Cajas nido 2020

Bueno, pues hace unas semanas que terminamos de colocar las últimas cajas nido para la nueva temporada, después de la limpieza de las 146 cajas que teníamos en 2019, este año hemos colocado 20 más que ya suman para esta nueva campaña 166 cajas a revisar y limpiar el año que viene. La verdad es que el objetivo es llegar a las 200 y mantenernos en ese número de cajas durante todo el tiempo que podamos.

El trabajo empezó en 2016 con 37 cajas puestas, en 2017 pasamos a 127 que mantuvimos también en 2018, para subir a 146 cajas en 2019 y a las 166 que tenemos para esta campaña 2020. Además, si miramos el porcentaje de nidificación de las cajas también resulta en ascenso.

Pasando de un 40% el primer año con 37 cajas a llegar al 60% de éxito este año pasado en un total de 146 cajas, lo que supone que 86 cajas nido han sido utilizadas para la nidificación. La mayoría de las ocupaciones es por Herrerillo (aunque tenemos que trabajar mucho más en los ocupantes). Suponiendo que una puesta tipo de Herrerillo oscila entre los 6 y 10 huevos, podemos decir que entre 500 y 800 pollos crecen en nuestras cajas. Sin duda una gran recompensa para nuestro trabajo.

Queda pendiente, sin duda, un trabajo más laborioso durante la puesta, crianza y éxito reproductivo, que veremos si con el tiempo y dedicándole más ratos, podemos algún año trabajar sobre algunas cajas. En cualquier caso, las labores propias de limpieza y mantenimiento ya nos dan muchas alegrías.

No siempre por ello, son exitosas las puestas, y múltiples factores pueden dar al traste con las puestas. Los fracasos también son parte de la crianza y reproducción y muchas veces nos encontramos con casos de depredación o huevos que no han eclosionado, o polladas muertas…..

En cualquier caso es parte de la naturaleza, y nosotros poco podemos hacer, dejamos que la vida siga y que sobrevivan los más fuertes, eso sí, con estas cajas, al menos les aportamos un poco de ayuda.

Algunas cajas que no son ocupadas para hacer nidos, sí que son utilizadas por las aves y por otros animales como zonas de dormidero o para descansar, lo cual, aunque en un principio parezca que es una caja vacía, nos demuestra también tiene su uso. En este caso, mezcla de excrementos de ave con murciélago.

Y por último como mera curiosidad, pues cada año vemos cosas nuevas, esta vez, nada tiene que ver con la cría de los pajarillos. La cosa es que muchas de las cajas están en zonas de pinar donde abunda el muérdago. Para los que no lo sepan el muérdago es esa planta con bolas blancas que se suele comprar en navidad y se suele poner sobre la puerta. Pues bien, esta planta es un semiparásito de los pinos (y otros árboles) ya que se instala en sus ramas y se nutre de la savia. Si queréis saber más del muérdago clic aquí

Bueno, pues resulta que estas semillas, una vez son digeridas y excretadas por algunas aves, o bien cuando maduran y caen sobre las ramas les sale un apéndice que busca las resquebrajaduras de la corteza para instalarse como nueva planta sobre dicha rama. El caso es que limpiando una caja, vimos como en el tejadillo de ésta, había una semilla de muérdago adherida y recién caída y muy cerca en el mismo tejado de la caseta, una vieja semilla había desarrollado su apéndice buscando penetrar en la rama, pero sin éxito, ya que se encontraba sobre la caseta, que aunque de madera, no le sirve de huésped.

Os señalo con la flecha la semilla nueva recién caída

En este caso, una semilla vieja que intentó parasitar una rama

En fin, y esto es todo, el año que viene, más y mejor……a ver que tal va la temporada.

Un saludo

Ruta al Puente Natural de Fonseca

Bueno, pues vamos hoy con una rutaza de las que dejan un estupendo sabor de boca, y que como no podía ser de otra forma, os traigo con todo detalle al blog para el que la quiera realizar.

Hoy nos vamos a un enclave natural protegido, en concreto con una figura de protección de Monumento Natural, que dentro de los Espacios Naturales Protegidos de Aragón, otorga esta figura a los elementos o enclaves de extensión limitada pero de singular valor paisajístico, geológico o ecológico que aconseja un tipo de protección especial. De los 6 Monumentos Naturales declarados en Aragón, sólo me faltaba por ver este, así que hemos cogido la mochila y nos hemos ido a conocerlo.

El Puente Natural de Fonseca, es un enclave geológico situado en el término de Castellote, dentro de la Comarca del Maestrazgo, en Teruel. Se encuentra cerca de los municipios de Ladruñan y La Algecira, así pues, será este último pueblo nuestro punto de partida de la ruta. Para llegar allí, tendremos una sinuosa carretera en lo más recóndito del maestrazgo turolense, y por tanto sinónimo de carretera estrecha y con firme de tercera categoría. Por suerte, en contrapunto a estas carretera de tercera división, nos encontramos inmersos en un paisaje cinco estrellas.

debe

La marca registrada del Maestrazgo, con una geología única, repleto de paredones calcáreos y barrancos imposibles se entremezcla en los últimos kilómetros del coche con la cola del embalse de Santolea, un marco precioso que nos ofrece un aperitivo de lo que será nuestra ruta de hoy. La sinuosa carretera, una vez llegados a Ladruñan, se endurece aun más, para bajar hacia la Algecira, donde ya debemos ir buscando el desvío que nos llevará por una pista descendente hasta el mismo aparcamiento de la ruta, junto al Río Guadalope.

En el aparcamiento, a base de guijarros del río, encontramos una serie de carteles que nos anuncian la ruta y desde la que parte un sendero junto al río (siempre río arriba) que sin pérdida nos llevará entre pinares y rumor del agua hasta nuestro destino.

