Estrechos de Barrancohondo (zona seca)

Cuando hablamos de Barrancohondo, mucha gente lo relaciona con los estrechos del azud del molino, un lugar ideal en verano para darse un baño en unos estrechos con pozas cristalinas de aguas frías y un entorno espectacular. A los que les dedicaremos una entrada en breve…….

Pero Barrancohondo es mucho más que esa última parte con agua, Barrancohondo quiere nacer en el mismísmo Salto de Pero Gil, conocido por su increíble leyenda que podéis leer aquí, y de la que los vecinos de Tramacastilla se sienten orgullosos de representar cada año por estas fechas.

Así pues, desde la misma entrada a Barrancohondo hasta los manaderos de agua que resurgen del río Guadalaviar, hay una parte que en verano permanece seca y que es un rincón único y poco conocido, de este abrupto barranco, que bien merece ir a visitar. Desde el Blog os vamos a explicar cómo llegar, donde aparcar y como hacer la ruta…..y os enseñamos unas foticos de las que invitan a visitarlo.

capturada2

 

Que lo disfrutéis:

ACCESO EN TURISMO O 4×4 HASTA EL APARCAMIENTO

La ruta parte desde la umbría de la Fuente Langa en Tramacastilla (Teruel) para llegar hasta allí tendremos que coger una pista forestal en buen estado, que parte casi desde el mismo pueblo de Tramacastilla. Concretamente saliendo de Tramacastilla en dirección Villar del Cobo, a 100 metros de salir del pueblo veremos un desvío a mano izquierda bien señalado con carteles de Barrancohondo, Ruta del Molino, etc…. y que cruza el Río Guadalaviar por un puente. Desde aquí lo más importante es ir siguiendo unas indicaciones en color Naranja de la senda ecuestre (llevan un logotipo de un caballo) y que deberemos seguir la indicación de “Salto de Pero Gil”. Está perfectamente señalizado en cada cruce y no hay lugar a dudas.

capturada1

Tramo en Coche o 4×4 (P=Aparcamiento)

El cacho de pista es larguete, de unos 6-8 kilómetros, pero de una pista forestal apta incluso para turismos, eso sí, siempre con precaución con piedras y demás. Estas indicaciones nos llevarán justo hasta el aparcamiento del mirador de Salto de Pero Gil, un pequeño rellano en mitad de la ladera donde veremos el cartel de la ruta de caballos que marca “Salto de Pero Gil”. Justo aquí parte nuestra excursión a pie.

A PIE

Desde el mismo cartel que nos marca el Salto de Pero Gil, cogemos un sendero descendente señalizado como PR con bandas blancas y amarillas que serpenteará de bajada en busca del inicio del Estrecho.

IMG_6161

 

El cañón calizo de Barrancohondo enseguida se nos muestra imponente con moles de roca calcárea y una conjunción de Pinar y Sabinar muy tupida.

IMG_6164

En algún claro ya intuimos la magnitud del Valle y el ambiente natural y abrupto que nos guarda. La tranquilidad es la nota predominante en esta zona, muy inaccesible y aislada que nos ofrece la naturaleza más pura.

IMG_6165

La bajada es corta, en apenas 5 minutos estamos ya divisando los estrechos del Salto de Pero Gil. Es el primer tramo de estrechos de los dos que cruzaremos por esta parte seca de la ruta (en la húmeda hay otros dos).

IMG_6168

Nos acercamos al acantilado para divisar de cerca el Salto propiamente dicho, y nos viene a la cabeza la sencilla leyendo que se cuenta de este escudero del cid

Pero Gil era escudero del Cid. Este, cuando todo el territorio era ocupado por los moros, vino a luchar contra ellos, adentrándose por toda la sierra. El rey moro mandó contra el Cid algunos jinetes árabes para sabotear sus huestes, a las que sorprendieron en el desfiladero de Barranco Hondo

Allí, Pero Gil marchó huyendo a caballo seguido de cerca por los moros que conocían bien el lugar y sabían la profunda garganta que se abría en aquella aparente llanura, y que Pero Gil ignoraba. El caballo de Pero quiso retroceder ante el precipicio, sin embargo le espoleó y de un gran salto atravesó el foso, quedando a salvo.

Desde entonces, los juglares moros y cristianos narraron la hazaña denominando al lugar el Salto de Pero Gil

En Tramacastilla recrean la historia todos los años durante un fin de semana, normalmente a finales de Julio o primeros de Agosto.

