Reseña: ¿Hay amor en la guerra?

Nueva lectura y nueva reseña que os hago y que sigue engrosando mi lista de libros que como siempre podéis ver en la sección —> Va de libros

¿Hay amor en la Guerra? Evidentemente sí, el amor nos rodea siempre y aún en tiempo de guerra, Almudena Monferrer nos demuestra que lo hay; y no una sino 20 veces.

La guerra civil española es el marco perfecto donde se desarrollan 20 historias, 20 pequeños relatos donde el amor cobra más sentido que nunca.

La autora ha sabido, a mi juicio, desarrollar un seguido de relatos cortos donde prima el amor en un escenario tan dramático como fue aquella guerra civil. Además, estos relatos se nos presentan en la provincia de Teruel (a mi gusto, un punto a favor), y sin ahondar en debates políticos de vencedores y vencidos, prima por encima de bandos y rivalidades la verdadera historia que quiere transmitir.

Muchas de esas historias basadas en hechos reales pero con los tintes de ficción propios de las novelas, vamos descubriendo relato a relato que el amor es amplio en su definición y que afecta igual a unos que a otros.

Pese a la dificultad de querer desarrollar personajes y trama en relatos cortos, la autora se desenvuelve muy bien y consigue atrapar al lector en cada texto. Sencillez en la escritura, directa en los diálogos y en la trama, construye feacientemente los personajes para lograr enganchar al lector.

Curiosamente, algún relato me deja con la miel en los labios y con ganas de mucho más. Supongo que acostumbrado a los “tochos” de otros autores, se me hacen cortas las más de 150 páginas del libro.

Pero la novela es así, 20 relatos cortos, con mucha enjundia y que definitivamente me deja un gran sabor de boca.

Sabiendo que es la primera publicación de Almu, no me queda más que felicitarla por su buen hacer y con ganas de que nos aporte muchas más novelas para seguir viviendo buenas historias en nuestra provincia.

Si estáis interesados, os dejo algunos enlaces:

Podéis comprar el libro en formato papel o e-book —> aquí

Para saber más de la autora —> aquí

Cosas de naturaleza…

Bueno, pues hoy os traigo un variadito de cosas interesantes que voy encontrando por internet y que creo que tienen cabida en este blog.

Empezamos por este fotón que ha ganado el prestigioso concurso de fotografía Montphoto y que me ha parecido una auténtica brutalidad.

Fotografía de Lorenzo Shoubridge

El Italiano Lorenzo Shoubridge ha ganado con esta sublime foto titulada “La Manada”. Se trata de una fotografía conseguida en el monte Corchia (Alpes Apuanos), y aunque a priori no destaque mucho, si nos centramos en ella, tiene muuuuchas horas de curro detrás. Técnicamente no es complicada, pues se trata de una exposición suficientemente larga para captar la noche (estrellas y paisaje iluminado por la luna) y con un golpe de flash desde la izquierda para iluminar al sujeto principal, a la vez que la barrera de infrarrojos te detecta el movimiento y te dispara la cámara.

Lo verdaderamente difícil en la escena, a mi parecer es encontrar el encuadre perfecto, el paso de una especie taaaaan difícil de captar como el lobo, el segundo de la manada formando una bonita diagonal que siguiendo la vista por el camino nos lleva a todo el marco paisajístico. Sin duda el encuadre estaba perfectamente estudiado. El resultado a mi parecer es brutal, además una iluminación tenue, para dar protagonismo al lobo, pero no restar ni un ápice al resto de la escena para colocar la especie en su ambiente.

Vamos a mi me tiene completamente enamorado esta foto, muy muy chula y muy bien trabajada. Sin duda más que merecedor de este prestigioso premio.

En el enlace anterior de Montphoto os he dejado enlazada la galería de fotos premiadas de este año….para el que le apetezca disfrutar.


Cambiando de tercio, el otro día desde mi cuenta de Instagram, (ya tardáis en entrar y seguirme 😉 ) estuve haciendo una “stories” con esta foto que encontré por Twitter, en el que aparecen 4 elementos vistos desde un microscopio con una misma función.

La de la izquierda, todos sabemos lo que es……la punta de una aguja de una jeriquilla. Un elemento artificial que utilizamos para inyectar un líquido en el cuerpo. Curiosamente las otras tres fotos son de 3 elementos NATURALES para inyectar veneno, pero ¿Sabrías decir de que especies son?