La ruta en general es muy cómoda, con suaves vaivenes, pero siempre de poco desnivel, por lo que los sube-bajas son muy cómodos de andar. Son aproximadamente 4 kilómetros que salvaremos en poco más de 1 hora de cómoda andada. Pero como la ruta exige alguna parada por el camino para ver cosicas, seguro que se nos hace un poco más larga de tiempo.

En el primer tramo, nos desviamos ante el rugir del agua en cascada hacia un azud de la central, que nos ofrece un rincón precioso.

Además, tenemos la suerte de que el río Guadalope baja con un buen caudal debido a las nevadas de finales del pasado. Así que como la ruta discurre siempre junto al río, que se alimenta de los barrancos de la zona, encontraremos cascadas y manantiales a tope de agua.

Es uno de los puntos fuertes de la ruta, que siempre tendremos el río a nuestro lado, más cerca o más lejano, pero será nuestra referencia, pues debemos remontarlo para llegar hasta el Puente Natural.

El sendero está bastante bien marcado, en la mayoría del tramo, seguimos el GR (marcas rojas y blancas) que nos van guiando entre frondosos pinares y abundante sotobosque de romeros en flor, coscojas y lentiscos.

No solo el caudal del río nos recuerda lo que fue el gran temporal de nieve, sino que encontramos en muchas partes del camino los daños causados por estas nevadas, que en estas zonas son bastante dañinas.

Y es que estos pinares son de zonas más bajas y no están acostumbrados a soportar el peso de la nieve, por lo que la flexibilidad es menor y por tanto, acaban por troncharse.

Hay algún punto del sendero en el que confirmamos que seguimos en la “España profunda” y el maravilloso entorno natural se ve salpicado por un indescriptible paso hacia una precaria zona vallada. Francamente chapuza y fuera de sitio, no se ni como se consienten estas aberraciones en mitad de este entorno.

Por suerte es la excepción de la ruta, y en cuanto nos alejamos, volvemos a sumergirnos en el Maestrazgo más contundente, donde en cada curva del sendero, siempre que la vegetación lo consienta, podremos disfrutar de espectaculares panorámicas.

Sin lugar a dudas, la ruta va “in crescendo” a cada paso que vamos dando, pues al cómodo sendero se le unen belleza y espectacularidad, que hace que casi nos olvidemos de cual es el objetivo de dicha caminata. Cualquier mirador es una maravilla.

Incluso algunos tramos del sendero acompañan con una belleza inusitada, rebosante de verdes y boyante de agua en este invierno atípico en temperaturas.

Llegados ya más cerca del Puente de Fonseca, un cartel nos anuncia de que entramos en el ámbito de dicho Espacio Natural Protegido.

Y seguimos disfrutando de la ruta con auténticas postales…..

Pasamos también entre las ruinas de una antigua fábrica de mantas, donde un cartel indicador nos informa de los restos de esta industria perdida que cerró sus puertas seguramente para finales del siglo XIX y de que en tiempos también funcionó como batán. Y es que el río Guadalope, de importante caudal, era el motor de muchas industrias antiguas, y aquí encontramos un claro ejemplo.

Y casi cuando dejamos el GR que se desvía colina arriba, seguimos un cartelico que nos acerca hasta el mismísimo Puente de Fonseca, que tras cruzar por encima nos deja en un pequeño mirador con carteleria incluida donde nos explica su formación y el entorno.

Si seguimos sendero hacia adelante, podremos bajar a pie de río y disfrutar de este espectacular Puente de Toba desde el mismo lecho del río.

Al fin y al cabo, el Puente de Fonseca, no es más que una espectacular formación tobácea con la singularidad de que pasa el río por debajo de ella, así que forma una especie de puente natural, todavía en formación, pues es muy alto el caudal que todavía discurre por ella.

Un rincón realmente bonito y que acompañado de la espectacular ruta, hacen que se te quede un excelente sabor de boca y guarde esta ruta como una de las que más me han sorprendido para bien. Me recordó mucho a la cercana formación tobácea que tenemos en el Alto Tajo, concretamente en Checa denominada “La Aguaspeña” y que ya os enseñé en alguna otra entrada. clic aquí y clic aquí

Os dejo un par de videos del Puente de Fonseca.

 

Bien escondido, en quizás, una de las zonas más recónditas de Teruel, es una excusa perfecta para venir a pasar un día. Y si es en verano, con chapuzón seguro en el río.

CONSEJOS:

-Si vienes en verano, no te dejes el bañador en casa y date un estupendo y refrescante baño las aguas del río.

-Mejores epocas de visita, primavera y otoño, y si ha sido abundante en agua, pues mejor.

-Llegados al Puente de Fonseca, y tras bajar al lecho del río para disfrutarlo de más cerca, podemos seguir el sendero río arriba, pues unos 400 metros tenemos un vallado con pinturas rupestres, nosotros no vimos gran cosa, pero ahí están, cerquita y a mano.

 

 

Dos nuevas lecturas

Bueno vamos allá con las dos últimas lecturas que ya os adelanto que son totalmente recomendables….


La Última Cripta por Fernando Gamboa.- La mejor descripción de esta novela es AVENTURA, pero sí, en mayúsculas, se trata de una pedazo de aventura al más puro estilo Indiana Jones. Un libro con pocas pretensiones, fácil y quizás previsible argumento, supongo que por las muchas películas del estilo que se han hecho (La Búsqueda, Indiana Jones, etc….) sin florituras, que te va sobrellevando a un ritmo electrizante por diferentes culturas y países, tras una búsqueda relacionada con los antiguos templarios en la que tendrán que resolver acertijos y pasar pruebas para llegar a descifrar la ubicación del tesoro. Sí, de un tesoro, como toda aventura palomitera que se precie. La ambientación y los personajes están bien desarrollados, pero lo más destacable es el ritmo narrativo que no decae en ningún momento. (Los amantes de las tramas lentas, pesadas y descriptivas que se olviden de leerlo).

Quizás en algún momento peca de ser ligeramente previsible e incluso la sencillez de su lectura puede hacer pensar que sea para un público más juvenil, pero la historia está muy bien trenzada y lo que pretende sin más es entretener con una trepidante aventura.

