La Selva de Irati

La Selva de Irati (Navarra) es de esos sitios que no defraudan. De esos viajes obligados para disfrutar en profundidad de la inmensidad de los hayedos, de la paleta de colores imposible que puede ofrecer un bosque, o simplemente de un paseo mágico como salido de un cuento de duendes y hadas. Eso sí, hay que escoger la mejor época para encontrarlo en plenitud, y esa época es el otoño. Suelen ser los últimos días de Octubre o los primeros de Noviembre, según venga el año, cuando Irati adquiere la mejor paleta de colores, y cuando hay que el elegir el momento de visitarlo. Nosotros decidimos que pasar el puente de Noviembre para evitarnos aglomeraciones y decidimos darle una visita de día y medio, pasado dicho puente.

img_0282

Aunque había zonas donde el viento había hecho de las suyas, desnudando las hayas, en general el colorido de la Selva se mantenía otoñal en todo su esplendor. La primera tarde, decidimos hacer parte de la ruta SL-NA62, que se trata de un pequeño sendero junto al río Urbeltxa, sin pérdida alguna. No teníamos muchas horas de luz, por lo que teníamos planeada este corto sendero.

img_0297

Una buena parte del recorrido discurre por pista forestal, así que es un sendero cómodo y apto para todos, donde disfrutar de la otoñada de hayas, robles, serbales y arces. En seguida nos dimos cuenta que la sequía que llevábamos de otoño, iba a ser un handicap para las fotos, y que aunque el bosque estaba bien vestido de colores, le faltaba la exuberancia del agua corriendo por las torrenteras. A duras penas, el río principal llevaba agua.

img_0229

img_0204

Era un problema, sí, pero lejos de protestar, nos dejamos llevar por los bosques y sus colores, y disfrutamos tirando de encuadres, filtros, objetivos y trípode.

img_0218

 

img_0235

Llegados al giro del recorrido para volver, decidimos seguir por la pista forestal unos metros más, pues parecía que la luz aun nos acompañaba, así que andamos un poco más hasta bajar por una senda a un puente.

img_0258

La bajada, toda una preciosidad, y es que las laderas más resguardadas guardaban todo su esplendor aun en los árboles. Una maravilla.

img_0192

Finalmente y antes de que se nos fuera la luz del todo decidimos volver a coger el sendero y retornar de nuevo al aparcamiento.

Al día siguiente volvimos de buena mañana a entrar a la Selva de Irati por Ochagavía, que es una de las entradas al Parque, y nos decantamos por hacer otra ruta más larga, se trata de la SL-NA63a que nos acercaba al Embalse de Irabia junto al río Irati. Se trata de una senda mucho más larga, pero de igual belleza que la que hicimos el día anterior.

img_0317

Compartiendo tramos de pista, con precisos senderos entre los hayedos seguimos disfrutando del otoño y su colorido en esta increíble masa boscosa de la selva de Irati.

 

img_0329

 

img_0401

Las posibilidades con la cámara son infinitas, ya que la belleza del lugar invita a no parar de disparar y buscar mil y un encuadres.

img_0320

El sendero está bien indicado en todo momento, sin posibilidad de equivocación, por lo que la única opción para perderse es para hacer fotos.

img_0333

 

img_0206

 

Finalmente llegamos al Embalse de Irabia, que daba pena por la poca agua que tenía. Llevaba intención de hacer fotos de reflejos en el agua, pero fue imposible, así que nos dimos media vuelta y volvimos por el sendero marcado cercano al río, esta vez, una pista forestal que en unos kilómetros te vuelve a dejar en el aparcamiento.

img_0338

 

img_0419

Como colofón nos hubiera faltado un poco más de agua en el Bosque, ya que se veían las torrenteras, pero estaban todas secas. Hubiera sido una pasada poder haber jugado con el agua en las fotos, pero bueno, ya se sabe que no siempre está todo al gusto del consumidor, así que seguramente volvamos en un futuro, pues nos ha encantado el sitio. Muy recomendable!!! sobretodo en estas fechas.