La respuestas al final del post….abajo


El 14 de Octubre, salió publicada la nueva convocatoria para Agente de Protección de la Naturaleza en Aragón, vamos lo que viene siendo Forestal. Por suerte, en la anterior convocatoria pude conseguir mi plaza, después de unos cuantos años de interino, y mucho esfuerzo. Os dejo la convocatoria recién salida por si todavía hay algún despistado ya que se que muchos opositores visitan el blog —> Enlace convocatoria <— como veis aun tenéis días para echar la solicitud (hasta primeros de Diciembre) y a darle fuerte al estudio.

Encontraba el otro día este lámina por internet bastante interesante para diferenciar los 6 pinos autóctonos peninsulares comparando sus acículas, sus piñas, sus piñones, su corteza, incluso su fisionomía….Puede ser de buena ayuda para la gente que comienza y que le cuesta estas cosillas que en el fondo son bastante básicas.

Clica sobre la imagen para verla en grande

Si clicáis sobre la imagen se os abrirá en grande y podréis disfrutar de la lámina a buen tamaño.

También os dejo esta lámina en formato PDF para que podáis diferenciar las diferentes rapaces nocturnas de la Península Ibérica (Lámina de José R. Castelló )

Para disfrutar de esta lámina a tamaño completo debéis descargaros el PDF

Y para terminar con el tema de opositores a forestal, os dejo unos test que voy colgando en una página para que cualquiera los pueda hacer, son específicos para Apn de Aragón, pero al haber muchas preguntas de identificación y legislación estatal puede servir a cualquier opositor de otras comunidades.

De momento hay 4 test de 24, 30, 65 y 50 preguntas, pero si el tiempo me lo permite iré haciendo alguno más.

Podéis acceder a los test, haciendo —> clic aquí <—


SOLUCIÓN a la fotografía:

De izquierda a derecha: Aguja de jeringuilla, colmillo de víbora, quelícero de araña y aguijón de escorpión

Por la Hoz de Beteta

Hoy nos vamos de ruta por la vecina Serranía de Cuenca, nos vamos a conocer uno de los rincones más destacados botánicamente y declarado monumento natural en 2004. Se trata de un cañón excavado por el Río Guadiela de unos 6 kilómetros de longitud abrigado por unos impresionantes acantilados de más de 80 metros en algunos puntos, que ofrecen un abrigo perfecto para el desarrollo de infinidad de especies botánicas junto con excelentes formaciones calcáreas propias de esta serranía.

Dos rutas indicadas en los círculos, arriba el paseo botánico y abajo el sendero a la cueva del armentero

Existen dos itinerarios o rutas sencillas que nos ayudarán a descubrir este entorno y que os vamos a explicar en este post cómo acometerlas para poder disfrutar al máximo este rincón.

Una primera ruta denominada “Paseo botánico” es un cómodo paseo de unos 2,5 kilómetros de longitud que nos llevará de manera sencilla desde la Casa de la Pradera (Excelente merendero) hasta la fuente de los tilos.

La segunda ruta, nace desde esta fuente de los tilos y tras un tramo cómodo nos arremete una subida bastante exigente hasta la cueva del armentero.

Nosotros optamos por hacer 1 ruta y media, es decir, realizamos el paseo botánico y luego la mitad de la segunda ruta, para ahorrarnos el último tramo de subida, pues habíamos leído que no merecía mucho la pena y decidimos emplear el resto del tiempo en visitar otras cosillas por los alrededores.

1ª ruta: Sendero Botánico

Bajando desde Beteta, por la carretera que atraviesa la Hoz, a poco de entrar en el barranco, vemos el desvío a la casa de la Pradera (hay que ir atento para no pasarse) y encontrar el camino de tierra que nos lleva al aparcamiento. Una vez aquí, empieza nuestra ruta junto a un precioso merendero, lugar donde disfrutaríamos a la vuelta de una estupenda comida.

El sendero que cogemos desde el merendero, perfectamente señalizado y sin opción de pérdida, discurre en este primer tramo junto al río, así pues iremos acompañados por el remor del agua.

Este primer tramo de senda es precioso, serpenteando entre la vegetación que casi te abraza, nos vemos inundados por el otoño que ya ha arrancado y de qué forma.

