El Karst de aguas amargas

Seguro que la mayoría de los que leen este blog, han estado en la ciudad encantada de Cuenca o en el Monasterio de Piedra, o incuso en el torcal de Antequera…..son lugares excepcionales, de una belleza inusitada y con unas formaciones fantásticas. Todos los procesos que han llevado a la formación de estos rincones son los denominados procesos karsticos, o relieve karst. El karst no es más que la erosión química que produce el agua sobre algunas rocas solubles en el agua. De estos procesos encontramos innumerables representaciones que todos conocemos, como las cuevas, las estalactitas o estalagmitas que se forman dentro de ellas, las famosas dolinas que encontramos por nuestra sierra, las simas, los cañones, etc…

Ya hemos hablado alguna vez de algunas de estas formaciones, os he presentado por ejemplo la cueva del tornero con sus formaciones de estalactitas o estalagmitas y también hemos nombrado la cueva de la Úbriga pero hoy vamos a nombrar otro procesos karstico un pelín más escondido, pero no por ello menos interesante.

IMG_3484-01

Aguas amargas, precioso paraje de Griegos, como su nombre indica es un precioso valle en forma de cubeta donde antiguamente se aprovechaba la salinidad de su arroyo en forma de salinas y donde aun se pueden ver los restos de lo que en su día fue una explotación salina.

Este arroyo salino tiene su por qué, y es lo que intentaremos explicar. En esta primera foto que os he puesto teneis una de las surgencias de agua en el mismo valle, y aunque a primera vista parece un pequeño hoyo que recoge el agua de lluvia, tiene un aporte subterráneo de agua que ahora veremos.

Si nos fijamos al fondo, vemos una ladera que sube cubierta de pinos y si nos subimos en esa dirección llegaremos a lo alto sorprendidos seguramente por un relieve en el suelo más que sorprendente.

Habremos llegado, a un pequeño paraje, denominado por los de Griegos, “los simarros” (simas pequeñas)

IMG_3639-01

Se trata de una serie de resquebrajaduras y pequeñas simas, efecto de la erosión hídrica y disolución de los materiales. Se atisban un complejo importante de pequeñas galerías y simas que se adentran en la ladera.

IMG_3640-01

Parecen o pueden confundirse con unas trincheras de la guerra de civil, pero más allá de que en tiempos fueran utilizadas por nuestros antepasados con estos fines, el origen es bien distinto.

Para mi es un paraje fantástico en el que me dejo sumergir buscando más y más grietas, más y más cuevas…….es una zona en constante cambio.

IMG_3485-01

Volviendo por nuestros pasos, de nuevo al fondo del valle de aguas amargas, veremos que no hay ni una ni dos surgencias, sino muchas más, algunas con agua, otras casi colmatadas, y seguramente, si nos encontamos en la época adecuada podamos ver manar el agua y salir un arroyo de ellas.

IMG_3478-01

En la surgencia más cercana al fondo del valle, encontramos movimiento de agua y un arroyo que nace. Un agua, que si la probamos notaremos su sabor salobre, consecuencia directa del aporte de sales que ha disuelto y que transporta. En esta foto vemos la poza con agua, y un pequeño arroyo que mana de ella. Y en la siguiente, el detalle de la zona donde remolinea la fina arena en constante movimiento por donde va surgiendo el agua.

IMG_3480-01

Es un espectáculo que no conviene perderse, porque aunque no llega a ser espectacular, sí que nos dejará con la boca abierta.

Os dejo un pequeño esquema que he hecho, que explica gráficamente cómo el agua de lluvia y nieve se filtra en la zona de los simarros, disolviendo la roca y tras pasar por unas galerias como agua subterránea emerge en el fondo del valle a modo de surgencia plagado de sales minerales que dotan al agua de un sabor salado.

relieve aguas amargas

Evidentemente este proceso es estacional y depende de la pluviometría, por lo que las épocas de visita recomendada son la primavera y el otoño, siempre y cuando hayan sido lluviosos.

Espero no haber aburrido mucho al personal, saludos

Anuncios

Plata de Ley

IMG_8352-01

Posiblemente el paraje de la sierra más frío con diferencia, sea “aguas amargas”. La altitud que allí reina, así como su orografía de valle practicamente cerrado y el pequeño arroyo de aguas salobres que lo riegan hacen de este rincón un lugar idoneo para la inversión térmica. Esto produce que mientras en Griegos, Orihuela o Bronchales, disfrutan de una temperatura matinal de 2ºC o 3ºC, en aguas amargas podemos estar muy facilmente a -2ºC, -3ºC o incluso más. Si a esto le añadimos la escarcha, pues….podemos pasar un buen rato fotografiando los cristales de hielo.
Este sabado pasado, se dieron las condiciones ideales para la formación de escarcha en aguas amargas, y por allí pasaba yo bien temprano ansioso de fotos y naturaleza.

IMG_8348-01

Todo el paraje estaba espléndido, blanco puro y con una neblina que empezaba a iluminar el sol matinal. Así que no me lo pensé dos veces y decidí dedicarle un rato a la escarcha. Otra chaqueta por encima y a soportar los -2ºC que marcaba el coche.

IMG_8350-013

Son sintomas y preludio de lo que vendrá, del frío, de la nieve y del hielo casi perpétuo durante semanas en estos parajes.
Pasamos algo de frío, pero creo que el resultado es más que satisfactorio.

saludos

Leyendo el Paisaje II

Estoy sin conexión a Internet (nuevamente los de Telefónica me dejan sin linea), así que subo el artículo desde Orihuela.

Si giramos 180 grados respecto a la toma anterior de paisaje en la que pudimos disfrutar del “pajarejo” y el Caimodorro nos encontramos ahora en frente con la depresión de Aguas amargas, por la que se adentra la pista forestal que nos adentra en el valle. Preside en mitad un promontorio conocido como el “cerro medio” y que alberga a un lado de sus faldas la riquísima fuente de las Palomas y al otro la paridera de aguas amargas junto a unas antiguas y ya abandonadísimas salinas.

No hay que ser muy listo para saber que me encuentro situado justo en el extremo del cerro de “La Desesperada”, que como he podido demostrar tiene unas vistas únicas prácticamente en los 360º que alcanza la vista.

Nuevamente podemos otear más detalladamente el paisaje para adivinar que siguen habiendo invitados en nuestra panorámica. Esta vez, el zoom lo haremos muy, muy cerca de la siembra de trigo donde acostumbran a acudir diariamente una vez que el sol se va perdiendo en el horizonte.

Como vemos nuevamente hay sorpresa, con este trío de ciervas que ya se aventuran a salir de la espesura para darse un buen festín con el vigoroso trigo que ya despierta del duro invierno.

En pocos minutos, ya estaban atracándose en mitad del sembrado.

Curiosa sin duda la otra tarde cuando además de disfrutar de la estupenda panorámica que ofrece “La Desesperada”, pude entresacar algunos detalles del paisaje. Sin duda que no es fácil disfrutar de estos detalles en cada paisaje, ni tan siquiera pondría la mano en el fuego de que volvería a verlos si volviese al mismo punto. Pero hay factores que favorecen el ver un paisaje así (la hora, el lugar, la estación del año, el silencio, la paciencia y por supuesto la suerte) son todo factores que si los escogemos a conciencia multiplicaremos las probabilidades de ver algo más que un paisaje.

saludos