Un poquito de todo

Eso fue precisamente lo que hicimos en la segunda parte de la mini-kedada con Jose Rico, nos dedicamos a no distanciarnos mucho del coche para no volver a sucumbir a la furia del mal tiempo y le fuimos “pegando” a todo lo que se nos iba apareciendo: pájaros, mariposas, flores, etc… Tuvimos un encuentro con unos buitres dando buena cuenta de una oveja muerta, y a parte de estar a menos de 2 metros de ellos, también sacamos alguna que otra instantánea, en este caso Jose, que era quien llevaba la cámara y yo el coche. Podéis ver las fotos en el bloc de Jose.

Yo por mi parte os muestro algunas fotos de aquel día:
En primer lugar este par de florecillas que pedían a gritos un retrato por su excelente colocación. Aun no he dado con su identificación, parece de la familia de las jarillas…?¿?¿ (Orilla del Río Tajo)

1043

También le dimos caña a las mariposas que se dejaron, en este caso una sin identificar sobre margarita también junto al Río Tajo.

1044

Floración de la Euforbia que aunque no es muy vistosa en colores sí que regala buenas composiciones. (Nacimiento del Tajo)

1045

Tarabilla común (creo que macho) empezando a cantar(fijaros en el pico) fotografiada en Griegos
1046

Y al fin llegó la tempestad que tanto esperábamos, granizo que lo dejó todo blanco y que por momentos nos temimos lo peor con la chapa del coche. Desde dentro del mismo y casi sin luz, pequeño golpe de flash para iluminar los “cucos” que se iban quedando entre las acículas de los pinos.

1047

Y esto es todo, otro día……más…….saludos

Anuncios

Para abrir boca (Making Off )

1029

Lastima de las tormentas que no hicieron posible una buena jornada de hide, y nos tuvimos que conformar con un par de horas camuflados antes de que empezara el recital de lluvia y granizo.
Nos curramos entre Jose y yo un hide de “quita y pon” cutre, pero efectivo. Lo suyo es tener un sitio para instalar algo permanente o al menos semi-permanente para mejorar estructura y camuflaje. Aun así en menos de media hora estábamos ya dentro del “tinglado” esperando la entrada de algún despistado.
Esta vez gozábamos de la inestimable compañía de Rodolfa, una paloma torcaz que transmitía serenidad por los cuatro costados.

1028

Cuando todo funcionaba a las mil maravillas (Rodolfa haciendo su trabajo de sosiego y los pajarillos entrando) la meteorología empezó a jugarnos una mala pasada.
Tras dos horas metidos y cuando los animales empezaban a olvidarse de nuestra presencia, tocó desmontar el “chiringuito” y salir zumbando de allí. El resultado fue llegar al coche empapados, bajo una cortina de granizo que ya había dejado una alfombra blanca bajo los pies. Acto seguido a casa a secarnos y dedicar el resto del día a no alejarnos mucho del coche.
En fin, mañana vamos con los resultados.
Saludos