos con la cantimplora en la mano.

A partir de aquí, el sendero ya es casi todo de bajada o llano, pero con el handicap de tener aun 9 kms por delante hasta Caín.  Aun así, el paisaje es un espectáculo, que impresionante el macizo de Picos, sin duda.

A partir de ahora, la senda adquiere mayor verticalidad, sobretodo en algunos puntos donde se precipita bastantes metros en vertical. Nosotros en ningún caso pasamos apuros, ni vértigo, ni nada parecido, es más nos pareció de risa, pues habíamos oído comentarios sobre dicho peligro, y no lo vemos por ningún sitio. La senda es muy ancha y salvo que te cruces con mucha gente (puede ser el caso en meses de mucha afluencia) no nos pareció para nada peligroso. Eso sí, conviene saber, que no hay barandillas de protección prácticamente en toda el desarrollo del camino, por lo que si vamos con niños, hay que llevarlos siempre en la parte de dentro del camino y a ser posible de la mano, así evitaremos situación de peligro.

Es quizás uno de sus puntos fuertes, la verticalidad que adquiere el camino con respecto al precipicio que deja siempre a un lado, y lo que dota a este sendero de tanta espectacularidad. Pero lo dicho, siempre sobre senda ancha y de fácil trasiego, en la que no vimos peligro alguno. Pero no todo el mundo percibe el vértigo o el peligro de la misma manera, por tanto, conviene siempre informarse antes de hacerla.

Las cabras, son las principales protagonistas en muchas partes del recorrido, ellas sí que no tienen vértigo.

En una de las curvas nos encontramos con un reguero, bien franqueado por un pequeño puente de madera, es uno de los pocos puntos donde podremos refrescarnos. Para la hora de beber agua, siempre es mejor llevar una buena cantimplora y olvidarnos de beber de este agua, sobretodo si no se está muy acostumbrado a beber de fuentes.

Si apreta el calor, es un buen sitio para refrescarse bien antes de continuar.

Finalmente y tras pasar primero por el puente Bolín, llegamos al famoso Puente de los Rebecos, lo que nos anuncia que estamos muy cerquita ya de Caín. Pero antes tendremos que pasar por unos estrechos túneles con agua que hará más divertida si cabe esta bonita ruta.

Una vez cruzado el puente de la presa, en apenas 10 minutos ya estamos en Caín, pintoresco pueblecito de la provincia de León, y que nos espera con una cervecita bien fresca para reponer fuerzas.

Ahora ya mentalizados para la vuelta, hemos empleado unas 4 horas de Poncebos a Caín, incluídas paradas a comer, fotografiar, etc….La vuelta la hacemos más a piñón y nos cuesta sólo 2 horas y media. Supongo que andar lo desandado nos hace ya ir más ligeros.

 

La vuelta la resolvemos debatiendo y ya menos embobados con el paisaje, aunque las luces de la tarde empiezan a ser chulas para las fotos, así que apuramos con los últimos flashazos.

 

 

 

 

En definitiva, nos queda un buen sabor de boca de la ruta, quizás nos esperábamos más, pues nos la habían vendido muy bien, y fráncamente nos defraudó algo. Eso no quita que sea un rutón de espectaculares paisajes y verticales paredes, quizás algo monótona para tantas horas andando, al final es casi siempre lo mismo. Pero no por ello, vamos a dejar de recomendarla a todo montañero que se acerque a la zona.

Es un sendero casi de obligado cumplimiento el realizarlo. Desde aquí, os dejamos esta reseña para todo aquel que quiera realizarlo.

un saludo

Actualización de dos entradas

Bueno, debido a cambios que van surgiendo he actualizado un par de entradas del blog adaptándolas a las novedades existentes, os explico los cambios y os vuelvo a enlazar la entrada para el que le quiere echar un vistazo:

  • Cañón de los Arcos con Pasarelas: Una de los post más visitados y por consiguiente, una de las rutas más realizadas en la Sierra de Albarracín, la de las famosas pasarelas de Calomarde a Frías de Albarracin por el cañón de los Arcos ha sido modificado en su trazado, en la parte inicial del barranco, con la incorporación de nuevas pasarelas, que hacen que el recorrido por el río sea casi completo. En breve tendré alguna foto más que acompañaré a la modificación del trazado.
  • El widget de Meteoclimatic en el movil: Debido a unos cambios en los certificados de la web de meteoclimatic, el widget que podemos poner en el movil daba error, por ello, mediante una simple modificación podremos seguir disfrutando de esta potente herramienta. En el post explicamos cómo hacer esta pequeña modificación. También hemos añadido un truquillo para visualizar correctamente la temperatura en móviles actuales. En cualquier caso, si tienes el widget o si tienes intención de instalartelo en el móvil con la estación que quieras, échale un vistazo al post.

