El antes y el después

Subía hace pocos días a las redes sociales (Facebook y Twitter) este fotomontaje del puente Rodilla situado sobre el río Guadalaviar, muy cercano a la población de Albarracin. Si bajas por la carretera A-1512 desde la Sierra hacia Albarracin, una vez pasados los pajares, y cuando se estrecha la carretera al entrar en las hoces de Albarracin se ve perfectamente junto a la propia carretera.

Me llegó por whatsapp la fotografía del puente viejo y tras indagar un poco por internet, he encontrado la datación en un álbum del archivo fotográfico de López Segura y corresponde a una fotografía hecha a principios de los años 50. Curiosamente hace poco estuve en dicho puente fotografiando los colores otoñales que le otorgan la frondosidad del bosque de ribera que le acompaña.

Volviendo al mencionado puente, y tras compartirlo con algún compañero de trabajo, me volvieron a enviar el fotomontaje con una fotografía actual, donde se puede comparar perfectamente el paso de casi 70 años entre una foto y otra. Las diferencias son significativas, sobretodo en tres aspectos concretos que bien me han resaltado en los comentarios de la foto en las redes sociales. Vamos a puntualizar los 3 aspectos más diferenciadores, intentando clarificar dichas diferencias:

  • RESTAURACIÓN: Cabe destacar que ha tenido una clara restauración, manteniendo intacta la estructura básica, pero sí reforzando la junta entre piedras y todo el borde superior. Así pues, en estos 70 años ha habido un cambio a mejor y sobretodo manteniendo la esencia, en una restauración, a mi juicio, muy bien hecha y cuidada.
  • CAUDAL DEL RÍO: Es otro de los aspectos que se han destacado en los comentarios, pues si miramos la foto antigua, el caudal del río es más importante que en la foto actual. Aun así es un aspecto en el que no podemos afirmar nada, pues no sabemos las condiciones del río en el momento de tomar la fotografía. Si venía precedida de un periodo importante de lluvias o de deshielo. La única información que tenemos, a tenor de la poca vegetación que se ve, es que se realizó en periodo invernal pero nada más. Es posible, por el caudal que aporta en la foto que fuera tras un periodo de lluvias o deshielo, por la bravura del agua y el propio aporte. Pero no podemos sacar más conclusiones, pues no tenemos datos de esa época.
  • VEGETACIÓN: Es quizás el rasgo diferenciador más claro entre una toma y otra. La ausencia prácticamente de vegetación ribereña en los años 50 y la diferencia clara con la fotografía actual. Se aprecia también muy bien en la pared y ladera del fondo, que aunque se trata de una zona caliza y de poca vegetación, las sabinas o guillomos en la actualidad tienen un porte mucho más importante que en la fotografía antigua donde el porte es básicamente rastrero. Hay gente en redes sociales que a aportado el adjetivo de que actualmente el río está sucio de vegetación, pero el hecho es otro……Vamos a intentar explicar el por qué:.

INCISO:

Primero hay que entender, que el bosque de ribera o sotos, o bosque de galería como también se conoce, es un ecosistema propio formado mayoritariamente por vegetación ripícola, es decir, por plantas que necesitan una importante humedad del suelo, de ahí que mayoritariamente encontremos este tipo de estructuras siguiendo los cursos de los ríos. Suelen ser especies frondosas y suelen situarse en franjas longitudinales más o menos cercanas al cauce, en función de la necesidad de agua de cada especie. Además, este tipo de bosque es una pieza fundamental como corredor biológico para las especies de fauna, que hace de interconexión entre diferentes biótopos y puede llegar a aumentar la biodiversidad en un 80%.

Entendiendo la importancia y el papel de dicho ecosistema, no debemos ver estos bosques como un problema de suciedad, sobretodo si hablamos en referencia a la biodiversidad. Por lo tanto, y volviendo a la fotografía, podemos afirmar claramente que ha habido una importante recuperación del bosque ripario, y por lo tanto una buena conservación de dicho hábitat. Además, seguramente de una mejora de la biodiversidad, como comentábamos antes. Pero mucha gente se preguntará, y ¿por qué en los años 50 prácticamente no había bosque de ribera en dicha zona?