Así pues si lo que buscamos es un libro palomitero 100%, de fácil digestión y de ritmo trepidante, éste es tu libro. Te va a sumergir en una fascinante aventura en la que no querrás dejar de leer para ver cómo van saliendo del atolladero o cómo resuelven el acertijo. Si señor!!! una AVENTURA en mayúsculas. Para mí un notable muy muy alto. Puntuación 8,8/10

P.D.: es el libro más vendido en Amazon españa….


En la Hierba Alta por Stephen King y Joe Hill.- Vuelvo a leer otra novela del gran King y vuelvo a disfrutar con su habilidad para convertir un simple campo de hierba alta en algo terrorífico. Esta vez ayudado por su hijo Joe (ha sido la segunda colaboración) vuelven a la esencia King, un relato agónico, asfixiante, inquietante y a la postre terrorífico en una escena simple como puede ser cualquier campo de hierba junto a la carretera y con una maestría al alcance de muy pocos hace que no sólo devores la novela en apenas horas sino que sientas hasta escalofríos.

Una primera mitad magistral, directa al grano y en una situación angustiosa de la que no sabes muy bien como van a desarrollar los acontecimientos; para una segunda parte dura y hasta desagradable, que evidentemente prevé lo que mal empieza…pues mal acaba.

Evidentemente es una novela para amantes del género y de king, que vuelve a la esencia más pura del escritor y que personalmente me parece una pequeña joya que leí en apenas 2 ratos.

Éste es el King que me gusta……por no decir que me encanta…..ale, me voy a cortar la hierba del jardín…por si acaso.

Puntuación: 9,3/10

P.D.: existe en Netflix una película que se ha estrenado hace poquito con el mismo nombre y que aunque barrunto que no le llega a la suela de los zapatos al libro, una vez leído el libro intentaré verla.

Os dejo el Trailer…..

Ruta al Lago di Sorapis

Dentro de todas las joyitas que puedes visitar en tu viaje a Dolomitas, no te puede faltar el espectacular Lago di Sorapis. Ya no solo el hecho de disfrutar de sus preciosas aguas turquesas que lo hacen casi único, sino por el entorno alpino que lo acompaña así como la ruta que hay que hacer para llegar hasta él. Y es que la mayoría de lagos de Dolomitas son accesibles casi en coche, pero este es una excepción y por ello, para nosotros que somos “ruteros” y nos gusta ganarnos la belleza con esfuerzo, ha sido toda una delicia.

IMPORTANTE: Hay que recalcar que el acceso a este lago se puede hacer desde dos rutas. Una de ellas con poco desnivel y pasos equipados con cadenas pero sin dificultad y otra ruta con un desnivel considerable en torno a 600 metros sin dificultad también pero con zonas de sendero de fuerte desnivel.

Nosotros hicimos la ruta de los 600 metros de desnivel, que a la postre es la RUTA 217 y es la que vamos a explicar aquí. No se si es la mejor o la peor, pero es la que explicamos en este post. Si queréis hacer la otra, tenéis que buscar reseñas de la ruta 215. Otra opción que se puede hacer si se viene a pasar todo el día es subir por una y bajar por la otra, pues se puede enlazar con un recorrido circular. (VEASE  MAPA) donde he señalada en ROJO la 217 (La que hicimos) y en azul la posible bajada por la ruta 215 y retorno al punto de partida por un enlace que la hace Circular.

En ROJO ruta 217 (LA NUESTRA) En AZUL ruta 215 y vuelta a enlazar con inicio de 217 (CIRCULAR)

Bueno, pues allá vamos con el sendero 217 y sus 2 horitas de trecking y 600 metros de desnivel.

Debemos dirigirnos a la carretera denominada Via Valle Ansiei, concretamente bajaremos desde el puerto del Lago Misurina en dirección a Auronzo olvidándonos del desvia a Cortina, y buscaremos junto a la carretera el Albergue Cristallo. Es justamente el aparcamiento de este Albergue el que suele utilizar todo el mundo para dejar el coche.

Círculo rojo el Aparcamiento

Captura del Streetview donde se ve el Albergue y la montonera de coches aparcados, a mano derecha sale la pista que inicia nuestra ruta

Una vez aparcados en un aparcamiento GRATUITO (lo pongo en mayúsculas porque es de los pocos sitios donde vamos a aparcar sin pagar, jajajja). Y tras cruzar la carretera, vemos una pista forestal amplia y un cartelón al que podemos acercarnos para ver la ruta incluso hacerla una fotico por si las moscas, ahí tenemos el inicio de ruta. Este inicio de ruta nos encauza por las cabañas de Valbona y unos prados muy pintorescos rodeados de Piceas y de unas esplendorosas vacas.

Junto a la cabañita que se ve al fondo tenéis la única fuente “oficial” de toda la ruta, así que llenad las cantiploras 😉

Esta primera parte del recorrido, aproximadamente 1/3 es terreno completamente llano o incluso con algo de bajada, amplio sendero, o mejor dicho pista forestal que tras pasar los primeros prados se encauza en un precioso bosque de Piceas y Hayas.

Nada hace sospechar que tras la primera y bucólica parte el sendero se pondría bien empinado. Y es que tras dejar atrás un estropicio de árboles por el suelo (Importante vendaval que azotó Dolomitas en Octubre de 2018) la amplia pista forestal se torna en sendero y empieza a coger pendiente.

Observamos un paredón a nuestra izquierda y a lo lejos una cascada altísima y una parte derecha muy empinada por la que empezará a serpentear nuestra senda. Así que es tiempo de sacar los bastones y poner un ritmo cansino y cómodo por el que afrontar todo el desnivel. Ya advierto que desde aquí hasta el lago es todo subida y por momentos con fuertes pendientes. Tengámoslo en cuenta a la bajada sobretodo si ha llovido o las piedras están mojadas para bajar con precaución. No hay dificultades, salvo algún resalte fácilmente salvable y poco más.