Volviendo a la ruta, y tras dejar de lado “el salto”, seguimos sendero para situarnos en el Río Guadalaviar a la entrada de los estrechos.

IMG_6171_stitch

Entrada a los Estrechos de Barrancohondo

Normalmente desde Octubre a Junio el río baja con agua, por lo que no se puede hacer esta ruta. O bien en épocas de sequía invernal o bien en los meses de Julio, Agosto y a veces Septiembre han de ser las épocas para realizar esta actividad. Ahora es un buen mes, este de Agosto que nos viene para venir a buscar el frescor de este barranco.

IMG_6186

Sin más dilación y en busca del frescor que nos da este barranco, entramos por los estrechos maravillados por su magnitud y su belleza. Las paredes son altísimas y en muchos momentos quieren llegar a tocarse en lo más alto. Una auténtica maravilla geológica de cómo el Río Guadalaviar ha ido excavando centímetro a centímetro este peculiar camino.

IMG_6192

El primer estrecho sera de unos 200 metros, eso sí, de belleza inigualable. Hay que estar ahí metido para disfrutar de la magnitud.

IMG_6193

 

IMG_6194

En la curva que realiza el estrecho puedo poner a prueba el objetivo 8mm. recientemente adquirido….y me fascino con su campo de visión.

IMG_6202

 

Finalmente y tras degustar el frescor y belleza de la roca esculpida, vemos la salida próxima de este primer estrecho.

IMG_6205

Aunque hayamos salido, el Barranco no pierde interés en ningún momento, siendo una constante de grandes farallones rocosos y un camino por el lecho pedregoso, que aunque a veces resulta cansado, gana con creces el ambiente de barranco del que disfrutamos.

IMG_6209

 

IMG_6210

 

IMG_6213

 

Desde aquí tenemos un rato caminando por este barranco un poco más abierto y que nos da muestras de bonitos enclaves botánicos como son una salpicadura de Tejos (Taxus bacatta) que encuentran el ambiente umbroso, fresco y húmedo que tanto les gusta.

IMG_6219

 

Las Arces, también se dejan ver, encaramados a las terrazas inaccesibles, como estos Arces de Montpelier (Acer monspessulanum)

IMG_6218

Lo dicho, la magnitud del barranco, es increíble. Las paredes de decenas y decenas de metros, nos brindan un pasillo interminable…..

IMG_6221

 

Aun quedan reductos de las últimas tormentas en algunas pozas que ya han corrompido el agua….

IMG_6223

Y en lo más alto…..el Pinar aferrado a cualquier resquicio de tierra….

IMG_6224

Después de un largo caminar, llegamos al segundo de los estrechos. Yo lo denomino el estrecho de las cuevas por haber un par de gran magnitud en él.

IMG_6227

Aunque no sea tan cerrado como el primero, es muuuucho más largo y se disfruta también de ese encajonamiento y esas paredes verticales a banda y banda.

IMG_6231

 

Y las cuevas…..

IMG_6233

 

IMG_6239

 

IMG_6234

 

Decidimos seguir el estrecho hasta que se vuelve a abrir, aunque se nos echa un poco el tiempo encima. Y hasta las surgencias de agua aun tenemos otro cuarto de hora por lo menos. Así que decidimos dar media vuelta y volver por nuestros pasos para encontrar el camino de subida.

Para la vuelta podemos atajar por un sendero que nos subirá casi hasta el coche sin tener que volver hasta el inicio de los estrechos. Este sendero se coje justo después de pasar los Tejos. Así que es conveniente a la ida, fijarse bien donde están los Tejos. Así que a la vuelta, justo pasados los Tejos, veremos una zona con vegetación a mano izquierda por donde deberemos de subir una cuesta muy empinada. Este senderillo empinado nos llevará hasta un arrastradero de madera antiguo que nos llevará hasta el coche. Os dejo una captura donde os he marcado penosamente lo que os explico. En rojo el sendero de subida y la P es donde hemos dejado el coche.

capturada3

Si vais con GPS, podéis meter el track que he subido en Wikiloc y que tenéis en esta web en la sección de rutas-tracks, y no habrá pérdida. Aquí esta el enlace al Track

Y esto es todo, una pedazo de ruta por……seguramente el Barranco más bonito e impresionante de la Sierra de Albarracin.