Pues por la suma de varios motivos, primero hay que pensar que en esos años, la conciencia conservacionista que se tiene actualmente, así como la gestión de los montes era totalmente diferente. Las zonas rurales estaban mucho más pobladas y el recurso forestal era el principal motor de los pueblos. Prácticamente la vida en los pueblos giraba en torno a su materia prima más cercana y abundante que eran los bosques. Siempre hablando desde el prisma de los pueblos que tenían dichos recursos. En la Sierra de Albarracin, la mayoría de los pueblos vivían y se nutrían de sus recursos forestales, les daba trabajo, les proporcionaba algo tan importante como la energía, bien para calentarse, para cocinar o incluso como fuente de iluminación. Así pues, el combustible de todo esto estaba demandado. Si a ello le sumamos que la ganadería y la agricultura eran otros pilares básicos, siempre había necesidad de espacio para cultivos y para pastos, por lo que los que “pagaban el pato” normalmente eran los bosques.

En este caso concreto, si paseas ahora junto al puente, se puede comprobar como a un lado del río todavía permanecen cultivos en activo, muy probablemente llegando casi casi hasta la misma orilla. Se aprecia en la fotografía antigua perfectamente un muro de piedra a lo largo del cultivo seguramente para protección contra las riadas y como lindero. Es decir, se le ganaba terreno de cultivo a los márgenes, y lo poco que llegaba a vegetar, se cortaba para aprovechamiento.

En definitiva, esta comparativa nos sirve para entender que hemos recuperado un espacio natural muy importante que había sido maltratado durante muchos años, seguramente a ancho y largo de la Sierra, pero que por unos u otros factores ahora los bosques de ribera están ganando la partida y en muchos tramos de río de nuestra Sierra ya podemos disfrutar de estos fantásticos y llamativos entornos y que son pieza clave y fundamental para el desarrollo de la biodiversidad por su demostrada labor de corredor biológico.

Y hasta aquí puedo leer, a ver si puedo conseguir alguna otra imagen antigua de la sierra y la comparamos con la actual que siempre es bastante curioso de ver.

Recuerda que también estoy por las redes sociales, bastante activo, así que si quieres estar al día sígueme:

(También acceso en los banners de la derecha —>)

Facebook (@Drakis)

Twitter (@el_Drakis)

Instagram (@eldrakis)

Estrechos de Barrancohondo (zona seca)

Cuando hablamos de Barrancohondo, mucha gente lo relaciona con los estrechos del azud del molino, un lugar ideal en verano para darse un baño en unos estrechos con pozas cristalinas de aguas frías y un entorno espectacular. A los que les dedicaremos una entrada en breve…….

Pero Barrancohondo es mucho más que esa última parte con agua, Barrancohondo quiere nacer en el mismísmo Salto de Pero Gil, conocido por su increíble leyenda que podéis leer aquí, y de la que los vecinos de Tramacastilla se sienten orgullosos de representar cada año por estas fechas.

Así pues, desde la misma entrada a Barrancohondo hasta los manaderos de agua que resurgen del río Guadalaviar, hay una parte que en verano permanece seca y que es un rincón único y poco conocido, de este abrupto barranco, que bien merece ir a visitar. Desde el Blog os vamos a explicar cómo llegar, donde aparcar y como hacer la ruta…..y os enseñamos unas foticos de las que invitan a visitarlo.

capturada2

 

Que lo disfrutéis:

ACCESO EN TURISMO O 4×4 HASTA EL APARCAMIENTO

La ruta parte desde la umbría de la Fuente Langa en Tramacastilla (Teruel) para llegar hasta allí tendremos que coger una pista forestal en buen estado, que parte casi desde el mismo pueblo de Tramacastilla. Concretamente saliendo de Tramacastilla en dirección Villar del Cobo, a 100 metros de salir del pueblo veremos un desvío a mano izquierda bien señalado con carteles de Barrancohondo, Ruta del Molino, etc…. y que cruza el Río Guadalaviar por un puente. Desde aquí lo más importante es ir siguiendo unas indicaciones en color Naranja de la senda ecuestre (llevan un logotipo de un caballo) y que deberemos seguir la indicación de “Salto de Pero Gil”. Está perfectamente señalizado en cada cruce y no hay lugar a dudas.

capturada1

Tramo en Coche o 4×4 (P=Aparcamiento)

El cacho de pista es larguete, de unos 6-8 kilómetros, pero de una pista forestal apta incluso para turismos, eso sí, siempre con precaución con piedras y demás. Estas indicaciones nos llevarán justo hasta el aparcamiento del mirador de Salto de Pero Gil, un pequeño rellano en mitad de la ladera donde veremos el cartel de la ruta de caballos que marca “Salto de Pero Gil”. Justo aquí parte nuestra excursión a pie.

A PIE

Desde el mismo cartel que nos marca el Salto de Pero Gil, cogemos un sendero descendente señalizado como PR con bandas blancas y amarillas que serpenteará de bajada en busca del inicio del Estrecho.