El bosque que nos acompaña es un bosque mixto donde aunque predomine el Pino negral (Pinus nigra), el listado de especies acompañantes es larguísimo, destacando en este sendero el Avellano (Corylus avellana), el Quejigo (Quercus faginea), Tejos (Taxus baccata), Mostajos (Sorbus aria), Acebos (Ilex aquifolium) o Tilos (Tilia platyphyllos) entre otros, ya que pude ver también Arces, álamos, sauces y olmos. En definitiva, un surtido de acompañantes del pino que en esta época otoñal estaban en todo su esplendor.

El sendero continúa muy cómodo, y seguimos disfrutando de la otoñada que nos ofrece el bosque.

La ruta en todo momento cómoda, muy cómoda, sólo en la parte final tiene algún sube baja, pero sin grandes desniveles, por lo que es plenamente recomendable para todo el mundo.

Eso sí, conviene no correr, deleitarse con la flora y fauna que nos vamos encontrando, disfrutar de esos pequeños detalles que nos ofrece el monte y de los que no podemos perdernos.

Mostajo (Sorbus aria) con color otoñal mostrando sus bayas

Tras pasar por el portalón de una antigua estación eléctrica, ya absorbida por el paso del tiempo y por la vegetación….llegamos hasta el primero de los tilos centenarios que podremos ver en nuestra ruta.

No será sin duda el único tilo de nuestra ruta, pues hay muchos en el recorrido. Todos ellos de tremenda longevidad, muy por encima de los 400 o 500 años y que forman unas estructuras realmente fantasmagóricas.

No es fácil encontrar estos tilos en estas latitudes, ya que son especies más eurosiberianas, pero sin duda este rincón de la serranía es un vergel botánico debido a sus características orográficas y hacen que el Tilo de hoja ancha (Tilia platyphyllos) tenga aquí una buena representación.

El sendero, en ocasiones escapa a la cobertura arbórea para mostrarnos los impresionantes paredones de esta hoz, unos escarpes plagados de Buitres y Alimoches que encuentran aquí un lugar perfecto para anidar con toda la tranquilidad del mundo.

En las partes bajas de dichos paredones, recogiendo la humedad que sale por las regatas y las fisuras encontramos otra joyita botánica única de la zona, la planta carnívora Atrapamoscas (Pinguicula mundi) que basa su alimentación en los insectos que quedan atrapados en sus carnosas y pegajosas hojas.

Si queréis saber más sobre esta planta, podéis clicar aquí

Una vez llegados a la fuente de los Tilos, decidimos dar media vuelta para volver a por el coche y comer un poco en el estupendo merendero que habíamos dejado al principio de la ruta.

2ª ruta: Fuente de los Tilos hacia la cueva del armentero

Una vez comidos, bajamos el coche un poco por la hoz hasta el aparcamiento de la Fuente de los Tilos. Aquí decidimos simplemente darnos un paseo hasta la cueva de la ramera y la Cascada de Castro, aunque sabemos de buena tinta que ni la cueva podremos visitar, ni la cascada llevará agua. Aun así el paseo hasta allí, bien merece la pena. Luego el sendero sigue hasta la cueva del armentero previa subida que nos evitamos.

La primera belleza que nos encontramos es la represa de los tilos, un paraje precioso donde jugar con el reflejo del agua y la abundante vegetación circundante. Sin duda un lugar precioso.

Junto al río y en el paseo seguimos disfrutando del otoño y de los tilos centenarios que no nos abandonan prácticamente en todo el recorrido.

Va a ser la tónica general de este último tramo, corto, pero precioso. A sabiendas de que no nos queda mucho más por ver.

Hoja de Avellano (Corylus avellana)

No hace falta decir que la primavera es posiblemente el mejor mes para visitar estas sendas, ya que si de algo se caracteriza esta hoz es por su riqueza botánica, que veremos reflejada en todo su esplendor en primavera. Eso sí, el otoño tiene ese puntazo de color que también nos hará disfrutar de estos paseos.

Y como hemos acortado rutas, nos vamos a ver la Laguna del Tobar, muy cerca de Beteta y que nos ofrece también una paleta de colores preciosa.

Bien merecido el paseo junto a la laguna, que aunque la encuentro falta de aves acuáticas, presenta unos colores…bufffff

En fin, lo dicho, un bonito rincón para escaparse en primavera u otoño, apto para todos los públicos y que nos hará pasar un día excepcional.