Suelta de Aves

Ya os he explicado alguna vez en este blog, la importancia de dar aviso cuando vemos algún animal herido, y de dar aviso al forestal de la zona o simplemente al 112 para que vengan a buscarlo. Las circunstancias de cada caso, a veces nos permiten recuperar ese animal, en cambio hay otras veces, que o no hemos llegado a tiempo, o la herida era demasiado importante.

Hace ya algunos meses recibí la llamada de unos amigos de Orihuela del Tremedal, para la recogida de un águila calzada que estaba herida.

A priori, el animal sólo se veía ligeramente deshidratado, por lo que con su pronta llevada al Centro de Recuperación de fauna al día siguiente sería más que suficiente.

Pero en un examen inicial, pudimos ver el alcance de la lesión y las cosas no pintaban nada bien. Tenía una herida bastante importante y profunda en todo el interior del muslo, y zona baja ventral y además con un adelantado estado de necrosis.

Fue entonces cuando nos dimos cuenta, que posiblemente no pasara ni la noche, así que limpiamos la zona, desinfectamos e hidratamos al animal, que finalmente, y como esperábamos, no llegó a la mañana. Realmente te quedas un pelo abatido, pero hay que entender que la naturaleza funciona así, y a veces estos accidentes, son sencillamente mortales.

Por suerte, y para dejar el post con mejor sabor de boca, hay muuuuuchos casos en los que llegamos a tiempo y el animal es trasladado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de la Alfranca (Zaragoza) donde veterinarios especializados se encargan de las posibles curas, operaciones, etc…. y que tras un periodo de recuperación están listos para su puesta en libertad nuevamente.

Estas semanas atrás, me llamó uno de los técnicos del Centro de Recuperación, diciéndome que disponía de 4 aves listas para su puesta en libertad y que venía hasta la Sierra de Albarracin para su liberación. Así pues, nos acercamos a realizar el simple acto de abrir las cajas, pero que tan buen sabor de boca te deja después de llevar tantos animales al centro o de todos aquellos que no llegaron por unas causas o por otras.

Aquí os he montado un sencillo video con la liberación por parte de mi compañero y mía de los cuatro ejemplares.

Los ejemplares son 3 Ratoneros y un águila culebrera (que es la primera que sale en el video) y fueron puestos en libertad en las parameras de Pozondón (Teruel)

Un saludo y que lo disfrutéis.

Perdiguero 3.222m. (Por Literola)

Bueno, pues hoy vamos con una ruta en mayusculas por tierras pirenaicas. Llevábamos unos meses ya con ganas, pero por unas cosas u otras, al final se nos iba al traste cualquier escapada a Pirineos. Finalmente, nos reservamos el puente de San Jorge, festivo en Aragón para la escapada, y como objetivo nos pusimos subir el Pico Perdiguero, que con sus 3.222m. es una de las cumbres míticas de la zona de Benasque.

Nuestra primera propuesta era subir por el valle de Literola, dormir en la Cabaña de Literola y al día siguiente hacer cima, pero pensando que era puente festivo en Aragón y que podría haber gente, decidimos cargar con la Tienda y hacer noche más arriba, en el Ibonet de Literola, sobre los 2.500 metros para luego al día siguiente acometer la cima. Y dicho y hecho, subimos el sábado por la tarde y aparcamos en el Puente de Literola, no tiene pérdida, pues saliendo de Benasque en dirección al Valle de Benasque, el Valle de Literola se abre a la izquierda justo en frente del Balneario de los Baños de Benasque. Hay una zona cómoda de aparcamiento a la derecha junto a la carretera y en seguida se ve el inicio de sendero, bien señalado que te informa que en 3 horas llegas al Ibonet.

Así pues, cargando bien la mochila con todo lo necesario, dejamos aparcado el coche y para arriba con las pilas bien cargadas, son las 5 y media y nos esperan aun unas 2 horas y media de subida hasta el Ibonet donde queremos montar la tienda.