Eso sí, conviene en las paradas echar la vista atrás y ver las impresionantes vistas que tenemos, y que disfrutaremos en la bajada. Incluso por delante con la cascada, la mole rocosa y algunas cuevas que hacen amena la subida.

Lo dicho, conviene tomárselo con calma para no desfondarse ya que la subida es larga y sostenida. Finalmente y cuando ya estás “pidiendo la hora” el sendero suaviza y el murmullo de más gente de anuncia que ya casi estás. Unos últimos metros donde nos juntaremos con los que vengan por el otro sendero y voilá……el Lago di Sorapis.

Un agua azulada en contraste con el verdor los bosques Píceas y con el blanco de las montañas……hacen que el paisaje y el entorno sean únicos.

INCISO/SUGERENCIA: Si quieres quitarte a gente y coger la mejor hora…..madruga mucho o llega tarde……y fuera de esas opciones, mejor que no haya sol, o sea que esté nublado. Cuidado con ir en Septiembre/Octubre , pues puedes encontrarte el lago sin agua o con muy poca dependiendo del año.

Nosotros encontramos a bastante gente, podía haber perfectamente 40/50 personas en los alrededores del lago, pero claro, llegamos sobre la 1 del mediodía (hora punta). Y el sol en todo lo alto y con leve contraluz, no es el mejor momento para las fotos, pero bueno, decidimos comer a ver como transcurría la luz.

Aunque no está señalizado, se puede rodear al lago, hay multitud de senderos abiertos por la gente que te ofrece diferentes perspectivas del lago y que creo obligatorio recorrer ya que el lugar lo merece.

Nosotros encontramos el lago como a mitad de capacidad, y es que fuimos a mediados de Septiembre y es un handicap que puedes tener, la falta de agua.

Aun así, luce tremendamente espectacular. Si hubiera estado más a mano, hubieramos repetido al amanecer o al atardecer……

Vemos a mucha gente recreándose con las fotos, así que nosotros no somos menos y también posamos ante tal belleza.

La verdad que es muy fotogénico, por lo que te puedes explayar en sacar detalles. Tras un par de horas por allí arriba y con la mente puesta ya en la bajada, nos hacemos la foto final y para abajo. Optamos por volver por nuestros pasos, ya que volver por la otra ruta y hacer la circular nos habría supuesto no llegar al lago de Misurina para hacer la foto del atardecer. Así que con mucho cuidado y disfrutando de las vistas en la bajada ponemos retorno al coche después de una cansada caminata pero de una recompensa en forma de lago realmente indescriptible.

La Ruta en sí, no revierte dificultad, tal vez el desnivel unido a la subida constante en los dos últimos tercios puede atragantarse a quien no esté bien físicamente, pero estas pequeñas joyas saben mucho mejor después de una buena sudada y de ver recompensado el esfuerzo.

En fin, seguiremos con más post sobre Dolomitas donde descubriremos muuuchas más maravillas de este fascinante rincón de Italia.

 

El Imperio de la Sal

Bueno, a la espera de que prepare y revele las fotos del viaje a Dolomitas, vamos con la reseña de un nuevo libro leído, que va directa a la sección de “va de libros” que tenemos en el blog (Pestaña de arriba)

Darien (Saga: El Imperio de la Sal) por C.F. Iggulden .- Pues había leído buenas referencias de este escritor, y me he aventurado con los ojos cerrados a leer su última novela, que a la postre es el inicio de una saga “el imperio de la sal”. Intentando leer alguna referencia positiva sobre el libro, y viendo que acababa de salir y no había mucho que rascar, me puse a ello. Hay que empezar diciendo que es una novela de género fantástico, ambientada en un mundo medieval, pero con toques algo más contemporáneos, pues se empiezan a vislumbrar además de flechas, escudos y espadas el uso de armas de fuego. La magia también tiene especial peso en la novela, y es que las novelas fantásticas se suelen agarrar mucho a eso de los poderes.

El hilo se marca en el genial desarrollo de los personajes, seis protagonistas y muchos actores secundarios que entran y salen de escena, pero englobados en, digamos 3 hilos que confluirán en uno solo.

El desarrollo es ameno, con muchos diálogos y una narrativa muy fluida, cosa que se agradece. Tanto las situaciones como los personajes, están francamente bien desarrollados y hacen que te sumerjas de buen gusto en la trama. No abusa de tecnicismos ni de exceso de información, que volvería muy pesada la novela. Creo además que no hay ninguna parte que sobre, ni que falte, y por tanto queda muy equilibrado.

Una trama que por cierto, y como es habitual, va ganando conforme se avanza hasta un final por todo lo alto.

Los peros, como siempre en estos casos es que se trata de una trilogía y por tanto, toca esperar a que se vayan publicando los siguientes volúmenes.

Como puntos positivos, a parte de lo mencionado es que en este tipo de trilogías la primera parte suele ser carente de interés ya que es una mera presentación de los personajes, que aunque así sea, ha creado cierto interés en el desarrollo de acontecimientos, como para que no se haga aburrida.

Así, pues muy contento con la lectura que me ha dejado un exquisito sabor de boca, y a la espera de los siguientes tomos que seguro que serán un éxito como sus anteriores publicaciones.

Puntuación: 7.8/10

Ibón de Estanés (vía Sansanet)

Nueva ruta por Pirineos, disfrutando de una mini escapada y esta vez con una ruta mucho más asequible que el Ibón de Acherito, esta vez subimos al Ibón de Estanés, otro precioso lago de montaña, situado en la cabecera del Valle de Canfranc, y al que accederemos desde la vertiente francesa, ya que nos afianza un recorrido corto y cómodo hasta el mismo ibón.

Aquí se ve la ruta de subida (en color morado), con una primera parte en la vertiente francesa donde salvamos el desnivel y una segunda tramada mucho más cómoda y reposada que nos lleva hasta el mismo ibón. Os dejo cuatro premisas básicas y empezamos con el repor….

