Leyendo el Paisaje

Estoy casi convencido que si alguna vez tuvieseis este estupendo paisaje ante vuestros ojos, disfrutaríais como el que más por la inmensidad y majestuosidad que ofrece. Incluso, para los más resabidos, se podría llegar más lejos y enumerar uno a uno los lugares que se pueden ver desde este fantástico mirador.

Que si la cima del Caimodorro, que si el “pajarejo”, que si el arroyo las lanas, que si los ríos de piedra, el barranco que excava el río Hoz Seca, etc…,

Pero yo hoy voy a ir un poquito más lejos y voy a descifrar algún detalle que muchísimas veces se escapa a los ojos del más detallista. Y es que esta sierra depara sorpresas por doquier.


Ahora pues, cojamos el paisaje y recortemos esos dos puntos que he marcado. La verdad es que con el angular no hay mucho que ver en esos dos lugares, pero si en ese mismo instante le cargamos el teleobjetivo a la cámara y apuntamos hacia los dos sitios………..


¡¡¡SORPRESA!!! Había algo más en aquel paisaje que escapaba a nuestros ojos. Nos habíamos dejado emborrachar por la inmensidad de aquel lugar sin llegar a desglosar los detalles. Y es que esta sierra es tan rica que hay que mirarla al detalle para poderle sacar todo el jugo.

Con este artículo hemos aprendido dos cosas:

Los paisajes de la Sierra esconden mucho más de lo que nos pensamos

¡¡¡No te dejes los prismáticos en casa!!!


No hay trampa ni cartón, las fotos están tomadas el mismo día y a la misma hora, la del paisaje con el angular y las otras con el teleobjetivo.


Pero esto no acaba aquí, porque el próximo artículo desglosaremos otro paisaje con invitados, y lo más curioso es que ese próximo paisaje que desglosaremos está tan solo girando 180º de la posición en la que estamos ahora. Hasta entonces……saludos.

Anuncios

8 comentarios el “Leyendo el Paisaje

  1. Esto empiezan a ser lecciones de maestro. Puedo decir, con la seguridad de no equivocarme, que “cabalgas a lomos de gigantes”.
    Me ha gustado mucho este articulo.
    Cuidate.

    Me gusta

  2. Macho, estuve toda la mañana del Viernes 19 recorriendo el Rio de la Hoce Seca desde el cruce de la carretera de Griegos, hasta la pista que sale desde la Jicara a Aguas Amargas. Solo me salto una liebre o conejo, (no me dio tiempo a verlo bien). ¿es por casualidad cuestion de paciencia?. Tampoco encontré un puñetero cuerno….

    Me gusta

  3. jeje,vaya vista de lince que tienes.Si es que la naturaleza en la sierra guarda sorpresas en cada rincón, sólo hay que tener paciencia para encontrarlas. Y por cierto,qué verdesse ven esos praos, y que ganas tengo ya de darme unas vueltas por ahí…

    Saludos

    Me gusta

  4. Eres inmenso, esa misma inmensidad de la que tu hablas la tienen tus trabajos, tus estudios y tus constancias. Tienes medios, y si no los buscas, conoces el terreno, y si no lo aprendes, sacas tiempo, aunque no lo tengas. En una palabra, te lo curras. Soy tu damirador.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s