 

Los primeros repechos nos llevan por dentro del bosque de Pino y Aveto, un entorno muy bonito para empezar y que conforme vamos ganando desnivel, nos deja ya en las primeras praderas de montaña.

Llegados este punto, la vegetación arbórea desaparece casi por completo y nos adentramos en el mundo de la hierba, las flores, la roca y la nieve. Hemos ganado rápidamente altura y de los 1.600m. donde dejamos el coche, estamos ya en los 1.900, los primeros neveros en la cara sur, empiezan a ser visible, así como los restos de algunos aludes que este invierno han sacudido esta ladera.

Por contra, la otra vertiente del valle, la cara norte, arranca tapada por la nieve ya bien bien entrados los 2.000m. y de forma continuada. La cara sur, en cambio, sólo son  machas……

Llegamos a la altura de la Cabaña de Literola, sobre los 2.000 metros, y vamos con muchas fuerzas todavía, así que ni paramos, eso sí, desde aquí ya vemos el Perdigueret y al fondo el Hito Este del Perdiguero, objetivo del sábado.

Perdigueret en primer plano e Hito Este del Perdiguero al fondo

Después de seguir subiendo y siempre por la vertiente solana, llegamos a lo que bautizamos como el mini-ibón, una pequeña lagunilla a unos 2.300m. de altitud, aquí ya la nieve empieza a ser continuada, pero no nos planteamos cramponear, ya que hay mucha huella y la nieve está muy blanda, se avanza muy bien.

En nuestro caso, en la subida, seguimos la ruta normal del sendero, que nos sube por la pala derecha (flecha azul), pero en la bajada optamos por recorrer el arroyo que desemboca del Ibonet hasta esta lagunilla y que nos traería más comodamente (vallejo señalado con la flecha roja). Si hay suficiente nieve, es preferible ir por donde discurre el río, sino, mejor seguir por la senda marcada en azul en la foto.

La verdad que el entorno es una maravilla, y la luz del atardecer empieza a iluminar montañas con bellos matices.

Macizo de las Maladetas al fondo

Esa pala nos salva otro buen desnivel, y ya nos vemos entrando casi en el estrecho que da acceso al Ibonet de Literola.

Mirando atrás, nuevamente…..

Y finalmente, pasamos por el estrecho, que nos da acceso al Ibonet.

 

 

Ahora nos tocaba encontrar una pequeña pradera donde plantar la tienda, ya que eran las 8 y la luz empezaba a caer a marchas forzadas, así como la temperatura.

Finalmente encontramos un precario llano, con más piedras que otra cosa, pero que nos salva la papeleta de montar la tienda y pasar la noche.

Apartamento con vistas

El entorno es una pasada, encajados en esta hoya donde está el Ibón, eso sí, bajo un buen manto de nieve y hielo. Y con unas vistas a la pala que tendremos que subir mañana, esperemos que con la nieve bien transformada para que los crampones hagan su trabajo. La temperatura cayendo en picado!! y es que vamos a dormir a 2.500m.

Pedro, la Suite y la rampita de mañana

Cenamos y en seguida nos metemos en la tienda, ya que el frío aprieta y empieza a helar con ganas. Nos vendrá bien, para mañana tener la nieve en perfecto estado.

Una vez amanecidos, nos ponemos en marcha a las 8 tras desayunar y recoger todo.

La nieve está perfecta, se ha puesto como un risco, así que la primera faena es calzarse los crampones y sacar el piolet. Esta primera pala tiene buena graduación, aunque no reviste mayor dificultad. Eso sí, el calor por el día hace estragos y vemos bastantes grietas sobre el manto, cuidadín, cuidadín!!

 

Para evitar grietas, optamos por subir el corredor de la derecha, que tiene un pasín con un pozo de los que hay que tirar de fé, y creer en tu piolet. Pero sí, agarra bien, así que el resalte lo salvamos sin complicaciones. Luego para arriba ya es coser y cantar.

 

Las palas se suceden de diferentes inclinaciones, pero la nieve está muy muy buena, así que vamos seseando para ganar desnivel rápidamente.

En una de las últimas palas, aparece el Hito Este del Perdiguero al fondo, ya dándole el sol……lo que nos indica que salimos de estas palas y llegamos al desague del Ibón de Literola.

