Para cerrar la boca abierta

IMG_0865-01
Cerramos con estas fotillos la quedada con Juan Carlos Reixach y Ana, del fin de semana pasado, donde pudimos “atacar” algo de flora y macro, despúes de tantas lluvias y malos días.

IMG_0869-01
Todas estas fotos en la fuente del Berro y Molino de las Pisadas (Frías de Albarracín) que como ya hemos comentado en alguna ocasión es un buen rincón para dejarse llevar por las mariposas, las flores y el remor del agua.

Las orquideas a pie de río son abundantes, sobretodo el género Dactyloriza y tras la larga sesión a las mariposas nos empeñamos en sacarle el máximo brillo a una abejera que encontramos.
IMG_0925-01
Estuve probando los tubos de extensión que llevaba Juan Carlos con la intención de acercarme un poco más a la Oprhys y sacarle hasta los pelos.

IMG_0955-01
Los tubos de extensión, son unos aros sin lente que se ponen entre la cámara y el objetivo con la particularidad de que la distancia mínima de enfoque que nos da cada objetivo se ve reducida, así pues nos podemos acercar mucho más al sujeto y por lo tanto el factor de ampliación es mayor. (No se si ha quedado del todo claro). En palabras más simples vendría a decir que nos permite acercarnos más a la orquidea.

Las dos últimas fotos son de un tulipán silvestre que encontramos en lo alto de la Muela de San Juan (Griegos) y del cual también pude hacer algunas pruebas, tanto de los tubos de extensión, anteriormente mencionados como de la iluminación lateral. En fin, ahí lo dejo.
IMG_0978-01

IMG_0987-01
saludos

Anuncios

En un lugar tranquilo

En una de las kedadas que tuve con compañeros fotógrafos de la sierra, uno de ellos me comentó que uno de los sitios más tranquilos y mejor para relajarse y darse un buen paseo era el Molino de las Pisadas (Frías de Albarracín). Casi desde el mismo nacimiento del Río Blanco, en la conocida Fuente del Berro, hasta que el agreste congosto del Barranco de la Hoz nos invita a escalar sus escarpados farallones.

Este fin de semana opté por volver a una zona que ya había explorado antaño pero que quería degustar cámara y trípode en mano y saberme regocijar con su tranquilidad y sosiego junto al murmullo constante de las aguas del río. La mañana escarchada, era heladora (suerte de los calentadores del Manfrotto (trípode)) ero el paseo me supo a gloria. Mi perra disfrutó de lo lindo jugando con el hielo, saltando, nadando y corriendo, y yo difruté con la suave luz matinal y los colores fríos que impregnaban mis fotos. Para más inri, una buena manada de cievos (unos 12 llegué a contar) correteaba por la otra orilla (lástima no tener el 100-400 montado en la cámara).

Una vez llegué al estrecho de la hoz, decidí dar media vuelta y volver a sumergirme en los colores, olores y sonidos que me habían envelesado aquella mañana. Así, la verdad es que da gusto pasar una mañana de domingo.

En fin, el sitio promete en todas las estaciones del año. He dejado pendiente algun FOTÓN para cuando las condiciones lo aconsejen, es un sitio con mucha proyección para sacar fotos guapas. Me mantendré atento en todas las estaciones y tengo que visitarlo a menudo.

Hasta el estrecho de la Hoz está recomendado a todo el mundo que quiera disfrutar de un agradable paseo (y completamente llano). Las dificultades se presentan en las ocasiones que hay que cruzar el río. Si es que se quiere porque no es necesario.

saludos

Entrando en invierno

En estos días se puede apreciar claramente como el invierno empieza a entrar tímidamente en la Sierra de Albarracín. El caso es que son solo pinceladas y aun quedan muchos meses por delante, pero ya se vislumbra la crudeza de los meses más fríos. Por ejemplo en las umbrías la tierra empieza a endurecerse debido al hielo que congela los primeros centímetros de tierra, unido a que por el día no asciende ni el sol ni la temperatura, esa tierra permanece helada semanas y semanas.

Otro indicio son las escarchas unidas, es decir, que hay sitios donde van cayendo las escarchas día tras día y se van acumulando dando un aspecto de pequeña nevada (incluso también en la carretera, mucho ojo!!!).

Otro aspecto, por ejemplo son los primeros hielos en los ríos, arroyos y saltos de agua. No están “cuajados” del todo, pero si aparece el hielo en las zonas más favorables. Carámbanos, chupones y placas de hielo por doquier donde hace unos días tan solo había agua.

También el monte se ve afectado y por ejemplo las caducas ya estan “desnudas” del todo de su follaje. Las setas y hongos se pudren o congelan y la hierba va perdiendo el verdor conseguido con las lluvias otoñales y va dejando paso al marron “quemado” de los hielos y escarchas que suele vestir en invierno.

Pero solo es un asomar del invierno, aun queda lo crudo, lo imponente, los hielos permanentes, las nevadas copiosas y los fríos heladores…. es decir, que tengo que tirar de archivo para mostraros algo más de crudeza:

La foto: 350d + 17-40 de canon (Cercana a la Fuente del Berro, Frías de Albarracin)

saludos

La Cascada de la Roca

IMG_4738-1

No hace muchos días decidí una visita a la famosa ruta del Rio Blanco, más conocida como “El Cañón de los Arcos” y que discurre por el tramo de río blanco que va desde Calomarde (aguas arriba) hasta la misma fuente del berro. Aprovechando las copiosas lluvias, me prometía abundancia de agua y con un poco de suerte, buenas fotos.
El caso es que la presa de los ahogados estaba rebosante, incluso demasiado, todo el paseo junto a ella, estaba encharcado hasta los topes. Pero cual fe mi sorpresa al llegar al final del pequeño pantano que forma la presa cuando veo que de la montaña a mano derecha bajaba un verdadero río de agua. Desde abajo sólo se veían dos saltos de agua, pero arriba de todo se vislumbraba un salto de agua aun mayor.
Ni pensarmelo y en dos saltos con trípode y cámara incluídos me encaramé por la roca y dejando atrás las dos primeras cascadas, llegué al pequeño altiplano donde disfrutaba de esta espectacular caída de agua. Con su poza incluída y aunque el caudal no era espectacular, si que me llamó su atención su altura. Por eso decidí posar en la foto para comparar alturas.
La he bautizado con el nombra de “La Cascada de la Roca” porque un poco más abajo pasa el río justo por debajo de una roca grandísima a modo de puente sobre el arroyo.

Seguramente ya tendrá nombre y será bien conocida por los lugareños de Calomarde, pero para mí fue todo un descubrimiento. Habrá que estar al loro con las posibles formaciones de hielo si el invierno se tornara húmedo y frío, porque pueden ser muy suculentas.

IMG_4741-1

Aun subí la cascada para cercionarme de que más arriba no me dejaba otra, y efectivamente aun hay otra de 4 o 5 metros pero más encajonada en la roca y casi imposible de fotografiar.

Un nuevo rincón que en temporadas de lluvias o años húmedos puede ser interesante.
Saludos