Perdiguero 3.222m. (Por Literola)

Bueno, pues hoy vamos con una ruta en mayusculas por tierras pirenaicas. Llevábamos unos meses ya con ganas, pero por unas cosas u otras, al final se nos iba al traste cualquier escapada a Pirineos. Finalmente, nos reservamos el puente de San Jorge, festivo en Aragón para la escapada, y como objetivo nos pusimos subir el Pico Perdiguero, que con sus 3.222m. es una de las cumbres míticas de la zona de Benasque.

Nuestra primera propuesta era subir por el valle de Literola, dormir en la Cabaña de Literola y al día siguiente hacer cima, pero pensando que era puente festivo en Aragón y que podría haber gente, decidimos cargar con la Tienda y hacer noche más arriba, en el Ibonet de Literola, sobre los 2.500 metros para luego al día siguiente acometer la cima. Y dicho y hecho, subimos el sábado por la tarde y aparcamos en el Puente de Literola, no tiene pérdida, pues saliendo de Benasque en dirección al Valle de Benasque, el Valle de Literola se abre a la izquierda justo en frente del Balneario de los Baños de Benasque. Hay una zona cómoda de aparcamiento a la derecha junto a la carretera y en seguida se ve el inicio de sendero, bien señalado que te informa que en 3 horas llegas al Ibonet.

Así pues, cargando bien la mochila con todo lo necesario, dejamos aparcado el coche y para arriba con las pilas bien cargadas, son las 5 y media y nos esperan aun unas 2 horas y media de subida hasta el Ibonet donde queremos montar la tienda.

 

Los primeros repechos nos llevan por dentro del bosque de Pino y Aveto, un entorno muy bonito para empezar y que conforme vamos ganando desnivel, nos deja ya en las primeras praderas de montaña.

Llegados este punto, la vegetación arbórea desaparece casi por completo y nos adentramos en el mundo de la hierba, las flores, la roca y la nieve. Hemos ganado rápidamente altura y de los 1.600m. donde dejamos el coche, estamos ya en los 1.900, los primeros neveros en la cara sur, empiezan a ser visible, así como los restos de algunos aludes que este invierno han sacudido esta ladera.

Por contra, la otra vertiente del valle, la cara norte, arranca tapada por la nieve ya bien bien entrados los 2.000m. y de forma continuada. La cara sur, en cambio, sólo son  machas……

Llegamos a la altura de la Cabaña de Literola, sobre los 2.000 metros, y vamos con muchas fuerzas todavía, así que ni paramos, eso sí, desde aquí ya vemos el Perdigueret y al fondo el Hito Este del Perdiguero, objetivo del sábado.

Perdigueret en primer plano e Hito Este del Perdiguero al fondo

Después de seguir subiendo y siempre por la vertiente solana, llegamos a lo que bautizamos como el mini-ibón, una pequeña lagunilla a unos 2.300m. de altitud, aquí ya la nieve empieza a ser continuada, pero no nos planteamos cramponear, ya que hay mucha huella y la nieve está muy blanda, se avanza muy bien.

En nuestro caso, en la subida, seguimos la ruta normal del sendero, que nos sube por la pala derecha (flecha azul), pero en la bajada optamos por recorrer el arroyo que desemboca del Ibonet hasta esta lagunilla y que nos traería más comodamente (vallejo señalado con la flecha roja). Si hay suficiente nieve, es preferible ir por donde discurre el río, sino, mejor seguir por la senda marcada en azul en la foto.

La verdad que el entorno es una maravilla, y la luz del atardecer empieza a iluminar montañas con bellos matices.

Macizo de las Maladetas al fondo

Esa pala nos salva otro buen desnivel, y ya nos vemos entrando casi en el estrecho que da acceso al Ibonet de Literola.

Mirando atrás, nuevamente…..

Y finalmente, pasamos por el estrecho, que nos da acceso al Ibonet.

 

 

Ahora nos tocaba encontrar una pequeña pradera donde plantar la tienda, ya que eran las 8 y la luz empezaba a caer a marchas forzadas, así como la temperatura.

Finalmente encontramos un precario llano, con más piedras que otra cosa, pero que nos salva la papeleta de montar la tienda y pasar la noche.