En este llano del Ibón, decidimos buscar el sol, y reponer algo de fuerzas después del primer arreón por las palas de nieve.

 


A partir de aquí, es evidente el camino, subiendo por la espalda de la montaña a buscar siempre la arista cimera que nos llevará tras pasar por el Hito Este del Perdiguero hasta el Perdiguero. El Ibón de Literola lo dejamos nuestra derecha, aunque no hay rastro de él, ya que está totalmente sepultado por la nieve.

 

Para nuestra sorpresa hay muy poca nieve en esta última tramada, y lo que podría hacerse más llevadero con crampones, se torna un poco más pesado sobre el canchal de piedras. Es un tramo al principio bastante vertical y pesado de recorrer con tanta pedriza, pero bueno, hay que darle duro y lo acometemos con ganas.

Cuando termina la nieve continua, quitamos crampones y a seguir por las piedras.

Acercandonos a la antecima

Siempre llevaremos la antecima a nuestra vista, en realidad el Perdiguero no lo veremos hasta la cima del Hito Este, lo que iremos viendo como referencia de la cima es una antecima, luego veremos el Hito Este y por último el Perdiguero.

Aquí ya no tiene pérdida, pues sólo hay que seguir el cordal, teniendo siempre la precaución de ir bien metidos en la cara sur, pues la neveros suelen hacer balcón en la cara norte y el paso de una persona podría desencadenar la ruptura. Así que con esa precaución de ir siempre pegado a la izquierda avanzamos a hacer nuestro tres mil.

Perdiguero desde el Hito Este

Llegado al Hito Este (3.171m.) ya vemos perfectamente el Pico Perdiguero y su ultimo cordal antes de la cima. Esto está hecho!!

Perdiguero 3.222m.

Pues objetivo cumplido!!! en la cima, con un día inmejorable, casi sin viento y disfrutando de unas vistas espectaculares. La verdad es que las sensaciones son impagables.

Mientras Pedro medita en la cima, yo me dedico a zoomear los principales macizos….

 

 

Podemos ver el macizo de las Maladetas (Aneto, Maladeta, Maldito, Alba….). También el macizo del Perdido (Monte Perdido, Cilindro de Marboré, Marboré, Soum de Ramond….) o el impresionante Posets o Llardana….

Estamos en la frontera con Francia, por lo que vemos parte de Pirineo frances, yo me encanto con el Lac du Portillon que lo tenemos muy cerquita y que me permite zoomear con la cámara para ver las fracturas del hielo en las orillas.

Con esta guisa, le metemos al cuerpo un poco de bebida y unas barritas y empezamos a pensar en la bajada, que es lo que tenemos a continuación. Vamos bien de fuerzas, pero sabemos que queda un largo camino hasta el coche.

Lo dicho, el único peligro aquí es no arrimarse en exceso al balcón para no forzar la fractura, y siempre con precaución.

El día está espectacular, el calor ha transformado la nieve que ya es primavera, y nos olvidamos de crampones, siguiendo las huellas tiramos para abajo, esta vez, variando la bajada, y es que nos evitamos bajar al Ibón y bajar por las canales de desagüe de éste, si nos vamos hacia la ladera del Perdigueret para bajar por ella, un tramo más cómodo y sostenido que nos llevará al Ibonet mucho más rápido, o al menos más cómodo.

 

Aquí os dejo la ruta en dos mapas……

Este primero desde el aparcamiento hasta el Ibonet donde hacemos noche

En rojo la vía de subida y en azul la variante de bajada…

Y en este otro mapa la segunda parte, desde el vivac del Ibonet hasta la cima…

Y aquí lo mismo, la ruta roja la de subida y la variante azul la de bajada.

En resumen, una gran ruta factible para hacerla en el día (te llevará entre 8 y 9 horas) o como en nuestro caso, para hacer noche por medio y dormir en la montaña. No tiene complicación ni paso técnico alguno, salvo alguna trepada tonta en la artista cimera y todo lo que te puedas encontrar en condiciones invernales. Donde el único handicap es el desnivel acumulado desde el coche 1.600 hasta la cima 3.222m. por lo tanto se ha de estar bien de forma física para subir.

El ambiente es magnífico y las vistas arriba de las buenas y bonitas. A nosotros nos dejó un grandísimo sabor de boca.