A nosotros nos costó unas 2 horas y media todo el recorrido, con las paradas habituales, así que contar más o menos…

un saludo

Anuncios

Cañón de los Arcos….con pasarelas

-ACTUALIZADO CON LAS NUEVAS MODIFICACIONES DE TRAZADO-

 

Quizás una de las rutas más interesantes de senderismo que habíamos podido realizar en la Sierra de Albarracín era la que unía el pueblo de Calomarde con la Fuente del Berro (Frías de Albarracin), pasando por enclaves tan bonitos como el Cañón de los Arcos o el Molino de las Pisadas. Todo ello siempre junto al Río Blanco, uno de los afluentes serranos del río Guadalaviar.

La ruta que había marcada en tiempos, discurría por el barranco que ha excavado el río, pero en muchas ocasiones y debido a los angostos estrechos del río, el sendero se desviaba colina arriba, perdiendo el atractivo de ir junto al río. Esta primavera se ha subsanado este problema y se han adecuado unas pasarelas y un sendero fluvial que recorre prácticamente todo el río a pie del cauce, por unos estrechos preciosos y con unos puentes de toba magníficos. Más allá de los comentarios que había podido oír por ahí, sobre el gran impacto que estas pasarelas causan en el entorno natural de la zona, el otro día aproveché para recorrer el sendero y sacar conclusiones propias, además de para tener material fotográfico para elaborar el artículo y animar a la gente a realizar la ruta, que a día de hoy, pasa a ser el TOP 5 de las mejores rutas a realizar en la Sierra.

IMG_6107

El moricacho

La ruta une el pueblo de Calomarde con la fuente del Berro, pudiendose hacer en los dos sentidos de la marcha, o bien llevar el coche a Calomarde y subir río arriba hasta el Berro, o bien acercarse en coche hasta la Fuente del Berro (Frías de Albarracin) y bajar río abajo hasta Calomarde. Nosotros optamos por dejar el coche en el Moricacho y subir río arriba en busca de la Fuente del Berro.

Es casi imposible no ver el desvío desde el mismo pueblo de Calomarde, una vez lo hemos atravesado casi entero (viniendo desde Albarracin), en una curva a izquierdas y justo antes de cruzar por el puente del río, veremos el cartel indicador y la pista que nace desde la misma carretera junto a una casa de madera y que nos invita al Cañón de los Arcos. Podemos adentrarnos con un turismo por esta pista hasta el mismo Moricacho, que es una impresionante mole de piedra en mitad del Cañón, y que envuelto de grandísimos farallones rocosos es el punto perfecto para aparcar junto a unos columpios y empezar a caminar.

IMG_6108

Presa de los ahogados


En todo momento, el sendero está perfectamente señalizado, y discurre casi al 95% junto al río, por lo que disfrutaremos de un entorno fluvial entre imponentes cortados calizos que durante siglos ha ido excavando el propio río. Lo primero que nos encontramos tras sobrepasar el Moricacho, es la presa de los ahogados, un nombre trágico para un acontecimiento también triste, una placa en la pared lo rememora.

IMG_6110

IMPORTANTE MODIFICACIÓN DEL TRAZADO

En este punto se ha llevado a cabo una modificación del trazado original y ahora no hay que salirse prácticamente del lecho del río, llegados a esta caliza naranja de la foto anterior se puede cruzar el río por unas piedras grandes que hay (señalizado con cartel) y hay una nueva sección de pasarelas, escaleras, cadenas y demás que nos lleva el sendero junto al río para darnos enlace con el puente de toba.

Con este nuevo trazado se puede optar por hacer el tramo del viejo sendero a la vuelta, y así disfrutar de las vistas desde arriba a media ladera.

La caliza anaranjada destaca sobremanera de las partes grises de la roca, dando al lugar un colorido estupendo para las fotografías. Las paredes imponentes hacen que en invierno, prácticamente no entre el sol en esta parte del barranco, por lo que la presa de los ahogados se hiela completamente durante semanas….yo he podido patinar sobre ella y los espesores de hielo son espectaculares.

IMG_6112

Avanzando, dejaremos durante un breve rato el lecho del río, y el camino se encarama a las repisas de los farallones rocosos, unas repisas con un marcado sendero que al elevarnos, nos hará disfrutar de la intrincada geología de la zona, la acción erosiva del río y por qué no….con la esperanza de sorprender alguna cabra montés, algún ciervo o algún buitre muy abundantes por estos lares.

IMG_6113

 

Llegados a un palo de madera nos señala la bajada hacia el río en busca de las pasarelas. Aquí está el desvío con el antiguo sendero que se alejaba más y más del río.

