Cañón de los Arcos….con pasarelas

-ACTUALIZADO CON LAS NUEVAS MODIFICACIONES DE TRAZADO-

 

Quizás una de las rutas más interesantes de senderismo que habíamos podido realizar en la Sierra de Albarracín era la que unía el pueblo de Calomarde con la Fuente del Berro (Frías de Albarracin), pasando por enclaves tan bonitos como el Cañón de los Arcos o el Molino de las Pisadas. Todo ello siempre junto al Río Blanco, uno de los afluentes serranos del río Guadalaviar.

La ruta que había marcada en tiempos, discurría por el barranco que ha excavado el río, pero en muchas ocasiones y debido a los angostos estrechos del río, el sendero se desviaba colina arriba, perdiendo el atractivo de ir junto al río. Esta primavera se ha subsanado este problema y se han adecuado unas pasarelas y un sendero fluvial que recorre prácticamente todo el río a pie del cauce, por unos estrechos preciosos y con unos puentes de toba magníficos. Más allá de los comentarios que había podido oír por ahí, sobre el gran impacto que estas pasarelas causan en el entorno natural de la zona, el otro día aproveché para recorrer el sendero y sacar conclusiones propias, además de para tener material fotográfico para elaborar el artículo y animar a la gente a realizar la ruta, que a día de hoy, pasa a ser el TOP 5 de las mejores rutas a realizar en la Sierra.

IMG_6107

El moricacho

La ruta une el pueblo de Calomarde con la fuente del Berro, pudiendose hacer en los dos sentidos de la marcha, o bien llevar el coche a Calomarde y subir río arriba hasta el Berro, o bien acercarse en coche hasta la Fuente del Berro (Frías de Albarracin) y bajar río abajo hasta Calomarde. Nosotros optamos por dejar el coche en el Moricacho y subir río arriba en busca de la Fuente del Berro.

Es casi imposible no ver el desvío desde el mismo pueblo de Calomarde, una vez lo hemos atravesado casi entero (viniendo desde Albarracin), en una curva a izquierdas y justo antes de cruzar por el puente del río, veremos el cartel indicador y la pista que nace desde la misma carretera junto a una casa de madera y que nos invita al Cañón de los Arcos. Podemos adentrarnos con un turismo por esta pista hasta el mismo Moricacho, que es una impresionante mole de piedra en mitad del Cañón, y que envuelto de grandísimos farallones rocosos es el punto perfecto para aparcar junto a unos columpios y empezar a caminar.

IMG_6108

Presa de los ahogados


En todo momento, el sendero está perfectamente señalizado, y discurre casi al 95% junto al río, por lo que disfrutaremos de un entorno fluvial entre imponentes cortados calizos que durante siglos ha ido excavando el propio río. Lo primero que nos encontramos tras sobrepasar el Moricacho, es la presa de los ahogados, un nombre trágico para un acontecimiento también triste, una placa en la pared lo rememora.

IMG_6110

IMPORTANTE MODIFICACIÓN DEL TRAZADO

En este punto se ha llevado a cabo una modificación del trazado original y ahora no hay que salirse prácticamente del lecho del río, llegados a esta caliza naranja de la foto anterior se puede cruzar el río por unas piedras grandes que hay (señalizado con cartel) y hay una nueva sección de pasarelas, escaleras, cadenas y demás que nos lleva el sendero junto al río para darnos enlace con el puente de toba.

Con este nuevo trazado se puede optar por hacer el tramo del viejo sendero a la vuelta, y así disfrutar de las vistas desde arriba a media ladera.

La caliza anaranjada destaca sobremanera de las partes grises de la roca, dando al lugar un colorido estupendo para las fotografías. Las paredes imponentes hacen que en invierno, prácticamente no entre el sol en esta parte del barranco, por lo que la presa de los ahogados se hiela completamente durante semanas….yo he podido patinar sobre ella y los espesores de hielo son espectaculares.

IMG_6112

Avanzando, dejaremos durante un breve rato el lecho del río, y el camino se encarama a las repisas de los farallones rocosos, unas repisas con un marcado sendero que al elevarnos, nos hará disfrutar de la intrincada geología de la zona, la acción erosiva del río y por qué no….con la esperanza de sorprender alguna cabra montés, algún ciervo o algún buitre muy abundantes por estos lares.

IMG_6113

 

Llegados a un palo de madera nos señala la bajada hacia el río en busca de las pasarelas. Aquí está el desvío con el antiguo sendero que se alejaba más y más del río.

IMG_6115

Sendero de bajada al río y mástil de madera al fondo

A día de hoy aun no hay señalización y se encuentra el mástil de madera sin nada más (supongo que en breve se colocará el indicador). Aun así es evidente que hay que bajar por el sendero señalizado en busca del río. No tiene pérdida.