Un saludo

 

Para más información sobre los senderos en la Selva de Irati: http://www.selvadeirati.com/Recorridos%202.html

Nacedero del Urederra

Bueno, pues hemos estado unos días de turismo por Navarra y os traemos algunos reportajes, creo que interesantes, para disfrutar si visitáis aquella zona. Hoy abordamos posiblemente el tramo de río más bonito de todo Navarra y seguramente de España, que desde 1987 se encuentra protegido como Reserva Natural. Se trata del nacimiento del Río Urederra y sus primeros tramos de río descendiendo de las laderas del imponente macizo kárstico de Urbasa. Para llegar a este enclave tenemos que ir a la localidad de Baquédano, que es el punto de partida de la excursión que nos lleva al Nacedero.

IMPORTANTE: Hay que tener en cuenta que el Nacedero tiene acceso restringido a un aforo máximo de 450 personas/día, por lo que para la visita conviene tener hecha la reserva (el 80% se reserva en internet y 20% en el mismo aparcamiento), podéis reservar clicando aquí

Nosotros llevábamos la reserva hecha desde internet, pero al ser un día de diario y encima amanecer lloviendo, cuando llegamos al aparcamiento del pueblo, nos dimos cuenta que no seríamos más de 15 personas las que íbamos a visitarlo. Desde el aparcamiento, bien indicado, cruzaremos el pueblo por el Frontón y el lavadero para coger una pista muy cómoda que nos une la población con la reserva. Son bien bien, 2 kms de pista cómoda y llevadera, que nos irá adentrando poco a poco en la espesura de las faldas de Urbasa.

img_0538

Tuvimos un día en principio lluvioso, aunque las previsiones anunciaban una tregua a media mañana, así que sólo necesitamos los paraguas durante la caminata por la pista. El otoño estaba en pleno apogeo, realmente la elección de las fechas estaban especialmente indicadas para ajustarnos a la variedad cromática que el otoño ofrece en estos bosques atlánticos.

Y aunque a belleza reinante es abrumadora con esa paleta de colores tan variada entre árboles, es una vez que llegas a la primera poza del nacedero cuando descubres que seguramente estés ante una de las maravillas naturales de España.

img_0545

El azul turquesa que ofrecen las pozas, las hojas caídas de un marrón anaranjado, las tonalidades variadas del bosque y la neblina residual de la lluvia hacen que parezca que estés en un cuento.

img_0555

La limpieza del agua filtrada por las roca calcárea de la Sierra de Urbasa, unido al lavado de la roca y a los depósitos carbonatados sobre las rocas hacen que el contraste azul-blanquecino sea casi irreal y dificilmente visible en otro lugar de la península. Es por ello que quizás sea una maravilla digna de visitar.

img_0566

Aunque está claramente vallado para preservar el entorno, el sendero te da acceso a las diferentes pozas y tramos de río, por lo que, a los que nos gusta la fotografía, es un auténtico paraíso de encuadre tras encuadre. El trípode será especialmente importante, ya que el entorno bajo hayedo y el movimiento del agua requieren de exposiciones lentas. Así como un filtro polarizador para acentuar contrastes y evitarnos reflejos.

img_0594

Los encuadres son infinitos, pues la belleza del lugar ofrece innumerables postales. Ahí es cuando viene la destreza de cada uno y ese ojo fotográfico que conviene agudizar.

img_0574

 


img_0546

En nuestro caso, el otoño nos ofrecía también jugar con las hojas caídas sobre el agua….

img_0592

Hay que tener en cuenta que si vamos en época de sequía o sin grandes deshielos, tendremos la oportunidad de ver dichas pozas en todo su esplendor, disfrutar de las truchas nadando o de estos azules imposibles.

Por contra, cuando lleguemos a la zona del Nacimiento, la espectacularidad disminuirá, pues es en esa zona, donde los deshielos o épocas de lluvias nos darán el espectáculo saliendo por todas las grietas de la pared.

img_0582

 

img_0607

 

Para mi, se trata sin duda de un lugar único y totalmente diferente a otros nacimientos de río que he visto, un auténtica joya de la naturaleza que no conviene perderse por nada del mundo. Un lugar para disfrutar de todos los sentidos y sobretodo un rincón único para los que practicamos la fotografía de naturaleza aunque sea por afición.

img_0599

No me cabe duda que no os defraudará, como no nos defraudó a Ana y a mi. Un lugar 5 estrellas *****

Tenéis toda la info del Nacedero (accesos, reservas, etc…) clicando aquí

 

Un saludo