El Castillo de Zafra

Francamente cerca de nuestra Sierra de Albarracín, se encuentra el fascinante Castillo de Zafra, un impresionante castillo roquero, que se ha hecho famoso por aparecer en alguna escena de la sexta temporada de la popular serie Juego de Tronos (luego hablamos)

El castillo data del siglo XII, aunque de más antiguo hay restos seguramente desde la época visigoda, incluso antes. Desde la construcción del actual castillo, según los datos de los que se disponen, nunca ha sido conquistado, y es que cuando llegas a las inmediaciones del castillo, descubres la excelente y estratégica colocación para poder defenderlo en una posición ventajosa incluso con muy poca guarnición.

Se haya emplazado en lo alto de una mole de arenisca alargada de unos 120 metros por apenas 25-30 metros de ancho, semejante a un barco, y sobresale de la estructura dos torreones de imponente belleza. La gran pena es que no es visitable ya que se trata de una propiedad privada.

El castillo fue pasando de manos durante muchos siglos, hasta que en 1971 fue vendido en una subasta a Don Antonio Sanz Polo por apenas 30.000 pesetas y adquirió un castillo en ruinas, en el que empleó 30 años y toda su fortuna en reconstruirlo.

Hubiera quedado como un castillo más de la zona cercana a Molina de Aragón, pero la aparición en la estelar serie Juego de Tronos en algunas secuencias de la sexta temporada han encumbrado al castillo en un lugar de visita obligada para amantes de la serie.

Aprovechando que estábamos por allí y buscando por internet uno de los planos de la secuencia de la serie decidimos hacer una imitación de dicha escena en la que se ve a un joven Ned Stark de espaldas.

Y ahí tenemos la imitación, bastante resultona, por cierto.

Bueno, cierro aquí, porque lo mejor es ir y verlo in situ. Para llegar hasta dicho castillo tenemos que tomar la carretera N-211 entre Monreal del Campo y Molina de Aragón. Algo más cerca de esta última población, tenemos que tomar el desvío hasta el pueblo de Hombrados y tras callejear por sus calles siguiendo las indicaciones, una pista forestal nos llevará hasta el pie del castillo.

Estación y Webcam en Bronchales

Bueno, pues finalmente y tras alguna semana de preparar el proyecto y llevarlo a cabo ya podemos dar por finalizada la instalación y puesta en marcha de una estación meteorológica y una webcam en la localidad de Bronchales.

Todo surge a iniciativa del Ayuntamiento de Bronchales que quiere ofrecer a sus vecinos una herramienta más para estar informados del tiempo actual en el municipio, a la vez que abrir un portal a todos aquellos apegados a dicho pueblo que desde la lejanía quieran disfrutar de unas vistas privilegiadas o saber si tal o cual día llovió mucho o hizo frío. Por todo ello, se pusieron en contacto conmigo para llevar a cabo dicho proyecto y ver las posibilidades de llevarlo a cabo.

Además, conociendo el apego y la conexión tan estrecha de la Comunidad Valenciana con el pueblo de Bronchales, incluí en el proyecto a los compañeros y amigos de AVAMET (Asociación Valenciana de Meteorología) que son unos auténticos manitas para estas cosas y que desde el minuto 1 estuvieron más que interesados en el proyecto.

Así que a partir de aquí, empezamos con el tema buscando un buen emplazamiento para la estación, un lugar de conexión a internet y sobretodo una excelente ubicación de la webcam para dar una imagen de Bronchales acorde con su belleza.

La Estación

La elección sin duda fue la Davis Vantage Pro 2, una excelente estación de corte profesional y que ofrece un rendimiento perfecto para un coste comedido. Además, con el complemento de estar calefactada para poder medir bien la precipitación sólida (nieve) que tanto abunda a esa altitud.

El emplazamiento elegido fue el tejado de la ermita de Santa Bárbara, situado en un pequeño promontorio junto al pueblo a 1.596 metros de altitud. Disponíamos de luz, conexión a internet, y el emplazamiento perfecto para la webcam. Además, nos ofrece un sitio privilegiado para medir el viento, que en este pueblo es notable y ofrece unas sensaciones térmicas realmente frías.

Un mástil anclado a la pared mediante un rígido soporte y tres vientos a 120º ofrecen una sujeción a prueba de vientos de más 140 kms/h y es que el primer día de instalación ya reportó una racha de 105 kms/h sin inmutarse.

Los datos son enviados a la web de meteoclimatic y a la de avamet

La Webcam

El emplazamiento ya estaba elegido, por sus privilegiadas vistas del pueblo, por lo que lo único a elegir fue la marca y modelo de cámara. Teniendo en cuenta que en Griegos llevo años con Foscam y estoy más que contento y que también es una de las marcas con las que trabajan los de Avamet, decidimos adquirir la Foscam G4P, una cámara ip de exterior de excelente rendimiento y una calidad de imagen brutal, además de ser muy muy económica.