 

 

Vía Ferrata de Formiche

Bueno, pues hoy nos vamos muy cerquita de Teruel, concretamente al pueblo de Formiche Alto, donde el río Mijares nos ha reservado uno de los rincones naturales más espectaculares de la provincia y que bien merece una visita y una entrada en este blog.

Lo primero que hay que decir es que la ruta de hoy es una vía ferrata que recorre una buena parte del encañonamiento que ha labrado el río Mijares a su paso por Formiche. y cuando decimos Vía Ferrata estamos hablando de un acondicionamiento artificial para recorrer dicho paraje en el que se han adecuado elementos propios de las vías ferratas (grapas, lineas de vida, puentes tibetanos, cadenas, etc…) en el que será necesario el uso de elementos de seguridad tales como Arnés, casco y disipador de energía o en su defecto, y bajo la responsabilidad de cada uno, otros sistemas de seguridad. Por lo que ya advertimos que no es una ruta para todos los públicos, sino es con material apropiado. Si disponemos de estos elementos de seguridad o de un guía que nos proporcione esta seguridad estamos ante una de las actividades más disfrutonas y aventureras que podemos hacer muy cerca de Teruel.

Para ponernos en situación, lo mejor es un mapa:

La vía ferrata está entre los pueblos de Formiche Alto y El Castellar, por lo que deberemos coger la Autovía A-23 y salir por la salida de Formiche cogiendo la TE-V-8011 que nos pasa por Formiche, y tras pasar el pueblo ir pendiente del cartel indicador de la ruta que a la izquierda nos meterá por una pista de tierra, bien acondicionada en primera instancia.

En esta secuencia de mapa ya os marco con flechas verdes la pista que debemos coger (está indicada en la misma carretera asfaltada), si la seguimos unos cuantos metros (siempre siguiendo las indicaciones de la vía ferrata) llegaremos a unas masadas viejas con una zona ancha (antiguas eras) junto a la pista, donde podemos dejar el coche (os lo he marcado con la P de Aparcamiento). Si vamos con Todoterrenos podemos seguir hasta bajar al río Mijares desde donde partirá la ruta.

Nosotros íbamos con turismo así que la dejamos arriba en las viejas eras de la Masia de La Hoya Alta.

Una vez aparcados, seguimos la pista forestal que en seguida coge pendiente para bajar al río. Una vez abajo nos encontraremos con el cartel indicador de la ruta y un pequeño refugio con más cartelería de la Vía Ferrata.

Yo os lo simplifico aquí con otro mapa:

El tramo azul marino es el primer tramo andando desde que dejamos el coche hasta que empieza la vía Ferrata.

El tramo en Rojo es la propia vía ferrata, y como está dividida en tres tramos diferenciados, tenemos 3 escapatorias para salir del barranco y evitar el tramo que queramos.

El tramo de azul cielo, es el sendero de vuelta al Coche.

Así pues, empezamos con la ruta.

Nosotros partimos de un día muy muy primaveral, pese a estar aun en Marzo, y en seguida sobraba la chaqueta, más iba a sobrar cuando estuvieramos inmersos en las grapas de los paredones del barranco. Tras un rápido vistazo al cartel indicador, seguimos para delante en busca del primer tramo de ferrata.

En apenas 300 metros dejamos la pista forestal y el sendero se adentra junto al río a buscar los primeros tramos equipados.

Está claro que el estrecho es impenetrable sin una labor de equipación artificial que nos permitirá adentrarnos, como unas lagartijas pegadas a la pared, en el barranco excavado por el río Mijares en la roca calcárea.

Así que tras unas primeras grapas muy sencillas a modo de escalones, y viendo lo que se nos avecina paramos a ponernos los arneses, cascos y demás elementos de seguridad y avance. En nuestro caso, no disponíamos de disipador de energía, pero cubrimos el expediente con unas bagas y unos mosquetones. No es la mejor opción, pero dada la baja dificultad de la Vía Ferrata y siempre bajo nuestra responsabilidad, son elementos más que suficientes para garantizarnos la seguridad.

Este primer estrecho es de fácil factura, casi siempre a poca distancia del río, que por estas fechas y tras las nevadas del mes anterior llevaba un buen caudal.

La equipación de grapas y líneas de vida es realmente buena o muy buena. Los elementos dan mucha seguridad y están colocados en los sitios exactos para avanzar con total disfrute del entorno. Desde aquí mi enhorabuena a los equipadores.