IMG_6161

 

El cañón calizo de Barrancohondo enseguida se nos muestra imponente con moles de roca calcárea y una conjunción de Pinar y Sabinar muy tupida.

IMG_6164

En algún claro ya intuimos la magnitud del Valle y el ambiente natural y abrupto que nos guarda. La tranquilidad es la nota predominante en esta zona, muy inaccesible y aislada que nos ofrece la naturaleza más pura.

IMG_6165

La bajada es corta, en apenas 5 minutos estamos ya divisando los estrechos del Salto de Pero Gil. Es el primer tramo de estrechos de los dos que cruzaremos por esta parte seca de la ruta (en la húmeda hay otros dos).

IMG_6168

Nos acercamos al acantilado para divisar de cerca el Salto propiamente dicho, y nos viene a la cabeza la sencilla leyendo que se cuenta de este escudero del cid

Pero Gil era escudero del Cid. Este, cuando todo el territorio era ocupado por los moros, vino a luchar contra ellos, adentrándose por toda la sierra. El rey moro mandó contra el Cid algunos jinetes árabes para sabotear sus huestes, a las que sorprendieron en el desfiladero de Barranco Hondo

Allí, Pero Gil marchó huyendo a caballo seguido de cerca por los moros que conocían bien el lugar y sabían la profunda garganta que se abría en aquella aparente llanura, y que Pero Gil ignoraba. El caballo de Pero quiso retroceder ante el precipicio, sin embargo le espoleó y de un gran salto atravesó el foso, quedando a salvo.

Desde entonces, los juglares moros y cristianos narraron la hazaña denominando al lugar el Salto de Pero Gil

En Tramacastilla recrean la historia todos los años durante un fin de semana, normalmente a finales de Julio o primeros de Agosto.

Volviendo a la ruta, y tras dejar de lado “el salto”, seguimos sendero para situarnos en el Río Guadalaviar a la entrada de los estrechos.

IMG_6171_stitch

Entrada a los Estrechos de Barrancohondo

Normalmente desde Octubre a Junio el río baja con agua, por lo que no se puede hacer esta ruta. O bien en épocas de sequía invernal o bien en los meses de Julio, Agosto y a veces Septiembre han de ser las épocas para realizar esta actividad. Ahora es un buen mes, este de Agosto que nos viene para venir a buscar el frescor de este barranco.

IMG_6186

Sin más dilación y en busca del frescor que nos da este barranco, entramos por los estrechos maravillados por su magnitud y su belleza. Las paredes son altísimas y en muchos momentos quieren llegar a tocarse en lo más alto. Una auténtica maravilla geológica de cómo el Río Guadalaviar ha ido excavando centímetro a centímetro este peculiar camino.

IMG_6192

El primer estrecho sera de unos 200 metros, eso sí, de belleza inigualable. Hay que estar ahí metido para disfrutar de la magnitud.

IMG_6193

 

IMG_6194

En la curva que realiza el estrecho puedo poner a prueba el objetivo 8mm. recientemente adquirido….y me fascino con su campo de visión.

IMG_6202

 

Finalmente y tras degustar el frescor y belleza de la roca esculpida, vemos la salida próxima de este primer estrecho.

IMG_6205

Aunque hayamos salido, el Barranco no pierde interés en ningún momento, siendo una constante de grandes farallones rocosos y un camino por el lecho pedregoso, que aunque a veces resulta cansado, gana con creces el ambiente de barranco del que disfrutamos.

IMG_6209

 

IMG_6210

 

IMG_6213

 

Desde aquí tenemos un rato caminando por este barranco un poco más abierto y que nos da muestras de bonitos enclaves botánicos como son una salpicadura de Tejos (Taxus bacatta) que encuentran el ambiente umbroso, fresco y húmedo que tanto les gusta.

IMG_6219

 

Las Arces, también se dejan ver, encaramados a las terrazas inaccesibles, como estos Arces de Montpelier (Acer monspessulanum)

IMG_6218

Lo dicho, la magnitud del barranco, es increíble. Las paredes de decenas y decenas de metros, nos brindan un pasillo interminable…..

IMG_6221

 

Aun quedan reductos de las últimas tormentas en algunas pozas que ya han corrompido el agua….

IMG_6223

Y en lo más alto…..el Pinar aferrado a cualquier resquicio de tierra….

IMG_6224

Después de un largo caminar, llegamos al segundo de los estrechos. Yo lo denomino el estrecho de las cuevas por haber un par de gran magnitud en él.

IMG_6227

Aunque no sea tan cerrado como el primero, es muuuucho más largo y se disfruta también de ese encajonamiento y esas paredes verticales a banda y banda.