Podéis ver la imagen en nuestra “sala de webcams” pestañita arriba del blog donde además de la de Bronchales tenéis alguna más para disfrutar de las vistas de la sierra.

Así pues estupenda instalación la que ha quedado para dar servicio a todo el que quiera ver el pueblo en tiempo real o conocer su meteorología. Y enormemente agradecido a los miembros de avamet y al ayuntamiento de Bronchales por implicarse en este estupendo proyecto.

Pronto anunciaremos más webcams y estaciones on line, recuerda seguirnos en redes (facebook, instagram, youtube…..)

Ibón de Ip (Circular)

Hoy nos vamos con un rutón por Pirineos, una subida a visitar el famoso Ibón de Ip, un recorrido de montaña que podemos hacer si nos encontramos en el Valle de Canfranc y queremos pasar una estupenda mañana de pateo.

Datos de la Ruta:

  • Tiempo empleado: 3 horas de subida + 2 horas y media de bajada
  • Distancia: 14 Kilómetros
  • Desnivel: 1.000 metros (aparcamiento 1050m. – Ibón 2100m.)

Ruta circular al Ibón de Ip desde Canfranc, track sobre mapa topográfico

La ruta al Ibón es una caminata circular que nace y muere en el mismo pueblo de Canfranc, concretamente en un aparcamiento al final del pueblo. En realidad existen dos rutas de subida, la parte umbría que sería por la Besera y la parte solana conocida como La Solana. Así que para no hacer repetitiva la bajada, se sube por una y se baja por otra. Las dos son similares, por lo que es indistinto elegir una de subida y otra de bajada. Nosotros optamos por hacer la subida por la Besera para evitarnos el calor del sol subiendo, pero vamos, una vez se acaba el bosque, el sol pega igual en un sitio que en otro.

Así pues, una vez aparcado el coche en dos zonas pequeñas de aparcamientos tras pasar el pueblo de Canfranc y cruzar el río Aragón, en seguida vemos los carteles indicadores de la ruta. También tenemos la opción de subir al Pico de Collarada, pero esta vez optamos por el Ibón. Y como vemos, tenemos unas 3 horas por delante.

La primera parte se hace muy llevadera y aunque es un zigzag para ganar desnivel, el frondoso bosque de coníferas refresca muchísimo el ambiente y se sube a un ritmo cómodo y agradable.

Me entretengo bastante diferenciando especies de flora: bojes, arces, serbales y un largo etcétera de vegetación exuberante y abundante. Además en algunos puntos se nos entreabre el dosel del bosque para fascinarnos con las vistas a las montañas que más adelante podremos contemplar de manera continua.

Salvada esta primera parte, conforme avanzamos vamos superando el dosel del Pino Albar y el ambiente va cogiendo tintes más alpinos, pasando al Pino negro y aumentando mucho los claros en el bosque. Eso sí, aquí vienen rampas duras, quizás las más duras de la subida, que nos hacen empezar a sudar de lo lindo.

Pero no que decir tiene que las vistas son cada vez más prometedoras. Además contemplamos ya la ladera de enfrente viendo la Solana y la senda que nos tocará bajar después de comer. Incluso vemos a algunos excursionistas que suben por ella. Los cortados calizos son increíbles, además de plagados de Buitres que a la tarde nos sobrevolarán.

Y a partir de aquí, ya toca echarse una buena dosis de crema solar, porque el sol será la constante. Así que parada técnica, trago de agua, algo que echarse al gaznate y buena untada de crema.

Conforme avanzamos, ya en zona alpina, se suaviza bastante el terreno, que aunque pica siempre hacia arriba, se hace mucho más llevadero. Ya vemos al fondo el circo donde intuimos que está el Ibón y echando un vistazo a nuestra espalda, se nota muy mucho que hemos ganado muuuucho desnivel, pues ya asoman picos como el Aspe, Lecherín o Tortiellas.

Ya hace rato que nos acompaña en nuestro sendero la preciosa flor de Edelweiss (Leontopodium alpinum), que aunque ya se encuentra algo pasada en floración nos muestra todavía ese blanco y carnoso pétalo tan característico. Además, los silbidos nos alertan también que estamos en tierra de marmotas…..y poniendo bien los sentidos alerta, en seguida las vemos corretear por los canchales de roca.