Ana avanzaba a buen ritmo y aunque era su segunda vía Ferrata, la primera digamos de verdad, sólo sufrió en los momentos de altura o pasos más expuestos. En todo caso, disfrutó mucho, como se puede ver.

Finalizado el primer tramo de ferrata, nos damos cuenta que el paisaje es espectacular, paredones calcáreos, un río rebosante de agua y un barranco digno de visitar.

Saliendo del primer estrecho nos encontramos con un cartel indicador de “Cuevas” y “salida” es el primer escaqueo posible de la vía, y que nos sacará fuera del barranco si seguimos hacia arriba. Lo mejor que podemos hacer es subir a ver las cuevas y posteriormente bajar de nuevo por nuestros pasos para cruzar el río y seguir río arriba en busca del segundo estrecho.

Nosotros tuvimos un momento de confusión y llegamos a salir del barranco por una cadena perfectamente puesta para facilitarnos la salida.

Eso sí, primero echamos vistazo a las cuevas que había.

Tramo de cadena para salir del barranco (SOLO SUBIR POR ÉL SI NO VAMOS A HACER LA FERRATA ENTERA)

Así pues, lo recomendable es subir, visitar las cuevas y bajar por el mismo sendero (es poco trozo) a cruzar el río y seguir vía ferrata arriba a por el segundo estrecho.

Tras subir un poco más río arriba, esta vez por el otro margen del río, con los pasos equipados en lugares clave, en seguida vemos el comienzo del segundo estrecho.

Así que volvemos a cruzar el río nuevamente, pasamos junto a otra cueva, esta más cercana al cauce y nuevamente nos metemos en faena. Lo dicho el barranco, una maravilla.

A la entrada de esta cueva nos encontramos con una de las más bellas florecillas que podemos encontrar en estas fechas, la Campanilla de Invierno (Galanthus nivalis), una joya de los bosques más húmedos y frescos que nos recuerda que aunque estamos a tocar del mediterráneo, el barranco ofrece unas condiciones ambientales más propias de los bosques atlánticos.

Este segundo estrecho se podría dividir en dos partes, una primera más liviana y corta y una segunda acometida más sostenida y espectacular.

Esta segunda parte viene precedida de un primer puente tibetano, perfectamente equipado y que nos dejará en la entrada del auténtico segundo estrecho del día. (Existe una salida izquierdas que nos lleva a un mirador, nosotros no subimos, pero posiblemente si vas con tiempo, sea interesante de visitar)

Ahora viene un tramo largo de ferrata, disfrutona, sencilla y sobretodo larga. Con algo más de altura que la primera, pero nuevamente perfectamente equipada.

Ana sigue disfrutando, eso sí, con algún pasito donde la altura no le acaba de gustar mucho, jejejejje

La roca en todo momento es de excelente calidad, aun así hay indicios de que la cabras están cerca, por lo que el casco es imprescindible para nuestra seguridad ante la caída de alguna piedra.

Finalemente llegamos a un tramo más cercano al agua que nos dará por finalizado el segundo tramo. Bonito y largo, lo hemos disfrutado al máximo.

Y desde aquí otra pequeña excursión junto al río para acceder al segundo puente tibetano y tercer estrecho del día, que nosotros vamos a escaquear por falta de tiempo, pero que volveremos otro día para hacerlo entero.

Por desgracia no andamos con el tiempo sobrado, y sabemos que aun queda un tercer tramo de ferrata que ralentizaría el avance y como aun nos queda la vuelta, decidimos dejar este tramo para otro día, sobretodo porque tenemos la vía ferrata muy cerca de casa y podemos venir cuando queramos. Por lo que se este último tramo de vía ferrata es el más difícil, aunque sea totalmente asequible.

Así que cruzamos el puente tibetano, en este caso  más largo que el anterior y avanzando en busca del tercer estrecho nos encontraremos con el desvío que nos da la salida o escaqueo de este tramos.

Antes por eso, pasamos junto a un espectacular Tejo (Taxus bacatta) que es el auténtico rey de la pared, un portento de la naturaleza.