IMG_6117

Una vez abajo, junto al río, comenzará el espectáculo del barranco, aunque para mí, ya la primera parte, es una maravilla geológica y erosiva del río. El sendero perfectamente limpio y adecentado, nos llevará a la primera remesa de pasarelas.

IMG_6120

 

IMG_6123

 

Ya intuimos que el espectáculo va a ser digno de fotografiar. El primer puente de Toba se muestra espectacular y la pasarela que lo secunda nos invita a pasar por debajo para disfrutar de estos puentes naturales de roca que tan difíciles son de ver.

IMG_6132

El sendero de pasarelas es ancho y cómodo de caminar con alguna agachada en la que hay que tener cuidado con la cabeza. Luego ya es cuestión de disfrutar de las formaciones calcáreas de estos puentes naturales de roca.

IMG_6135

IMG_6138

Los más valientes, durante años han recorrido este cañón por el río, y aun hoy es posible hacerlo, quizás esta adecuación de pasarelas haya mermado la “virginidad” que podríamos encontrar en estos rincones serranos, está claro, pero acerca también a todos los públicos al espectáculo geológico de un barranco.

IMG_6139

 

IMG_6144

A la altura de rincones como Los Estrechos del Río Ebrón que ya narré en otro post, creo que han creado un sendero de alto valor y que de buen seguro tendrá mucha demanda.

IMG_6146

 

IMG_6148

 

Posteriormente a este largo tramo de pasarelas, iremos remontando el río, por sendero, puentes, escaleras y más y más pasarelas para salvar los diferentes estrechos del camino.

IMG_6152

No deja de sorprendernos con excelentes rincones, de aguas transparentes repletos de nerviosas truchas y voladero de infinidad de libélulas y mariposas.

IMG_6155

 

Sin duda, la espectacularidad el cañón no ofrece lugar a dudas. y este sendero nos ofrece unos miradores únicos.

IMG_6157

Conforme vamos ascendiendo el río, el encañonamiento irá perdiendo espectacularidad y verticalidad para ir abriéndose paso hacia una vega un poco más ancha. Entramos ya en los alrededores del Molino de las Pisadas, al que un día de estos tengo que dedicarle una entrada exclusiva, y del que podremos disfrutar de su leyenda y su entorno.

IMG_6160

Esta vega más ancha, nos ofrece un entorno ribereño bien conservado, donde abundan las orquídeas, las mariposas y las libélulas y que llaneando nos llevará hasta el espectacular paraje de la Fuente del Berro, donde podremos refrescarnos con un buen trago de su deliciosa agua.

Aquí ponemos punto y final a la ruta, y tras un buen trago de agua, nos damos la vuelta y volvemos por nuestros pasos hacia el coche. Subiendo a ritmo pausado y parando a hacer fotos y demás, habremos tardado como 1 hora y poco desde el coche hasta la Fuente. Por lo que ida y vuelta no bajará de las 2 horas y poco, eso sí, un camino cómodo y apto para todos los públicos, sin grandes desniveles ni dificultades. En invierno, el cañón puede reservarnos algunas placas de hielo o nieve en los tramos de sendero en la umbría, por lo que habrá que ir con algo más de cuidado ante un eventual resbalón.

A mi, en lineas generales me ha gustado mucho, ya conocía el sendero antiguo, y aunque había recomendado su recorrido, creo que con estas pasarelas y el nuevo trazado ha ganado muchos escalones en senderos de interés turístico de toda la provincia de Teruel.

El impacto sobre el entorno a la hora de hacer este tipo de pasarelas es evidente y claro, aquí es donde radica el equilibrio en dejar “virgen” estos rincones, solo aptos para los más atrevidos montañeros que con medios acuáticos recorrían el cauce, o bien adecuarlo para que el gran público pueda disfrutar también de estas formaciones. Cada uno que exprese su opinión si le parece apropiado. Por suerte en la sierra disponemos de otros barrancos similares sin pasarelas y que todavía permanecen cerrados al “gran público” como pudiera ser Barrancohondo y del que espero hacer un reportaje este verano.

un saludo

 

En un lugar tranquilo

En una de las kedadas que tuve con compañeros fotógrafos de la sierra, uno de ellos me comentó que uno de los sitios más tranquilos y mejor para relajarse y darse un buen paseo era el Molino de las Pisadas (Frías de Albarracín). Casi desde el mismo nacimiento del Río Blanco, en la conocida Fuente del Berro, hasta que el agreste congosto del Barranco de la Hoz nos invita a escalar sus escarpados farallones.