Finalmente nuestro sendero viene a juntarse con el de la Solana y tras pasar por una casa de pastores y un refugio de montaña, en pocos minutos nos situaremos en el mismo Ibón de Ip

Cuando llegas al Ibón de Ip, te das cuenta que en realidad es un ibón con presa, pues ha servido de suministro de agua a una central hidroeléctrica durante muchísimos años. Copio y pego un extracto que he encontrado por internet que habla sobre ello

La central de Ip es especialmente singular por tratarse de un conjunto hidroeléctrico que permite almacenar energía. El agua, acumulada en el ibón de Ip, a una altitud de 2.115 metros en la cota del embalse, se lleva por una galería de conducción de 2.700 m de longitud y una galería forzada de 3.700 metros hasta la central hidroeléctrica, a 1.174 m. donde es turbinada para producir electricidad. Todo ello con un salto neto de 935 m., el mayor de España en la actualidad y el mayor de Europa cuando fue construida la central. El agua turbinada va a un contraembalse, donde se almacena para ser bombeada con posterioridad por las mismas galerías hasta el embalse del Ibón de Ip. Esta reversibilidad del proceso permite producir o bombear cuando se estima más necesario y almacenar energía, uno de los retos de todo sistema eléctrico.

Me sorprende muchísimo la transparencia del agua que de lejos guarda un azul turquesa precioso, y que cuando te acercas, es de una limpieza y transparencia absoluta. Lo cual aprovechamos para refrescarnos con un buen remojo. En mi caso de pies y alguno más valiente con un baño en toda regla.

Las orillas, aunque pedregosas, ofrecen alguna sombra para pegarle bien tiento a la comida en forma de buen bocata que nos dará fuerzas para la bajada.

Desde la misma presa del ibón hay unas preciosas vistas que nos embelesan durante minutos. Luego ya, toca retirada y coger el camino de la solana para bajar.

Ojo por que la bajada también es fantástica de vistas tanto delante como detrás, pasando por múltiples regueros, alguna fuente y unos cortados que en la subida pudimos ver de frente.

En definitiva, una ruta de montaña más que recomendable, algo durilla por el desnivel que te obliga a realizarla con buen estado de forma, pero sin dificultades añadidas. El ibón es muy bonito, encajado en un circo y con un a ruta en conjunto de 5 estrellas.

Así que lo dicho, si estás por el Valle de Canfranc y no sabes que hacer……toma nota!!!

Estrechos de Barrancohondo (Parte Húmeda)

Bueno, si tenemos memoria, en el blog ya os habíamos hablado de la parte seca de los estrechos de Barrancohondo, más concretamente la espectacular ruta por el Salto de Pero Gil y que muchos de vosotros ya habéis descubierto. Sino, pues clicar en el enlace para descubrir dicha ruta.

Hoy os traemos otra parte de los estrechos de Barrancohondo, concretamente la zona cercana al azud del molino de Barrancohondo y que cuenta con unos estrechos espectaculares, es sí, como reza en el título, esta vez bañados por los manantiales que aquí surgen del río Guadalaviar.

Foto propiedad de Javi Sandín

Como véis sobre el mapa que a continuación os cuelgo, se trata de una pequeña parte de lo que se conoce como Barrancohondo, la parte más baja y de la cual y gracias a unos manantiales de agua, el río SIEMPRE lleva caudal de agua. Un agua por cierto, muy muy fría.

Pero primero vamos a ver cómo llegamos al paraje en cuestión. Tenemos Tres formas de hacerlo:

  • Realizando la ruta del Azud del Molino, que nos llevará directamente al azud de Barrancohondo, punto inicial de nuestro aventura por los estrechos
  • Realizando la ruta de los estrechos (Parte Seca) y una vez en el lecho del río, bajar río abajo hasta dar con la parte húmeda. (la vuelta puede ser dura, por el cansancio hasta el coche)
  • En coche por pista hasta la zona de aparcamiento habilitada

A continuación os dejo el recorrido que hay que recorrer en pista forestal hasta la zona de aparcamiento. Aunque la pista es transitable en vehículo normal (siempre con cuidado) es recomendable tener un todoterreno o todocamino que nos hará ir más tranquilos.

En Rojo tramo a recorrer por pista forestal, en verde paseo andando hasta el azud punto de inicio de nuestra aventura.

Una vez situados en el azud del Molino de Barrancohondo es cuando empieza nuestra aventura por la parte húmeda de los estrechos.