Así pues, unas escaleras y unos tramos equipados nos sacan del barranco, para ir a parar a la parte final del tercer tramo de vía ferrata, pero escaqueando la vía en sí. Allí tenemos un precioso puente tibetano pero más largo y algo más cómodo de pasar. Si lo cruzamos seguiríamos barranco arriba a continuar por otra vía ferrata de la que tengo muy malas referencias por ser innecesaria su instalación. Por lo que salimos por la salida al cortafuegos que nos llevará de vuelta por un sendero-pista hasta el coche.

Pasando, eso sí, primero por un refugio abierto al final del cortafuegos, unas lomas de cómodo paseo y luego por una ganadería de ganado bravo (vallado, y sin peligro) que nos dejará en la pista donde tenemos el coche.

El cortafuegos es un sube baja, pero que se hace bastante cómodo si te lo tomas con calma. En verano supongo que el calor debe hacernos sudar bien.

Lo dicho, nosotros volveremos para hacer el tercer tramo, que nos ha quedado pendiente, pero que como lo tenemos cerca de casa, algún día de esta primavera lo terminamos.

En lineas generales, muy muy muy recomendable esta vía ferrata que recorre uno de los rincones más bonitos de la provincia y que sin ser difícil es de visita casi obligada, eso sí, siempre con los elementos de seguridad necesarios para este tipo de actividad.

Un saludo

Pon la estación en tu móvil

 

 

Una de las curiosidades que tenemos con las nuevas estaciones meteorológicas es que podemos llevarla los datos en la pantalla del móvil como cualquier aplicación y consultar el tiempo actual con tan solo un vistazo.

Hay que decir que estas estaciones on line que hemos instalado en Tramacastilla y Orihuela recientemente SOLO nos ofrece los datos reales de lo que está ocurriendo en estos momentos, no proporciona pronósticos de los próximos días sino que te informa de los datos meteorológicos actuales (Cuanto llueve o ha llovido, que temperatura hace o ha habido, si hace viento y cuanto….etc…)

Dicho esto, y si queréis tener los datos de la estación en tu móvil a un vistazo, sigue las instrucciones de instalación, que es muy fácil y tendrás algo parecido a esto.

screenshot_2017-02-16-19-48-48

Aspecto del Widget de meteoclimatic en el móvil

Bueno, pues ahí veis como quedarían los datos, en este caso de dos estaciones, Griegos y Tramacastilla. Para poneros la estación que queráis, sólo tenéis que ir al “Play Store” en Android, para bajaros la aplicación de meteoclimatic.

screenshot_2017-02-16-19-47-08

Una vez en el Playstore, buscamos la aplicación de Meteoclimatic. Hay dos, una es de pago (0,75€ para colaborar con el creador) y la otra es gratuita. Elegimos la gratuita.

screenshot_2017-02-16-19-46-47

Nos saldrá esta página y le damos a INSTALAR (En este caso sale desinstalar, ya que ya la tengo instalada en el móvil)

screenshot_2017-02-16-19-47-17

Presionar la pantalla donde indica la flecha durante un segundo y se activará la opción de gestionar la pantalla o instalar widget

Una vez que se nos ha instalado, deberemos buscar el WIDGET, todo el mundo se va a buscar la aplicación donde se guardan todas, como aplicaciones, pero NO, esta pastilla con los datos de meteoclimatic, nos crea un widget.

Para poner acceder al widget debemos buscar un trozo de pantalla donde no tengas aplicaciones y poner el dedo sobre dicha pantalla (como indico en la flecha de arriba), mantenemos el dedo un segundo pegado a la pantalla y nos debería saltar esta otra página

screenshot_2017-02-16-19-47-27

Ahí veis que se han abierto todas las ventanas del móvil donde tenemos las aplicaciones activas y abajo pone WIDGETS, pues bien, ya lo hemos encontrado, clicamos y nos mostrará todos los widgets que tienen las aplicaciones, vamos a buscar la de Meteoclimatic que previamente hemos instalado.

screenshot_2017-02-16-19-47-39

Mantener clicado el widget para colocarlo donde queramos de nuestra pantalla de inicio junto a las aplicaciones que usamos regularmente

Ahí la tenemos, ahora importante, mantenemos clicado sobre el widget y lo colocamos donde queramos de la pantalla. Si lo hemos hecho bien nos saltará esta otra pantalla de configuración del widget.

screenshot_2017-02-16-19-47-54

Nos saldrá esta pantalla de configuración, Clicamos en Pais, ponemos España, en Provincia, seleccionamos la que queramos, y luego en estación. Se habrán cargado las estaciones que hay disponibles en meteoclimatic emitiendo en tiempo real, no son muchas, pero si tu pueblo o ciudad figura entre ellas, ahí lo tienes. En este caso clicaremos en España>Teruel>Orihuela del Tremedal para ponernos la estación de Orihuela del Tremedal.