Acceso-Aparcamiento: Podemos acceder desde el mismo Valle de Canfranc cruzando a Francia por el Túnel del Somport, una vez salidos del túnel buscaremos la primera salida para coger la carretera que nos sube de nuevo al Puerto de Somport, como si volvieramos a España. Otra opción es no coger el túnel y subir por el puerto de Somport, y cruzar a Francia. En esta carretera de ascenso a Somport desde Francia, debemos buscar un desvío con camino de tierra hasta el aparcamiento de Sansanet. Está bien marcado si vamos mirando, y el aparcamiento es amplio y de tierra. Perfecto para dejar el coche a la sombra. Hay cartelería que nos informa de la ruta.

Longitud-Duración: Como ya hemos dicho es un Ibón totalmente accesible para casi todo el mundo. Es una ruta que se suele hacer en familia, ya que aunque hay que caminar y salvar un desnivel, se hace de manera muy cómoda. Por lo tanto, hablaremos de una ruta fácil para gente habituada a andar. Son 4,3 kilómetros hasta el Ibón salvando un desnivel de unos 540 metros. En torno a 1h.45 minutos del aparcamiento al Ibón a ritmo tranquilo. La ruta está muy bien marcada en todo momento, sin posibilidad de equivocación.

Recomendaciones: La parte donde se salva mayor desnivel está cubierta casi siempre por bosque, por lo que se hace muy cómoda, dicho esto es una ruta de montaña y como tal hay que prever siempre material y calzado adecuado, comida suficiente, agua y todo este tipo de cosas. Siempre ayudan unos bastones. Aunque hablamos de que la ruta es fácil, siempre entendemos que quien la realiza está habituada a andar.

 

Empezamos pues la ruta desde el mismo aparcamiento de Estanés, donde ya hay algún coche, y es que en las primera rampas de subida vamos a adelantar a una cuadrilla numerosa de franceses que suben en grupo realizando también la ascensión al Ibón.

La mañana nos sacude con los primero rayos del sol ya metidos en el frondoso bosque de hayas que nos sombrea durante las primera rampas de ascenso. Es en esta parte francesa y casi siempre metidos en bosque donde salvaremos la mayor parte del desnivel.

La verdad que el bosque, el entorno, la neblina y los primeros rayos de luz nos crean un ambiente fantástico para caminar y disfrutar. Adelantamos al numeroso grupo francés y a buen ritmo vamos seseando por la ladera francesa.

Casi sin darnos cuenta salimos a los primeros claros y prados de montaña, donde recibimos los primero rayos de sol. El día es fantástico y aunque a la tarde se barrunta tormenta, el haber madrugado nos gratificará con buen tiempo toda la mañana.

Pasamos junto a una borda francesa donde venden queso y disfrutamos de las vistas hacia los valles franceses que también están radiantes con el sol matutino.

Nos acompañará casi siempre en esta cara francesa el Circo de Aspe con la imponente chorrota y las elevadas montañas alrededor. La verdad que toda una maravilla para los sentidos. Vamos francamente bien, la subida aunque continua es muy cómoda de llevar, y el tiempo y las fuerzas acompañan.

 

Cada vez tenemos más ratos de sol y menos sombra de hayas, pues ya pronto entraremos en el collado de la Mujer Muerta donde nos uniremos al GR-11 y disfrutaremos de un ambiente más alpino.

 

Últimos vistazos al Circo de Aspe que se nos muestra imperial, antes de entrar en la vertiente española y donde una vez salvado la mayor parte del desnivel, ya será una senda más llanera y con mucho ambiente.

En la unión con el GR-11 y ya sobrepasado el collado, intuimos el camino y la ubicación del lago…..desde aquí hasta el Ibón, es coser y cantar….

Ana ya vislumbra el hueco del Ibón, y sobrepasado el último colladete, se nos muestra la auténtica maravilla de paisaje.

Llegan los momentos de disfrutar de tan magno paisaje, y de tanta belleza que entra por nuestros ojos. Sin duda, estos lagos de montaña, dada su localización y su entorno, son uno de los recorridos más bonitos y accesibles que podemos realizar, con una recompensa en forma de belleza, única.

Tras las fotos de rigor, echo los pies al agua para saborear el frescor de la montaña y me quedo durante minutos embobado con las montañas, el agua y el entorno.

Hay pocos sitios donde se respire tanta paz y donde poder cargar energía. Montaña en estado puro.

Picoteamos algo y nos hidratamos, a la vez que nos abrigamos algo ya que venimos sudados de la caminata y no conviene coger frío. Sin duda, un ibón más en el recuerdo y una ruta muy sencilla, amena y muy recomendable.

Nos despedimos con unas últimas tomas y emprendemos el camino de retorno, que en poco más de 1 hora nos dejará otra vez en el coche.

Lo dicho, para el que quiera, dejo enlace del track de subida en la sección de tracks-rutas, aunque el sendero está suficientemente marcado, eso sí, llevar el track, siempre es tranquilidad para no despistarse.

 

Un saludo

Por el Valle del Jerte (Parte 2)

CASCADA DEL CAOZO

Bueno continuando con la Primera Parte del Valle del Jerte, nos había quedado pendiente un par de visitas que bien merecen una visita. Lo habíamos dejado en la Cascada de Calderón, y es que un poquito más abajo en la carretera de dicha cascada nos encontramos con, seguramente una de las más visitadas por su accesibilidad, ya que se puede llegar a ella en coche. Se trata de la Cascada del Caozo. Es una preciosa cascada en un entorno natural precioso, aunque a mi gusto, la pasarela que le han hecho para acceder hasta casi la misma casada ofrece fotos muy espectaculares, pero pierde toda naturalidad. A mi me gustó más la vista frontal desde abajo, en un entorno más bonito

En la foto podéis ver el final de la pasarela de hierro, al lado de Ana. Lo malo en estos sitios, como en todos lo que se puede llegar con el coche es que suele estar masificado, y hace falta mucha paciencia para sacar alguna foto sin gente. En mi caso……tarea imposible, ya que el Valle del Jerte en plena floración es un hervidero de gente. Aun así, me llevo un grato recuerdo en la retina! La cascada es preciosa.

