Torcas de los Palancares y Lagunas de Cañada del Hoyo

Hoy nos vamos de nuevo de ruta, esta vez a descubrir uno de los rincones más bonitos de la Serranía de Cuenca, uno de aquellos lugares imprescindibles para pasar un día, incluso con la compañía de los más peques, ya que la ruta es para todas las edades.

Desde hacía tiempo conocía la existencia de unas formaciones bastante espectaculares que se daban de forma masiva en una zona de la Serranía de Cuenca, el relieve kárstico en estado puro. Se trata de una zona donde abundan las famosas Torcas, y donde dichos relieves han modelado el paisaje de tal manera que es todo un espectáculo pasearse por todas ellas.

torca-mapa

Si miramos el mapa topográfico es todo un espectáculo de agujeros uno junto a otro, y es que las torcas es una mezcla entre una dolina y una sima. De paredes escarpadas como las simas, pero de unas dimensiones y estructuras más propias de las Dolinas, es un relieve cuanto menos peculiar. Lo bonito del lugar, es que a apenas 10 kms de distancia tenemos otro seguido de torcas, pero éstas más cercanas al nivel freático, lo que ha llevado a que se encuentren parcialmente inundadas de agua, en forma de lagunas. Pero vayamos por partes y organicemos bien la ruta.

Nosotros veníamos desde Teruel, dirección Cuenca por la Nacional 420, y por cercanía decidimos visitar primero las Lagunas de la Cañada del Hoyo, es decir, las torcas inundadas. Así que algunos kilómetros antes de llegar a Cuenca, encontramos el desvío hacia el pueblo de Cañada del Hoyo. Llegados dicho pueblo sólo tenemos que cruzarlo siguiendo las indicaciones de las Lagunas, y en breve llegamos al aparcamiento habilitado para su visita.

laguna-mapa

En este caso, tenemos tres torcas cercanas a la carretera, que son visitables, ya que las más alejadas están en propiedad privada y sólo son visitables en algunas épocas del año. Pero bueno, no íbamos sobrados de tiempo, así que degustamos con buen sabor estas tres preciosas lagunas.

img_0795

 

La primera que nos encontramos tras leer la cartelería informativa es la Laguna de la Gitana, con una agua oscura que en su información nos explica que tiene una profundidad considerable, en torno a 20 metros, y que tiene tres capas de agua de diferente densidad, composición  y temperatura que no llegan a mezclarse, quedando siempre unas capas separadas de otras, siendo uno de los pocos lagos en España con estas características. Incluso en la parte más profunda, donde el agua está más fría se produce un fenómeno de falta de oxígeno.

img_0798

Curiosas características para una laguna preciosa, que en verano, según cuentan adquieren sus aguas unas tonalidades blanquecinas debido la precipitación de los carbonatos debido al la actividad del fitoplacton. Curiosidad sin duda que en estas fechas es difícil de creer. Aun así he visto alguna foto de esa característica y es espectacular.

Nos dejamos embriagar por el entorno, que aunque sea invierno y esté todo mucho más apagado de colores y vegetación, es un sitio fantástico para venir en cualquier época del año.

img_0807

Poco más arriba, nos tropezamos con el lagunillo del Tejo, un precioso ojo en la tierra, de agua oscura y con unas pequeñas plataformas flotantes en la orilla, todo nos hace indicar que es la laguna predilecta de las tortugas que aquí habitan. Pero el sendero nos invita a seguir subiendo para ver la bonita Laguna del Tejo, esta sí, grande, inmensa y con unos colores transparentes y verdosos que la hacen apetecible hasta para el baño.

img_0800_stitch

Me recordaba vagamente a los preciosos ibones de montaña, que belleza!!!. Descubro que tienen 30 metros de profundidad, y que en sus laderas más umbrías crecen los tejos, un pequeño sendero nos da acceso a dichos tejos y a una fuentecilla que se encuentra seca en la misma ladera de la Torca.

Con el buen sabor de boca de las Lagunas, no decidimos bajar a las privadas a ver si podemos pasar, pues con la tontería del viaje y el recorrido se nos ha hecho la hora de comer así que nos acercamos al pueblo en busca de un restaurante donde dar buena cuenta de las delicias locales.

Ya llevaba una buena reseña del Restaurante “la Venta de los Montes”, y que bien que se come. Menú de pueblo, comida casera y abundante, mejor servicio y buenísima relación calidad precio. Así que harticos de buen comer, volvemos dirección a las laguna que hemos visitado y antes de llegar a ellas, vemos un desvío a mano izquierda (según vamos a las lagunas) de una carretera asfaltada que sin dejarlas nos llevará la otra zona de Torcas, las Torcas de los Palancares. (en el mapa que adjunto la carreteras es la blanca que viene de las lagunas)

torca-mapa

En apenas un ratico ya estamos parados en la primera torca que tenemos junto a la carretera. La Torca de la Novia. Tenemos que cambiar el chip, porque las que veremos ahora están ligeramente más altas y el nivel freático no llega a ellas, por lo que no veremos el fondo lleno de agua.

img_0809

La Torca de la Novia es pequeña pero profunda y escarpada. Más semejante a una Sima grande, nos pone en aviso de que estamos en una montaña hueca por dentro. Pero queremos más, muchos más, y sobretodo darnos un paseo para rebajar la comilona, así que seguimos por la pista asfaltada hasta el aparcamiento principal de las Torcas.