Y ya tendríamos el widget instalado. Por defecto se actualiza cada 15minutos, y nos ofrece todos los datos de la estación, Temperatura, Humedad, Precipitación, Presión, Dirección del Viento y Velocidad del viento. Todo datos reales que recoge la estación meteorológica.

screenshot_2017-02-16-19-48-48-copia

Finalmente, y una vez que tenemos el widget instalado en la pantalla con la estación que queramos, podemos acceder a datos más detallados clicando sobre la temperatura, podemos acceder a configuración del widget (cambiar color, transparencia, etc..) clicando sobre la parte central, o si queremos actualizar manualmente los datos, clicaremos sobre el nombre de la estación.

Y así de sencillo es llevar la estación on line en el movil, que de un vistazo podemos ver los datos sin necesidad de abrir el navegador ni otras gaitas.

La única pena es que este widget sólo proporciona los datos de estaciones de la red Meteoclimatic y hay muuuuchos pueblos que no tienen una de ellas funcionando, por lo que si está tu pueblo, podrás disponer de estos datos. Aquí en a Sierra de Albarracin y alrededores tenemos estaciones en:

Griegos, Orihuela, Tramacastilla, Alobras, Vega del Codorno, Uña, Valdollano-laSerna, Zafrilla o Santa Eulália del Campo.

Son poquitas, pero bueno, es una red que va creciendo año tras año y esperemos, desde aquí ir ampliando la red de estaciones.

Un saludo


ACTUALIZACIÓN POR CAMBIOS EN CERTIFICADO DE LA WEB

Hace pocos días la web de Meteoclimatic actualizó los certificados de la web, y debido a los cambios, el widget de meteoclimatic dejó de funcionar. Bueno, realmente no dejó de funcionar, sino que la modificación de la dirección de enlace de la web hace que el widget no redireccione y por tanto, no funcione. Solucionarlo es muy muy fácil, os explico como se hace:

En vuestra pantalla aparece el widget de meteoclimatic que teníais instalado, pero no aparecen los datos. No pasa nada, clicamos en el centro del widget (Configuración) y se nos abrirá la pantalla de configuración.

En este caso, no tenemos que selecionar la estación, sino ir a donde pone “Web Meteoclimatic” (Dirección de la pagina web de meteoclimatic) y clicamos y se nos abrirá esta otra pantalla:

Tan sólo tendremos que añadir es “S” en la dirección que hay http:// quedando como https:// a continuación le damos a aceptar, salimos y actualizamos manualmente la estación dándole a la parte derecha del widget y voilá ya la tenemos “on line” de nuevo.


ACTUALIZACIÓN TRUCO DE LA TEMPERATURA

En dispositivos más antiguos, el widget se adaptaba muy bien a la pantalla y salía perfectamente los datos de temperatura en la pantalla, como es el caso de mi anterior móvil. Aquí lo podéis ver.

En cambio, en móviles más actuales, la configuración de la pantalla hace que los datos no se vean correctamente, sobretodo la temperatura. Hay un truquillo sencillo para que se vea, sacrificando la humedad relativa que dejaremos de verla. Y nos quedará un widget tal que así:

En este caso, hemos modificado la configuración para que donde salía la humedad salga ahora la temperatura, y la humedad deja de estar visible. Como veis, las horas también están como comprimidas, son cosas de la configuración de la pantalla del movil que no vamos a tocar. Para este sencillo cambio y que podamos ver la temperatura lo que tenemos que hacer es ir a configuración:

Una vez que nos ha salido la pantalla de configuración clicaremos en “Seleciona Medida Principal”, se nos abrirá una serie de medidas y elegiremos HUMEDAD, de esta manera, la medida principal que nos muestra es la humedad, pero como la pantalla comprime el widget, no veremos esta medida y a su vez, se nos mostrará la temperatura como medida secundaria, de esta manera, solucionamos el problema, ya que es mucho mejor ver la temperatura que la humedad de una estación.