 

GARGANTA DE LOS INFIERNOS

Es posiblemente también una de las rutas más conocidas y transitadas, sobretodo en verano para darse un chapuzón en las numerosas pozas que se han formado de manera natural. En primavera, obviamente, la ruta es simplemente contemplativa, eso sí, PRECIOSA.

No resulta fácil llegar, pues hay que andar por un sendero en torno a 45 minutos. El bosque de Roble que nos acompaña, por eso hace amena y bonita la andada, muy cómoda, con una suave subida en todo momento.

Las fechas de floración del Cerezo coincide con el inicio primaveral del bosque, donde helechos y hierbas crecen con un verdor que se sale. Las hojas de los robles aun en principio de brotación, dejan pasar toda la luz al sotobosque. Sin duda que el paseo hasta la Garganta es todo un espectáculo con la primavera un poco más avanzada.

Se puede llegar también en 4×4 contratados que te acercan hasta apenas 5 minutos de la garganta. También vimos excursiones a caballo. Por lo que las posibilidades son para todos los gustos. Nosotros somos de andar, sin duda, así que sorteando el gentío por la senda, por fin llegamos al puente que da acceso a la garganta y zona de los Pilones.

La Garganta tiene su punto álgido en los denominados “pilones” que es la erosión que ha ido excavando el río en la roca granítica, formando unas marmitas preciosas para el baño en verano. En nuestro caso, al ir un caudal abundante, no se aprecian bien dichas marmitas, pero sí un río bravo que salta de poza en poza.

Belleza y naturaleza a raudales, sin duda, el paseo que se inicia desde el centro de Interpretación de la Reserva Natural culmina en su parte fácil en estas preciosas formaciones. Se puede hacer una ruta más larga de unas 6 horas que se adentra en la Reserva, pero nosotros no íbamos con más tiempo.

Y lo dicho, en esas fechas, muchísima gente, la floración del valle atrae a miles de visitantes y estas rutas son un atrayente perfecto para disfrutar de la naturaleza.

Nosotros nos vamos con un sabor estupendo de dicho valle, precioso en su floración y espectacular de agua, cascadas, naturaleza y bosques. Me quedo con muchas ganas de volver en época primaveral más entrada o incluso en otoño, con algo menos de gente y con rutas más salvajes…..Para que luego digan que Extremadura es un secarral….madre mía!!

hasta entonces….

un saludo

 

Reseña: Una Columna de Fuego

Bueno, Feliz Año a todos y todas, por aquí seguimos subiendo cosillas interesantes, mientras el tiempo me lo vaya permitiendo. Hoy os dejo esta reseña del último libro que he leído y que también dejo en la sección habitual de lecturas “va de libros”

SINOPSIS

La saga de Los pilares de la Tierra y Un mundo sin fin, que ha cautivado a millones de lectores, prosigue ahora con una magistral nueva historia.

Una columna de fuego arranca cuand

 

o el joven Ned Willard regresa a su hogar en Kingsbridge por Navidad. Corre el año 1558, un año que trastocará la vida de Ned y que cambiará Europa para siempre.
Las antiguas piedras de la catedral de Kingsbridge contemplan una ciudad dividida por el odio religioso. Los principios elevados chocan con la amistad, la lealtad y el amor, y provocan derramamientos de sangre. Ned se encuentra de pronto en el bando contrario al de la muchacha con quien anhela casarse, Margery Fitzgerald.
Cuando Isabel I llega al trono, toda Europa se vuelve en contra de Inglaterra. La joven monarca, astuta y decidida, organiza el primer servicio secreto del país para estar avisada ante cualquier indicio de intrigas homicidas, levantamientos o planes de invasión.

CRITICA

Bueno, hay que hacer una aclaración sobre el libro, que nos lo venden como la tercera entrega o continuación de la exitosa saga de los Pilares de la Tierra. Algo bastante obvio si tenemos en cuenta el éxito de ésta. Pero después de leer el libro me encuentro con que poco tiene que ver esta novela con las dos anteriores que le preceden. Así pues desglosaré la crítica en dos partes, una como continuación de la saga y otra como un libro independiente:

  • Saga Pilares de la Tierra: Si por algo destacó la primera novela, a parte del buen hacer del autor en cuanto al contexto histórico y una profunda labor de documentación, fue por la increíble profundidad de los personajes, con una fuerza dramática muy significativa tanto en los “buenos” como en los más “malvados”. Que hacía que profundizaras mucho en la historia, que se mantenía muy sencilla con la construcción de la Catedral como eje argumental. Pues bien, todo este contexto dramática bien trenzado y con profundidad se ha quedado en el olvido en esta tercer entrega. Los personajes, no atrapan al lector, ni les crea emoción, ni empatía. Se intenta hilvanar una historia de amor a golpe de martillo como encajando las piezas a la fuerza, en definitiva, no fluye. A todo esto, la virtud que tuvo la primera novela, donde los personajes eran los auténticos protagonistas desaparece en esta tercera, donde el contexto histórico, y sobretodo las disputas entre la religión católica y protestante ganan protagonismo en la novela a cuenta de robárselo a sus personajes. Por ello la novela pierde ritmo e interés en muchos momentos, y no adquiere esa empatía por los personajes y su día a día. Así que si nos la tienen que vender como la tercera parte de la Saga, yo le doy un 5 raspado, porque sus más de 1.000 páginas al final me han creado una historia, pero lejos de la maestría de sus predecesoras. Creo que de lejos el peor de los libros que he leído del autor.
  • Libro independiente: Si nos atenemos a leer el libro como una novela más de Ken Follet, descubriremos una buena puesta en escena de la europa de finales del siglo XVI y principio del XVII, enfocado básicamente en las estrategias politico-religiosas entre los paises de Inglaterra, Francia, España y sobre el batallar del catolicismo contra la iglesia protestante creciente en esa época. El trabajo de documentación del autor es muy bueno, como nos tiene acostumbrados. Cojea algo más la historia de los personajes, ficticios y reales que se entremezclan, pero sin una historia profunda, y a veces con forzadas situaciones. Fuera del ámbito que he explicado antes, podríamos darle un 6,5 aunque creo que alejado de otros libros de contexto histórico del autor.