Poza del azud del Molino
Punto inicial de la aventura por los estrechos de barrancohondo

Bueno, pues a partir de aquí, ya nos toca cambiarnos y ponernos en modo “acuático” porque a partir de ahora deberemos remontar río arriba por el mismo lecho. Un agua heladora va a ser nuestra acompañante durante todo el recorrido, que en verano va a ser un auténtico gustazo para quitarnos el calor y refrescarnos el sudor si venimos haciendo alguna ruta senderista. Escarpines o zapatillas es el calzado obligado para caminar por el lecho pedregoso y si tenemos algún tipo de neopreno, pues también mitigará el frescor del agua.

Foto de Javi Sandín

La ruta en sí, no tiene dificultad, y tan sólo hay que dejarse guiar río arriba a través de los angostos estrechos que el río Guadalaviar ha ido excavando en la roca caliza y modelando un paisaje espectacular.

Foto de Javi Sandín
Foto de Javi Sandín

El tema de las pozas más profundas, en la mayoría de los veranos se puede pasar sin llegar a nadar, eso sí, con el agua casi hasta el cuello. Los años más húmedos es posible que haya que pegar algún brazado para pasar 2 o 3 metros nadando. A tenerlo en cuenta por si subimos con mochilas o similares.

Video de Javi Sandín

Dar las gracias desde aquí a Javi Sandín que me ha proporcionado este material tan chulo y espectacular que me han animado a subir este articulo de este precioso rincón de nuestra sierra.

Como veis la aventura es espectacular, y muy sencilla para hacer, incuso con chavalada más pequeña. Ya que no reviste dificultad alguna.

Y una vez que hemos terminado el seguido de estrechos y paredes imposibles, se nos abre ante nosotros un barrancohondo más abierto, más soleado, y con un río naciendo en cada esquina. Estas zonas de nacedero son el punto y final de la ruta. Podéis incluso si os gusta caminar seguir río arriba (en verano con el lecho del río seco) incluso llegar a enlazar con la parte seca que explicamos en otro post.

En definitiva, una aventura sencilla y refrescante en plena sierra de Albarracin, complemento perfecto para los días de más calor, o de algunas de las rutas de la zona.

Dar las gracias a Javi Sandín por proporcionarme material fotográfico tan chulo.

Ruta al Molino y Azud de Barrancohondo

Hoy os traigo una ruta 5 Estrellas que podemos hacer en la Sierra de Albarracin. Además de poder realizarla en cualquier época del año, si la realizamos en verano tendremos el añadido de poder pegarnos un refrescante baño en las aguas del Río Guadalaviar, ya que la ruta discurre en todo momento junto al río. Vamos allá con ella.

La ruta tiene una duración en torno a las 2 horas y poco sin contar paradas, pues tiene una longitud de 7,8 kilómetros, salvando poco desnivel, por lo que no es dificultosa. Aquí os dejo un par de mapas ampliables para ver bien el recorrido, en todo caso, tenéis el track para descargar de mi página de wikiloc

En linea roja la ruta, la variante azul es la que marca la ruta pero que nosotros escaqueamos para volver por mitad de los cultivos. (explico en la parte final del post)

Nos situamos en la localidad de Tramacastilla, muy cerca de su casco urbano, junto a la carretera TE-V-9033 que sube dirección Villar del Cobo, a pocos metros de las últimas casas vemos un puente sobre el río Guadalaviar y una pista que entra. Esa es nuestra zona de aparcamiento junto a un cartel que nos marca la ruta. Estos primero metros de ruta, los haremos siguiendo una pista forestal que discurre entre campos de cultivo.

Primeros metros de la ruta por pista forestal

Así pues andamos los primeros minutos por la Vega de Argalla de Tramacastilla, entre campos de cereal, manzanos, huertos y baldíos. En esta vega es fácil sorprender en verano al precioso Alcaudón dorsirrojo (Lanius collurio) en sus labores de caza diarias. Siempre posado y paciente a la espera de descubrir a su víctima. Es una ave de cierta rareza sobretodo en centro y sur peninsular, por ello importante la presencia en nuestra sierra.

Alcaudón dorsirrojo (Lanius colurio) sobre Espino Albar

Una vez llevemos andada tres cuartos de vega, llegaremos a un desvío en el que veremos el aforo de Tramacastilla propiedad de Confederación Hidrográfica del Jucar y el cual a través del puente debemos cruzar siguiendo las indicaciones en verde y blanco de nuestros sendero.