Apartamento con vistas

El entorno es una pasada, encajados en esta hoya donde está el Ibón, eso sí, bajo un buen manto de nieve y hielo. Y con unas vistas a la pala que tendremos que subir mañana, esperemos que con la nieve bien transformada para que los crampones hagan su trabajo. La temperatura cayendo en picado!! y es que vamos a dormir a 2.500m.

Pedro, la Suite y la rampita de mañana

Cenamos y en seguida nos metemos en la tienda, ya que el frío aprieta y empieza a helar con ganas. Nos vendrá bien, para mañana tener la nieve en perfecto estado.

Una vez amanecidos, nos ponemos en marcha a las 8 tras desayunar y recoger todo.

La nieve está perfecta, se ha puesto como un risco, así que la primera faena es calzarse los crampones y sacar el piolet. Esta primera pala tiene buena graduación, aunque no reviste mayor dificultad. Eso sí, el calor por el día hace estragos y vemos bastantes grietas sobre el manto, cuidadín, cuidadín!!

 

Para evitar grietas, optamos por subir el corredor de la derecha, que tiene un pasín con un pozo de los que hay que tirar de fé, y creer en tu piolet. Pero sí, agarra bien, así que el resalte lo salvamos sin complicaciones. Luego para arriba ya es coser y cantar.

 

Las palas se suceden de diferentes inclinaciones, pero la nieve está muy muy buena, así que vamos seseando para ganar desnivel rápidamente.

En una de las últimas palas, aparece el Hito Este del Perdiguero al fondo, ya dándole el sol……lo que nos indica que salimos de estas palas y llegamos al desague del Ibón de Literola.

En este llano del Ibón, decidimos buscar el sol, y reponer algo de fuerzas después del primer arreón por las palas de nieve.

 


A partir de aquí, es evidente el camino, subiendo por la espalda de la montaña a buscar siempre la arista cimera que nos llevará tras pasar por el Hito Este del Perdiguero hasta el Perdiguero. El Ibón de Literola lo dejamos nuestra derecha, aunque no hay rastro de él, ya que está totalmente sepultado por la nieve.

 

Para nuestra sorpresa hay muy poca nieve en esta última tramada, y lo que podría hacerse más llevadero con crampones, se torna un poco más pesado sobre el canchal de piedras. Es un tramo al principio bastante vertical y pesado de recorrer con tanta pedriza, pero bueno, hay que darle duro y lo acometemos con ganas.

Cuando termina la nieve continua, quitamos crampones y a seguir por las piedras.

Acercandonos a la antecima

Siempre llevaremos la antecima a nuestra vista, en realidad el Perdiguero no lo veremos hasta la cima del Hito Este, lo que iremos viendo como referencia de la cima es una antecima, luego veremos el Hito Este y por último el Perdiguero.

Aquí ya no tiene pérdida, pues sólo hay que seguir el cordal, teniendo siempre la precaución de ir bien metidos en la cara sur, pues la neveros suelen hacer balcón en la cara norte y el paso de una persona podría desencadenar la ruptura. Así que con esa precaución de ir siempre pegado a la izquierda avanzamos a hacer nuestro tres mil.

Perdiguero desde el Hito Este

Llegado al Hito Este (3.171m.) ya vemos perfectamente el Pico Perdiguero y su ultimo cordal antes de la cima. Esto está hecho!!

Perdiguero 3.222m.

Pues objetivo cumplido!!! en la cima, con un día inmejorable, casi sin viento y disfrutando de unas vistas espectaculares. La verdad es que las sensaciones son impagables.

Mientras Pedro medita en la cima, yo me dedico a zoomear los principales macizos….

 

 

Podemos ver el macizo de las Maladetas (Aneto, Maladeta, Maldito, Alba….). También el macizo del Perdido (Monte Perdido, Cilindro de Marboré, Marboré, Soum de Ramond….) o el impresionante Posets o Llardana….

Estamos en la frontera con Francia, por lo que vemos parte de Pirineo frances, yo me encanto con el Lac du Portillon que lo tenemos muy cerquita y que me permite zoomear con la cámara para ver las fracturas del hielo en las orillas.

Con esta guisa, le metemos al cuerpo un poco de bebida y unas barritas y empezamos a pensar en la bajada, que es lo que tenemos a continuación. Vamos bien de fuerzas, pero sabemos que queda un largo camino hasta el coche.