Actualización de dos entradas

Bueno, debido a cambios que van surgiendo he actualizado un par de entradas del blog adaptándolas a las novedades existentes, os explico los cambios y os vuelvo a enlazar la entrada para el que le quiere echar un vistazo:

  • Cañón de los Arcos con Pasarelas: Una de los post más visitados y por consiguiente, una de las rutas más realizadas en la Sierra de Albarracín, la de las famosas pasarelas de Calomarde a Frías de Albarracin por el cañón de los Arcos ha sido modificado en su trazado, en la parte inicial del barranco, con la incorporación de nuevas pasarelas, que hacen que el recorrido por el río sea casi completo. En breve tendré alguna foto más que acompañaré a la modificación del trazado.
  • El widget de Meteoclimatic en el movil: Debido a unos cambios en los certificados de la web de meteoclimatic, el widget que podemos poner en el movil daba error, por ello, mediante una simple modificación podremos seguir disfrutando de esta potente herramienta. En el post explicamos cómo hacer esta pequeña modificación. También hemos añadido un truquillo para visualizar correctamente la temperatura en móviles actuales. En cualquier caso, si tienes el widget o si tienes intención de instalartelo en el móvil con la estación que quieras, échale un vistazo al post.

Perdiguero 3.222m. (Por Literola)

Bueno, pues hoy vamos con una ruta en mayusculas por tierras pirenaicas. Llevábamos unos meses ya con ganas, pero por unas cosas u otras, al final se nos iba al traste cualquier escapada a Pirineos. Finalmente, nos reservamos el puente de San Jorge, festivo en Aragón para la escapada, y como objetivo nos pusimos subir el Pico Perdiguero, que con sus 3.222m. es una de las cumbres míticas de la zona de Benasque.

Nuestra primera propuesta era subir por el valle de Literola, dormir en la Cabaña de Literola y al día siguiente hacer cima, pero pensando que era puente festivo en Aragón y que podría haber gente, decidimos cargar con la Tienda y hacer noche más arriba, en el Ibonet de Literola, sobre los 2.500 metros para luego al día siguiente acometer la cima. Y dicho y hecho, subimos el sábado por la tarde y aparcamos en el Puente de Literola, no tiene pérdida, pues saliendo de Benasque en dirección al Valle de Benasque, el Valle de Literola se abre a la izquierda justo en frente del Balneario de los Baños de Benasque. Hay una zona cómoda de aparcamiento a la derecha junto a la carretera y en seguida se ve el inicio de sendero, bien señalado que te informa que en 3 horas llegas al Ibonet.

Así pues, cargando bien la mochila con todo lo necesario, dejamos aparcado el coche y para arriba con las pilas bien cargadas, son las 5 y media y nos esperan aun unas 2 horas y media de subida hasta el Ibonet donde queremos montar la tienda.

 

Los primeros repechos nos llevan por dentro del bosque de Pino y Aveto, un entorno muy bonito para empezar y que conforme vamos ganando desnivel, nos deja ya en las primeras praderas de montaña.

Llegados este punto, la vegetación arbórea desaparece casi por completo y nos adentramos en el mundo de la hierba, las flores, la roca y la nieve. Hemos ganado rápidamente altura y de los 1.600m. donde dejamos el coche, estamos ya en los 1.900, los primeros neveros en la cara sur, empiezan a ser visible, así como los restos de algunos aludes que este invierno han sacudido esta ladera.

Por contra, la otra vertiente del valle, la cara norte, arranca tapada por la nieve ya bien bien entrados los 2.000m. y de forma continuada. La cara sur, en cambio, sólo son  machas……

Llegamos a la altura de la Cabaña de Literola, sobre los 2.000 metros, y vamos con muchas fuerzas todavía, así que ni paramos, eso sí, desde aquí ya vemos el Perdigueret y al fondo el Hito Este del Perdiguero, objetivo del sábado.

Perdigueret en primer plano e Hito Este del Perdiguero al fondo

Después de seguir subiendo y siempre por la vertiente solana, llegamos a lo que bautizamos como el mini-ibón, una pequeña lagunilla a unos 2.300m. de altitud, aquí ya la nieve empieza a ser continuada, pero no nos planteamos cramponear, ya que hay mucha huella y la nieve está muy blanda, se avanza muy bien.

En nuestro caso, en la subida, seguimos la ruta normal del sendero, que nos sube por la pala derecha (flecha azul), pero en la bajada optamos por recorrer el arroyo que desemboca del Ibonet hasta esta lagunilla y que nos traería más comodamente (vallejo señalado con la flecha roja). Si hay suficiente nieve, es preferible ir por donde discurre el río, sino, mejor seguir por la senda marcada en azul en la foto.

La verdad que el entorno es una maravilla, y la luz del atardecer empieza a iluminar montañas con bellos matices.

Macizo de las Maladetas al fondo

Esa pala nos salva otro buen desnivel, y ya nos vemos entrando casi en el estrecho que da acceso al Ibonet de Literola.

Mirando atrás, nuevamente…..

Y finalmente, pasamos por el estrecho, que nos da acceso al Ibonet.

 

 

Ahora nos tocaba encontrar una pequeña pradera donde plantar la tienda, ya que eran las 8 y la luz empezaba a caer a marchas forzadas, así como la temperatura.

Finalmente encontramos un precario llano, con más piedras que otra cosa, pero que nos salva la papeleta de montar la tienda y pasar la noche.