Este fin de semana opté por volver a una zona que ya había explorado antaño pero que quería degustar cámara y trípode en mano y saberme regocijar con su tranquilidad y sosiego junto al murmullo constante de las aguas del río. La mañana escarchada, era heladora (suerte de los calentadores del Manfrotto (trípode)) ero el paseo me supo a gloria. Mi perra disfrutó de lo lindo jugando con el hielo, saltando, nadando y corriendo, y yo difruté con la suave luz matinal y los colores fríos que impregnaban mis fotos. Para más inri, una buena manada de cievos (unos 12 llegué a contar) correteaba por la otra orilla (lástima no tener el 100-400 montado en la cámara).

Una vez llegué al estrecho de la hoz, decidí dar media vuelta y volver a sumergirme en los colores, olores y sonidos que me habían envelesado aquella mañana. Así, la verdad es que da gusto pasar una mañana de domingo.

En fin, el sitio promete en todas las estaciones del año. He dejado pendiente algun FOTÓN para cuando las condiciones lo aconsejen, es un sitio con mucha proyección para sacar fotos guapas. Me mantendré atento en todas las estaciones y tengo que visitarlo a menudo.

Hasta el estrecho de la Hoz está recomendado a todo el mundo que quiera disfrutar de un agradable paseo (y completamente llano). Las dificultades se presentan en las ocasiones que hay que cruzar el río. Si es que se quiere porque no es necesario.

saludos

Entrando en invierno

En estos días se puede apreciar claramente como el invierno empieza a entrar tímidamente en la Sierra de Albarracín. El caso es que son solo pinceladas y aun quedan muchos meses por delante, pero ya se vislumbra la crudeza de los meses más fríos. Por ejemplo en las umbrías la tierra empieza a endurecerse debido al hielo que congela los primeros centímetros de tierra, unido a que por el día no asciende ni el sol ni la temperatura, esa tierra permanece helada semanas y semanas.

Otro indicio son las escarchas unidas, es decir, que hay sitios donde van cayendo las escarchas día tras día y se van acumulando dando un aspecto de pequeña nevada (incluso también en la carretera, mucho ojo!!!).

Otro aspecto, por ejemplo son los primeros hielos en los ríos, arroyos y saltos de agua. No están “cuajados” del todo, pero si aparece el hielo en las zonas más favorables. Carámbanos, chupones y placas de hielo por doquier donde hace unos días tan solo había agua.

También el monte se ve afectado y por ejemplo las caducas ya estan “desnudas” del todo de su follaje. Las setas y hongos se pudren o congelan y la hierba va perdiendo el verdor conseguido con las lluvias otoñales y va dejando paso al marron “quemado” de los hielos y escarchas que suele vestir en invierno.

Pero solo es un asomar del invierno, aun queda lo crudo, lo imponente, los hielos permanentes, las nevadas copiosas y los fríos heladores…. es decir, que tengo que tirar de archivo para mostraros algo más de crudeza:

La foto: 350d + 17-40 de canon (Cercana a la Fuente del Berro, Frías de Albarracin)

saludos

La Cascada de la Roca

IMG_4738-1

No hace muchos días decidí una visita a la famosa ruta del Rio Blanco, más conocida como “El Cañón de los Arcos” y que discurre por el tramo de río blanco que va desde Calomarde (aguas arriba) hasta la misma fuente del berro. Aprovechando las copiosas lluvias, me prometía abundancia de agua y con un poco de suerte, buenas fotos.
El caso es que la presa de los ahogados estaba rebosante, incluso demasiado, todo el paseo junto a ella, estaba encharcado hasta los topes. Pero cual fe mi sorpresa al llegar al final del pequeño pantano que forma la presa cuando veo que de la montaña a mano derecha bajaba un verdadero río de agua. Desde abajo sólo se veían dos saltos de agua, pero arriba de todo se vislumbraba un salto de agua aun mayor.
Ni pensarmelo y en dos saltos con trípode y cámara incluídos me encaramé por la roca y dejando atrás las dos primeras cascadas, llegué al pequeño altiplano donde disfrutaba de esta espectacular caída de agua. Con su poza incluída y aunque el caudal no era espectacular, si que me llamó su atención su altura. Por eso decidí posar en la foto para comparar alturas.
La he bautizado con el nombra de “La Cascada de la Roca” porque un poco más abajo pasa el río justo por debajo de una roca grandísima a modo de puente sobre el arroyo.

Seguramente ya tendrá nombre y será bien conocida por los lugareños de Calomarde, pero para mí fue todo un descubrimiento. Habrá que estar al loro con las posibles formaciones de hielo si el invierno se tornara húmedo y frío, porque pueden ser muy suculentas.

IMG_4741-1

Aun subí la cascada para cercionarme de que más arriba no me dejaba otra, y efectivamente aun hay otra de 4 o 5 metros pero más encajonada en la roca y casi imposible de fotografiar.

Un nuevo rincón que en temporadas de lluvias o años húmedos puede ser interesante.
Saludos