Lo dicho, el único peligro aquí es no arrimarse en exceso al balcón para no forzar la fractura, y siempre con precaución.

El día está espectacular, el calor ha transformado la nieve que ya es primavera, y nos olvidamos de crampones, siguiendo las huellas tiramos para abajo, esta vez, variando la bajada, y es que nos evitamos bajar al Ibón y bajar por las canales de desagüe de éste, si nos vamos hacia la ladera del Perdigueret para bajar por ella, un tramo más cómodo y sostenido que nos llevará al Ibonet mucho más rápido, o al menos más cómodo.

 

Aquí os dejo la ruta en dos mapas……

Este primero desde el aparcamiento hasta el Ibonet donde hacemos noche

En rojo la vía de subida y en azul la variante de bajada…

Y en este otro mapa la segunda parte, desde el vivac del Ibonet hasta la cima…

Y aquí lo mismo, la ruta roja la de subida y la variante azul la de bajada.

En resumen, una gran ruta factible para hacerla en el día (te llevará entre 8 y 9 horas) o como en nuestro caso, para hacer noche por medio y dormir en la montaña. No tiene complicación ni paso técnico alguno, salvo alguna trepada tonta en la artista cimera y todo lo que te puedas encontrar en condiciones invernales. Donde el único handicap es el desnivel acumulado desde el coche 1.600 hasta la cima 3.222m. por lo tanto se ha de estar bien de forma física para subir.

El ambiente es magnífico y las vistas arriba de las buenas y bonitas. A nosotros nos dejó un grandísimo sabor de boca.

 

 

Anuncios

La Balsa de los Curas (P.N. Alto Tajo)

007 campamento indio

Campamento amigo/familiar en el Camino de la Vega año 1991

Siguiendo con las prospecciones que ya había realizado el invierno pasado por la fantástica ruta invernal por la parte norte de las Decimadas, esta vez me había propuesto un nuevo paseo invernal río arriba, esta vez llegando a la famosa Balsa de los Curas, en pleno camino tradicional a la Vega del Codorno. Es un rincón del Tajo que ya había disfrutado, unos 26 años atrás, cuando era un auténtico canijo y del que guardaba unos bonitos recuerdos. Y al que volví a los pocos años para acampar con familia y amigos, pasando unos días estupendos

015

De Baño con Patxi, año 1988

 

014

De Pesca con Patxi, año 1988

 
Por suerte o por desgracia, esta vez, ya me esperaba un río menos helado y más transitable, ya que aunque en periodo anticiclónico de bastantes grados bajo cero durante la noche, el día ofrece temperaturas más que agradables, por lo que era difícil encontrar el espectáculo que encontré con la anterior ruta de la zona. Aun así, decidimos ir a darnos la vuelta y estirar un poco las piernas por aquellos lares. La ruta es la que veis aquí

capturada

 

Dejamos el coche justo en el collado del Cerro de la Ceja y nos bajamos a buscar el vallejo que baja directo al tajo…luego sólo es subir río arriba en busca de unos arrastraderos de madera en la cara nordeste del Cerro del Escorial, subida empinada pero que se hace zigzagueando lo más posible para salvar el desnivel.

La primera bajada por el vallejo hasta el río se hace rápida y por desgracia no hay nieve ni hielo que le hubieran dado un plus, pues es una bajada casi en cara norte y es umbrío al 100%, pero está limpio y bajamos rápido. Hace frío, calculo sobre los -2/-3 grados y subiendo…

IMG_3514

Una vez llegamos al río, el escarchazo es evidente, y las zonas bien expuestas tienen una buena capa de hielo, no sólo el suelo, sino árboles y arbustos. Está bonito, así que aprovechamos para hacer alguna foto en detalle.

IMG_3522

Curiosamente el agua no hielo ni en las orillas, debe bajar aun algo “caliente” de las abundantes lluvias del mes pasado, y sobretodo de la falta de frío intenso. El ambiente a la sombra es gélido y apetece más que nunca el sol, así que buscando un sendero improvisado junto al río ponemos dirección río arriba embaucados en la escarcha reinante.

IMG_3520

Al poco rato, llegamos al Camino de la Vega, junto a la plancha de los curas. El espectáculo de luz, escarcha, sombras y contrastes es genial!!