IMG_6115

Sendero de bajada al río y mástil de madera al fondo

A día de hoy aun no hay señalización y se encuentra el mástil de madera sin nada más (supongo que en breve se colocará el indicador). Aun así es evidente que hay que bajar por el sendero señalizado en busca del río. No tiene pérdida.

IMG_6117

Una vez abajo, junto al río, comenzará el espectáculo del barranco, aunque para mí, ya la primera parte, es una maravilla geológica y erosiva del río. El sendero perfectamente limpio y adecentado, nos llevará a la primera remesa de pasarelas.

IMG_6120

 

IMG_6123

 

Ya intuimos que el espectáculo va a ser digno de fotografiar. El primer puente de Toba se muestra espectacular y la pasarela que lo secunda nos invita a pasar por debajo para disfrutar de estos puentes naturales de roca que tan difíciles son de ver.

IMG_6132

El sendero de pasarelas es ancho y cómodo de caminar con alguna agachada en la que hay que tener cuidado con la cabeza. Luego ya es cuestión de disfrutar de las formaciones calcáreas de estos puentes naturales de roca.

IMG_6135

IMG_6138

Los más valientes, durante años han recorrido este cañón por el río, y aun hoy es posible hacerlo, quizás esta adecuación de pasarelas haya mermado la “virginidad” que podríamos encontrar en estos rincones serranos, está claro, pero acerca también a todos los públicos al espectáculo geológico de un barranco.

IMG_6139

 

IMG_6144

A la altura de rincones como Los Estrechos del Río Ebrón que ya narré en otro post, creo que han creado un sendero de alto valor y que de buen seguro tendrá mucha demanda.

IMG_6146

 

IMG_6148

 

Posteriormente a este largo tramo de pasarelas, iremos remontando el río, por sendero, puentes, escaleras y más y más pasarelas para salvar los diferentes estrechos del camino.

IMG_6152

No deja de sorprendernos con excelentes rincones, de aguas transparentes repletos de nerviosas truchas y voladero de infinidad de libélulas y mariposas.

IMG_6155

 

Sin duda, la espectacularidad el cañón no ofrece lugar a dudas. y este sendero nos ofrece unos miradores únicos.

IMG_6157

Conforme vamos ascendiendo el río, el encañonamiento irá perdiendo espectacularidad y verticalidad para ir abriéndose paso hacia una vega un poco más ancha. Entramos ya en los alrededores del Molino de las Pisadas, al que un día de estos tengo que dedicarle una entrada exclusiva, y del que podremos disfrutar de su leyenda y su entorno.

IMG_6160

Esta vega más ancha, nos ofrece un entorno ribereño bien conservado, donde abundan las orquídeas, las mariposas y las libélulas y que llaneando nos llevará hasta el espectacular paraje de la Fuente del Berro, donde podremos refrescarnos con un buen trago de su deliciosa agua.

Aquí ponemos punto y final a la ruta, y tras un buen trago de agua, nos damos la vuelta y volvemos por nuestros pasos hacia el coche. Subiendo a ritmo pausado y parando a hacer fotos y demás, habremos tardado como 1 hora y poco desde el coche hasta la Fuente. Por lo que ida y vuelta no bajará de las 2 horas y poco, eso sí, un camino cómodo y apto para todos los públicos, sin grandes desniveles ni dificultades. En invierno, el cañón puede reservarnos algunas placas de hielo o nieve en los tramos de sendero en la umbría, por lo que habrá que ir con algo más de cuidado ante un eventual resbalón.

A mi, en lineas generales me ha gustado mucho, ya conocía el sendero antiguo, y aunque había recomendado su recorrido, creo que con estas pasarelas y el nuevo trazado ha ganado muchos escalones en senderos de interés turístico de toda la provincia de Teruel.

El impacto sobre el entorno a la hora de hacer este tipo de pasarelas es evidente y claro, aquí es donde radica el equilibrio en dejar “virgen” estos rincones, solo aptos para los más atrevidos montañeros que con medios acuáticos recorrían el cauce, o bien adecuarlo para que el gran público pueda disfrutar también de estas formaciones. Cada uno que exprese su opinión si le parece apropiado. Por suerte en la sierra disponemos de otros barrancos similares sin pasarelas y que todavía permanecen cerrados al “gran público” como pudiera ser Barrancohondo y del que espero hacer un reportaje este verano.

un saludo