Buscando por Wikiloc alguna ruta, decidimos finalmente hacer un recorrido circular que os he marcado arriba en el mapa en el que recorremos un buen número de torcas, pero sin llegar a verlas todas. Realmente el paraje es extenso y aun queremos acercarnos también a cuenca, así que mapa en mano, nos dibujamos un sendero y a caminar.

pano_20170218_162502

La más famosa y bonita es la del Lobo, casi la primera que te encuentras en la ruta. Es una torca preciosa, con unos buenos paredones, muy simétrica, grande y en este caso con un gran desprendimiento de una de las rocas de la pared. Algo más limpia de árboles te deja ver una magnífica vista de toda ella.

Seguimos buscando la carretera asfaltada la cual seguimos unos metros para ir a ver la Torca Rubia, ésta es inmensa de verdad, una maravilla.

img_0828

Coge el nombre de las paredes calizas de colores rubios, incluso anaranjados que le confieren las paredes más verticales. Ahora cruzamos de nuevo la carretera a buscar la Torca de la Colmenas, otra inmensidad de agujero en la nada….

img_0830

La vegetación es exuberante, en algunos casos hasta demasiado, que impide ver la torca en toda su grandeza, algunas de ellas cubiertas de pinar por completo. Pero el paseo, merece mucho la pena, ya que ni es largo ni complicado y te vas paseando por las torcas con total movilidad y libertad.

Si vamos con críos hay que tener especial cuidado al asomarnos a los cantiles ya que un tropezón puede ser un disgusto serio. Pero por lo demás, una maravilla de paisaje al que volveré en Primavera para saborearlo en todo su esplendor.

No descubro más, lo mejor es venir y verlas.

Lo dicho, recomendable y accesible ruta a todos y todas y de las imprescindibles.

un saludo

Anuncios

El Karst de aguas amargas

Seguro que la mayoría de los que leen este blog, han estado en la ciudad encantada de Cuenca o en el Monasterio de Piedra, o incuso en el torcal de Antequera…..son lugares excepcionales, de una belleza inusitada y con unas formaciones fantásticas. Todos los procesos que han llevado a la formación de estos rincones son los denominados procesos karsticos, o relieve karst. El karst no es más que la erosión química que produce el agua sobre algunas rocas solubles en el agua. De estos procesos encontramos innumerables representaciones que todos conocemos, como las cuevas, las estalactitas o estalagmitas que se forman dentro de ellas, las famosas dolinas que encontramos por nuestra sierra, las simas, los cañones, etc…

Ya hemos hablado alguna vez de algunas de estas formaciones, os he presentado por ejemplo la cueva del tornero con sus formaciones de estalactitas o estalagmitas y también hemos nombrado la cueva de la Úbriga pero hoy vamos a nombrar otro procesos karstico un pelín más escondido, pero no por ello menos interesante.

IMG_3484-01

Aguas amargas, precioso paraje de Griegos, como su nombre indica es un precioso valle en forma de cubeta donde antiguamente se aprovechaba la salinidad de su arroyo en forma de salinas y donde aun se pueden ver los restos de lo que en su día fue una explotación salina.

Este arroyo salino tiene su por qué, y es lo que intentaremos explicar. En esta primera foto que os he puesto teneis una de las surgencias de agua en el mismo valle, y aunque a primera vista parece un pequeño hoyo que recoge el agua de lluvia, tiene un aporte subterráneo de agua que ahora veremos.

Si nos fijamos al fondo, vemos una ladera que sube cubierta de pinos y si nos subimos en esa dirección llegaremos a lo alto sorprendidos seguramente por un relieve en el suelo más que sorprendente.

Habremos llegado, a un pequeño paraje, denominado por los de Griegos, “los simarros” (simas pequeñas)

IMG_3639-01

Se trata de una serie de resquebrajaduras y pequeñas simas, efecto de la erosión hídrica y disolución de los materiales. Se atisban un complejo importante de pequeñas galerías y simas que se adentran en la ladera.

IMG_3640-01

Parecen o pueden confundirse con unas trincheras de la guerra de civil, pero más allá de que en tiempos fueran utilizadas por nuestros antepasados con estos fines, el origen es bien distinto.

Para mi es un paraje fantástico en el que me dejo sumergir buscando más y más grietas, más y más cuevas…….es una zona en constante cambio.

IMG_3485-01

Volviendo por nuestros pasos, de nuevo al fondo del valle de aguas amargas, veremos que no hay ni una ni dos surgencias, sino muchas más, algunas con agua, otras casi colmatadas, y seguramente, si nos encontamos en la época adecuada podamos ver manar el agua y salir un arroyo de ellas.

IMG_3478-01

En la surgencia más cercana al fondo del valle, encontramos movimiento de agua y un arroyo que nace. Un agua, que si la probamos notaremos su sabor salobre, consecuencia directa del aporte de sales que ha disuelto y que transporta. En esta foto vemos la poza con agua, y un pequeño arroyo que mana de ella. Y en la siguiente, el detalle de la zona donde remolinea la fina arena en constante movimiento por donde va surgiendo el agua.

IMG_3480-01

Es un espectáculo que no conviene perderse, porque aunque no llega a ser espectacular, sí que nos dejará con la boca abierta.

Os dejo un pequeño esquema que he hecho, que explica gráficamente cómo el agua de lluvia y nieve se filtra en la zona de los simarros, disolviendo la roca y tras pasar por unas galerias como agua subterránea emerge en el fondo del valle a modo de surgencia plagado de sales minerales que dotan al agua de un sabor salado.

relieve aguas amargas

Evidentemente este proceso es estacional y depende de la pluviometría, por lo que las épocas de visita recomendada son la primavera y el otoño, siempre y cuando hayan sido lluviosos.

Espero no haber aburrido mucho al personal, saludos