Apartamento con vistas

El entorno es una pasada, encajados en esta hoya donde está el Ibón, eso sí, bajo un buen manto de nieve y hielo. Y con unas vistas a la pala que tendremos que subir mañana, esperemos que con la nieve bien transformada para que los crampones hagan su trabajo. La temperatura cayendo en picado!! y es que vamos a dormir a 2.500m.

Pedro, la Suite y la rampita de mañana

Cenamos y en seguida nos metemos en la tienda, ya que el frío aprieta y empieza a helar con ganas. Nos vendrá bien, para mañana tener la nieve en perfecto estado.

Una vez amanecidos, nos ponemos en marcha a las 8 tras desayunar y recoger todo.

La nieve está perfecta, se ha puesto como un risco, así que la primera faena es calzarse los crampones y sacar el piolet. Esta primera pala tiene buena graduación, aunque no reviste mayor dificultad. Eso sí, el calor por el día hace estragos y vemos bastantes grietas sobre el manto, cuidadín, cuidadín!!

 

Para evitar grietas, optamos por subir el corredor de la derecha, que tiene un pasín con un pozo de los que hay que tirar de fé, y creer en tu piolet. Pero sí, agarra bien, así que el resalte lo salvamos sin complicaciones. Luego para arriba ya es coser y cantar.

 

Las palas se suceden de diferentes inclinaciones, pero la nieve está muy muy buena, así que vamos seseando para ganar desnivel rápidamente.

En una de las últimas palas, aparece el Hito Este del Perdiguero al fondo, ya dándole el sol……lo que nos indica que salimos de estas palas y llegamos al desague del Ibón de Literola.

En este llano del Ibón, decidimos buscar el sol, y reponer algo de fuerzas después del primer arreón por las palas de nieve.

 


A partir de aquí, es evidente el camino, subiendo por la espalda de la montaña a buscar siempre la arista cimera que nos llevará tras pasar por el Hito Este del Perdiguero hasta el Perdiguero. El Ibón de Literola lo dejamos nuestra derecha, aunque no hay rastro de él, ya que está totalmente sepultado por la nieve.

 

Para nuestra sorpresa hay muy poca nieve en esta última tramada, y lo que podría hacerse más llevadero con crampones, se torna un poco más pesado sobre el canchal de piedras. Es un tramo al principio bastante vertical y pesado de recorrer con tanta pedriza, pero bueno, hay que darle duro y lo acometemos con ganas.

Cuando termina la nieve continua, quitamos crampones y a seguir por las piedras.

Acercandonos a la antecima

Siempre llevaremos la antecima a nuestra vista, en realidad el Perdiguero no lo veremos hasta la cima del Hito Este, lo que iremos viendo como referencia de la cima es una antecima, luego veremos el Hito Este y por último el Perdiguero.

Aquí ya no tiene pérdida, pues sólo hay que seguir el cordal, teniendo siempre la precaución de ir bien metidos en la cara sur, pues la neveros suelen hacer balcón en la cara norte y el paso de una persona podría desencadenar la ruptura. Así que con esa precaución de ir siempre pegado a la izquierda avanzamos a hacer nuestro tres mil.

Perdiguero desde el Hito Este

Llegado al Hito Este (3.171m.) ya vemos perfectamente el Pico Perdiguero y su ultimo cordal antes de la cima. Esto está hecho!!

Perdiguero 3.222m.

Pues objetivo cumplido!!! en la cima, con un día inmejorable, casi sin viento y disfrutando de unas vistas espectaculares. La verdad es que las sensaciones son impagables.

Mientras Pedro medita en la cima, yo me dedico a zoomear los principales macizos….

 

 

Podemos ver el macizo de las Maladetas (Aneto, Maladeta, Maldito, Alba….). También el macizo del Perdido (Monte Perdido, Cilindro de Marboré, Marboré, Soum de Ramond….) o el impresionante Posets o Llardana….

Estamos en la frontera con Francia, por lo que vemos parte de Pirineo frances, yo me encanto con el Lac du Portillon que lo tenemos muy cerquita y que me permite zoomear con la cámara para ver las fracturas del hielo en las orillas.

Con esta guisa, le metemos al cuerpo un poco de bebida y unas barritas y empezamos a pensar en la bajada, que es lo que tenemos a continuación. Vamos bien de fuerzas, pero sabemos que queda un largo camino hasta el coche.

Lo dicho, el único peligro aquí es no arrimarse en exceso al balcón para no forzar la fractura, y siempre con precaución.

El día está espectacular, el calor ha transformado la nieve que ya es primavera, y nos olvidamos de crampones, siguiendo las huellas tiramos para abajo, esta vez, variando la bajada, y es que nos evitamos bajar al Ibón y bajar por las canales de desagüe de éste, si nos vamos hacia la ladera del Perdigueret para bajar por ella, un tramo más cómodo y sostenido que nos llevará al Ibonet mucho más rápido, o al menos más cómodo.

 

Aquí os dejo la ruta en dos mapas……

Este primero desde el aparcamiento hasta el Ibonet donde hacemos noche

En rojo la vía de subida y en azul la variante de bajada…

Y en este otro mapa la segunda parte, desde el vivac del Ibonet hasta la cima…

Y aquí lo mismo, la ruta roja la de subida y la variante azul la de bajada.

En resumen, una gran ruta factible para hacerla en el día (te llevará entre 8 y 9 horas) o como en nuestro caso, para hacer noche por medio y dormir en la montaña. No tiene complicación ni paso técnico alguno, salvo alguna trepada tonta en la artista cimera y todo lo que te puedas encontrar en condiciones invernales. Donde el único handicap es el desnivel acumulado desde el coche 1.600 hasta la cima 3.222m. por lo tanto se ha de estar bien de forma física para subir.

El ambiente es magnífico y las vistas arriba de las buenas y bonitas. A nosotros nos dejó un grandísimo sabor de boca.