Puente del Aforo de Tramacastilla

En este aforo es posible que en verano encontremos gente bañándose en la poza ya que es un rincón fantástico para darte un baño. Ya lo destacamos en el artículo que hablamos sobre las 5 mejores pozas de baño de la Sierra de Albarracin. Y es que el rincón bien merece un baño, aunque hoy vamos de ruta y seguimos por nuestros pasos.

Poza de agua junto al Aforo de Tramacastilla

Siguiendo las indicaciones tras pasar el puente del aforo y girar a izquierdas, tendremos que cruzar un bancal en busca de la ladera donde buscaremos el sendero que discurre junto a una acequia de agua.

Como decimos siempre llevaremos la ruta marcada con lineas BLANCO/VERDE, aun así estos detalles son buenos como referencia para saber que vamos bien. Seguimos unos cuantos metros junto a la acequia de riego. Ahora tenemos el río Guadalaviar a nuestra izquierda, y seguimos remontando el río por nuestra senda.

Finalmente y mirando las marcas del sendero, llegará un momento que tendremos que cruzar la acequia para adentrarnos en una ladera algo pedregosa y pasar bajo unas moles calcáreas de imponente aspecto.

A partir de aquí la ruta gana en espectacularidad, ya que vamos a pasar un primer estrecho del río a media altura disfrutando de las hoces que el Río Guadalaviar ha excavado en la roca caliza. Siguiendo las trazas del sendero y algún que otro monolito de piedras solventamos esta ladera pedregosa y entramos en un tramo más cómodo de sendero y realmente espectacular.

Ahora nuestro itinerario gana verticalidad a nuestro lado, así que si vamos con pequeñajos, es importante tenerlos cerca para que un traspiés no sea peligroso. En todo momento el camino es cómodo y sin peligro, pero con los críos ya se sabe que conviene llevarlos “controlados” en estas zonas un poco más expuestas.

Pasaremos por una preciosa cárcava a modo de cueva ideal para hacernos alguna foto y degustas las preciosas paredes calizas de la ruta.

Las vistas cada vez son más bonitas, pues al relieve de paredes verticales se une la frondosidad de la vegetación riparia junto al río y las sabinas y carrascas que nos acompañan en la ladera soleada por donde discurre nuestro sendero. Ya nos va quedando menos para llegar al Molino, así que seguimos sin perder el sendero, bien marcado por aquí, que de terraza en terraza nos llevará casi sin esfuerzo.

En alguna de ellas podemos contemplar el estrecho por el cual el río está pasando y que sólo los más valiente son capaces de realizarlo por el agua.

Una vez finalizado este estrecho llegamos al viejo y en ruinas antiguo molino de Barrancohondo, una edificación que tuvo sus años de gloria, pero que a día de hoy se encuentra totalmente en ruinas y comido por la vegetación. Aquí ya la ruta baja a nivel del río, para recorrer los últimos metros antes de llegar al precioso rincón del azud.

Un cómodo sendero junto al río, donde podremos disfrutar del sonido de sus aguas y con suerte ver volar al esquivo mirlo acuático que habita en estas transparentes aguas.

Y finalmente la recompensa final, el azud del molino, y parte inicial de los estrechos de Barrancohondo, que explicaremos en otro post. Un lugar ideal para darse un baño y disfrutar de un recorrido más salvaje y mucho más refrescante.

Este precioso rincón es la recompensa a nuestra excursión y lugar de baño seguro si la realizas en verano, pues sus frías aguas, son una delicia para soportar mejor los calores.

IMPORTANTE: La ruta a partir de aquí es circular y vuelve por la otra orilla del río, subiendo a buscar las pistas forestales. Es una vuelta un poco más pesada y menos atractiva, por lo que es plenamente recomendable volver por el mismo sendero por el que se ha venido.

En el track que os adjunto para descargaros y realizar la ruta circular, el que opte por volver por las pistas que sepa que hemos acortado un poco el recorrido ya en la vega de argalla para no dar tanta vuelta. (el recorrido original sería por donde va la linea azul)

Clica en la imagen para ampliar

Y en fin, esto es todo, una ruta plenamente recomendable, sencilla y muy refrescante en verano, pues no hay que olvidarse el bañador y darse un buen chapuzón. Aunque también atractiva para hacer en cualquier época del año.

TRACK PARA DESCARGAR DE LA RUTA

Accede a la sección de tracks y rutas del blog para otras rutas