IMG_3533

El río no tiene hielo, pero las orillas están jugosas de escarcha y pequeña cencellada en arbustos y arboles a la sombra, así que toca detenerse y disfrutar del entorno y del espectáculo.

IMG_3538

 

IMG_3539

 

Por suerte hemos llegado a buena hora, el sol todavía no ha borrado la huella del frío y de la noche. Eso sí, si estás mucho rato a la sombra….refresca!!

 

IMG_3546

 

IMG_3549

 

Después de un rato de tomas y más tomas, seguimos río arriba, el río se vuelve monótono y con poco aliciente. El entorno es muy bonito, típico de estos parajes del Alto Tajo, pero no nos ofrecen muchos motivos fotográficos, así que aunque con un paisaje precioso no nos detenemos mucho.

IMG_3558

 

Aun encontramos por eso un par de detalles dignos de mención. Por un lado, algunos escaramujos todavía con algunas hojas, debido supongo a la falta de fríos severos por estos lares que no han acabado de mermar a las pequeñas caducifolias.

IMG_3532

Ya por último nos detenemos ante unos cuantos Tilos (Tilia platyphylos) de un porte milenario. Auténticas reliquias eurosiberianas que merece la pena conservar en estas pedregosas laderas del Alto Tajo y que nos alegran la vista. Creo que merecerá la pena volver en Primavera para disfrutar estos paisajes con otros colores…..

IMG_3563

La subida por la cara Nordeste del cerro del Escorial se hace muy amena debido a la cantidad de Acebos existentes. Me recuerda mucho a la umbría del Acebar que hay en una de las laderas del Hoz Seca, también dentro del Parque Natural. Sin duda una subida en la que contamos fácilmente más de 100 acebos de distintos portes y formas. Vamos, todo un espectáculo para la vista.

En fin, poco más de la ruta, cortita y coqueta, para un sábado por la mañana con ganas de madrugar un poco. Yo le estimo unos 3 horas y poco paradas incluidas a almorzar algo y hacer fotos. Con mucho aliciente en todas las épocas del año, sobretodo verano por poder bañarte en el Tajo, otoño por la paleta de colores e invierno por los alicientes de frío y hielo que podamos encontrarnos.

Un saludo

Ascension invernal al Moncayo 2.315m.

El plan inicial para el fin de semana era el carismático Pedraforca 2.506m. situado en la Comarca del Berguedà, en la provincia de Barcelona.
Pero las circustancias nos impidieron visitar tierras catalanas, así que nos desquitamos con una subida invernal al Moncayo 2.315m.
Ya habíamos subido el Moncayo en verano pero quizás un buen atractivo de esta cima del Ibérico, radica en una subida invernal por
el circo del “cucharón”. Así pues preparamos material y a las 9 de la mañana ya estabamos en el Santuario de la Virgen del Moncayo, prestos
para empezar la subida.

20130216_084236

Ya de viaje, el día vaticinaba muy buen tiempo y desde lejos el macizo nos mostraba su blanco aspecto. Así que con la ilusión,
pronto nos olvidamos del Pedraforca para centrarnos en nuestro objetivo.

20130216_091931

Ya desde los primeros pasos para acercanos al Santuario, pudimos disfrutar de las impresionantes vistas sobre el valle del Ebro, y
de toda la línea pirenaica que se disfruta desde este estupendo mirador. Sin ser excepcionalmente claro el día, la atmósfera nos dejaba disfutar de las vistas.

20130216_100759

Nada más salir del Santuario y entrar en el bosque nos calzamos los crampones, pues la nieve ya va a ser continua y al estar bastante trilllado el camino casi se camina mejor con ellos. La elección es buena, y pronto vamos más rápido que los que suben “a pelo”, aun así, degustamos la primera parte de la subida que se hace dentro de un frondoso bosque de pinar.

20130216_101958

20130216_102637

Una vez salimos al circo del Cucharón, se nos dibuja una buena sonrisa, las condiciones son inmejorables de nieve y tiempo, se vaticina una buena disfrutona.
Charlando con unos paisanos que también quieren acometerla, decidimos hacer la subida por la vía normal del cucharón. Además vemos que hay bastante gente subiendo
y abriendo huella, por lo que si la nieve no está del todo dura, podremos avanzar con facilidad. Para la bajada decidimos aventurarnos por una canal muy bonita
que discurre entre imponentes afloramientos rocosos.