IMG_6231

 

Y las cuevas…..

IMG_6233

 

IMG_6239

 

IMG_6234

 

Decidimos seguir el estrecho hasta que se vuelve a abrir, aunque se nos echa un poco el tiempo encima. Y hasta las surgencias de agua aun tenemos otro cuarto de hora por lo menos. Así que decidimos dar media vuelta y volver por nuestros pasos para encontrar el camino de subida.

Para la vuelta podemos atajar por un sendero que nos subirá casi hasta el coche sin tener que volver hasta el inicio de los estrechos. Este sendero se coje justo después de pasar los Tejos. Así que es conveniente a la ida, fijarse bien donde están los Tejos. Así que a la vuelta, justo pasados los Tejos, veremos una zona con vegetación a mano izquierda por donde deberemos de subir una cuesta muy empinada. Este senderillo empinado nos llevará hasta un arrastradero de madera antiguo que nos llevará hasta el coche. Os dejo una captura donde os he marcado penosamente lo que os explico. En rojo el sendero de subida y la P es donde hemos dejado el coche.

capturada3

Si vais con GPS, podéis meter el track que he subido en Wikiloc y que tenéis en esta web en la sección de rutas-tracks, y no habrá pérdida. Aquí esta el enlace al Track

Y esto es todo, una pedazo de ruta por……seguramente el Barranco más bonito e impresionante de la Sierra de Albarracin.

A nosotros nos costó unas 2 horas y media todo el recorrido, con las paradas habituales, así que contar más o menos…

un saludo

Más consecuencias

No podía dejar pasar la oportunidad de acercarme la otra tarde al embalse del Arquillo para comprobar su nivel de agua respecto a como lo había visto hacia ya unos cuantos meses. Aunque la situación no sea como algunos pantanos del norte o la cuenca del Ebro, sí que podemos afirmar que está más o menos al 50% y recuperándose pasito a pasito de estos años atrás.


Y ya que estábamos tan cerca de la Balsa del Pinar de Rubiales, ¿por qué no acercarnos?.

He de reconocer que no había estado nunca y que me pareció un paraje muy interesante. Los alrededores son bosques de de Pino Rodeno, en su mayoría de repoblación hará ya unos cuantos años para evitar la colmatación del embalse del Arquillo. Son bosquetes muy limpios y de agradable paseo en donde respirar algo de aire fresco.


La balsa del pinar o balsa de Rubiales es una pequeña laguna de carácter endorreico donde el único aporte de agua es el de lluvia, por lo que hasta hace poco estaba más bien seca y gracias a las lluvias y nieve de estos días, el aspecto ha mejorado muchísimo.


Según el cartelíto explicativo, en su máximo caudal puede llegar a tener 250 m de diámetro que no está nada mal sin duda. A mi gusto es un poco más “sosilla” que la de Bezas, pero su acceso es más fácil (está junto a la carretera) que va a Rubiales. Aun así son parajes dignos de una escapadita y una buena merienda.


Saludos

Albarracín “Una nueva visión”

IMG_4597-1

Este puente del Pilar he podido disfrutar de una nueva visión de Albarracín. Se trata de una ruta que sigue el río Guadalaviar y bordea toda la cresta del castillo para darle la vuelta al pueblo pasando por el molino real. Es un paseo que parte desde muy cerca del molino del gato (justo detrás del edificio), más concretamente en la bajada que hay hacia la explanada donde a veces en verano dejan aparcar. Enseguida verás el primer cartel del itinerario (creo que le llaman “paseo fluvial” o algo así). En fin, se puede disfrutar de unas vistas diferentes del bonito pueblo y sobretodo de algunos rincones del río que en esta época del año destacan su colorido.

IMG_4599-1

Han plantado un “peazo” puente colgante que no me quiero ni imaginar lo que habrá costado, pero ya se sabe para donde va el dinero que entra en la sierra, nunca mejor dicho, una vez leí por ahí “Albarracín, cáncer de la sierra”, en fin dejaremos las polémicas para los polémicos (yo tan solo quería dejarlo caer, jejej)
El otoño va ganado en fuerza y es un buen momento para realizarla. Recomendable como siempre las primeras horas del día y las últimas para mejorar las fotos sobretodo del pueblo con luces cálidas y trípode para las escenas del río a velocidades lentas. Polarizador y degradado casi, casi imprescindibles.

IMG_4606-1

Nada más, solo decir que por aquí ya se cogen kilos de rebollones, porros, carderas, etc…. y ahora que solo quedamos los de los pueblo….como que cunde un poco más…. yum!!