20130216_124923 - copia

Así pues manos a la obra, empezamos a cruzar la morrena del antiguo glaciar en busca de la falda del circo. Quizás este primer acercamiento sea lo menos atractivo
de la ruta, pues la nieve está muy venteada y afloran rocas con la consecuente incomodidad para los crampones.
Conforme nos acercamos, vemos que sube bastante gente por la ruta, contamos una veintena bien bien.

20130216_104021

20130216_104558

Empezamos la pala a buen ritmo, la nieve está bastante bien y aunque no está dura dura, se deja trabajar. Sacamos los piolets para ayudarnos en la ascensión y empezamos
con el ritmo constante de subida. El circo presenta un inmejorable aspecto en cuanto a cobertura nivosa, incluso los afloramientos rocosos mantienen una buena capa de hielo que hacen del paisaje aun más atractivo si cabe.

20130216_104811

20130216_105452

La pala va ganando inclinación y se suceden las paradas a coger aire y retratar un poco el lugar. Trabajamos técnicas de progresión con crampones, detenciones con piolets y
“jugamos” un poco con lo que nos permite la nieve. Al fin y al cabo, estas ascensiones fáciles no son más que entrenamiento para rutas de más entidad. Y por supuesto disfrutamos del día y de la subida.

20130216_110244

20130216_111745

20130216_111751

En la parte más alta adquiere un poquito más de verticalidad (he leído por ahí que hasta algo más de 50º de inclinación en la ultima tramada). En cualquier caso la subida
es facilona y disfrutona. Algunos ya van de bajada y hay que ir con cuidado con los trozo de hielo que empiezan a rodar. Pero sin muchos contratiempos llegamos a la parte alta.
Desde aquí hasta el vértice geodésico, apenas unos metros que se hacen muy cómodos de andar por perder la verticalidad, aunque el al estar más expuestos, el viento arrecia un poco
y nos obliga a abrigarnos.

20130216_112555_stitch

20130216_113414

El desierto blanco es imponente, y cualquier formación fuera de lo común, está repleta de hielo, así en la cima, los diversos monolitos y paravientos levantados con piedras
están sepultados literalmente por el hielo que crece en formas inimaginables. Todo un espectáculo.

20130216_113711

20130216_113514

Nos resguardamos en el bloque de hielo del vértice y damos buena cuenta de unos frutillos secos, barritas, dátiles y un poco de líquido.

20130216_113718

20130216_114834

En la bajada decidimos desviarnos de la normal y meternos por un corredor muy chulo en mitad de las formaciones de roca. Es un paisaje espectacular todo recubierto de hielo y a la vez, vamos abriendo huella.

20130216_122633

20130216_122649

Aquí la pendiente si que tiene momentos de bastante grado y te obliga a ir atento y con precauciones. La nieve empieza a empeorar conforme perdemos altura y el sol  va haciendo efecto. Asi que tras pasar el corredor, ponemos culo al suelo y nos dejamos llevar por la gravedad. En segundos, ya estamos abajo!!

20130216_122942

Tras la bajada por el bosque, esta vez sin demora y con la cabeza puesta en la cervecita del rigor que nos íbamos a “cascar” en el Santuario.

20130216_131336

Y así terminamos la jornada, algo cansados pero con esa sonrisa en la cara de haber disfrutado de un gran día en la montaña.

20130216_162149

Ya en casa de Pedro, Mari nos regala un arroz al horno de los que no se olvidan (buenísimo Mari, buenísimo!!), con hambre de siete leones, damos buena cuenta y comentamos la jugada del día y las futuras ascensiones del año, que por lo que se ve, vienen cargadas.

Pedir disculpas por la calidad de las fotos, pues están hechas con el móvil, ya que al final no me subí la cámara de fotos…..error por mi parte.

Datos técnicos:

Desnivel: 750 metros

Tiempo: 2 horas y poco hasta la cima y algo menos de bajada, total contando paradas y descansos, en torno a las 4 horitas.

Material: imprescindible crampones, piolet y paravientos (arriba el viento está casi asegurado). En condiciones de niebla casi obligado GPS,.

saludos