Lago de Braies, Lago di Misurina y Lago di Carezza

Dentro de todas las opciones que ofrecen los Dolomitas, hoy nos vamos a visitar tres lagos, posiblemente los más famosos de la zona y no solo por su belleza inigualable, sino por su fácil acceso ya que llegaremos casi en coche hasta el mismo lago. Nada que ver con la preciosa excursión que tenemos para visitar el Lago di Sorapis.

Así pues, vamos a desvelaros un poco dónde tenemos estos lagos, su visita y algunos consejos para que os traigáis las mejores postales del lugar.


LAGO DI MISURINA

Se trata de un precioso lago situado en un puerto de montaña, por lo que lo encontramos a una imponente altitud de 1.754 metros. Dentro de fracción del Cadore es el más grande, con 14 hectáreas de superficie y una profundidad de 5 metros.

Parte del Lago lo bordea la Strada Provinciale 49 que es la carretera que nos llevará a dicho lago. Muy cerquita de éste nos encontramos con el desvío para subir a la famosa ruta de las Tre Cime di Lavaredo de la que ya hemos dedicado el correspondiente post.

Junto a la carretera tenemos una amplia zona de aparcamiento en el que teóricamente hay que pagar, pero que nosotros hicimos oídos sordos. Sobretodo porque todas nuestras paradas las hicimos breves para hacer unas fotos y poco más.

La mejor hora para acercarse al lago es al atardecer y disfrutar del sol impactando sobre las paredes de las tres cimas del Lavaredo. Nosotros aprovechamos tanto la excursión al Lago di Sorapis, como a las Tres Cimas del Lavaredo para acercarnos al atardecer y exprimir esas últimas luces de montaña.

No va a ser el mejor lago que veáis en Dolomitas, pero por su situación, accesibilidad y entorno, bien merece la pena esperar esas luces de atardecer.


LAGO DI BRAIES

Si hay un lago “instagramer” por excelencia, ese es sin duda el Lago di Braies, con sus barquitas de recreo, su caseta de madera, su pasarela……y englobados en el macizo dolomítico de Croda del Becco. Es de esos sitios que no puedes perderte, porque te arrepentirás toda la vida.

Para llegar a él hay que poner rumba a las localidades de Ferrara y San vito, donde encontraremos zonas de aparcamiento antes de llegar al lago. Eso sí, de pago, pago!!…hay dos opciones para eludir dichos pagos y son o bien llegar muy tarde, a última hora donde ya no está el que cobra o dejar el coche antes en la carretera en desvíos a pistas bien arrimado y andar 5 minutos.

El lago ofrece la atracción estrella que es el paseo en barco de remos, eso sí, bien pagado, con sus 18 Euretes la media hora o 28 Euros una hora. A mi gusto un precio desorbitado para un paseo en barco de remos sea donde sea y donde encima eres tú el que tienes que remar. Pero como siempre hay para todos los gustos y las barcas están demandadas. Recuerda si quieres coger barco no llegar demasiado tarde, pues a las 18:30 cierran el chiringuito. Aquí os dejo los precios y horario a 2019.

Tienes la opción de darte una vuelta circular o caminar junto al lago, algo que recomiendo sobretodo si llegas pronto. Estuve leyendo bastante acerca del lago y una cosa que me llamó la atención fue que mucha gente hablaba de que conforme iba atardeciendo el lago iba ganando en belleza. Y la verdad es que lo pude comprobar. Al atardecer, las luces se van atenuando, el viento baja y las transparencias del agua van aumentando, además de que una vez que cierran el servicio de barcas, éstas quedan amarradas en medio del lago dando una infinidad de posibilidades a las fotos.

Así pues como RECOMENDACIÓN sobretodo es tener paciencia y esperar a esas últimas luces del día, con el agua ya remansada y jugando a reflejar la montaña es cuando más se explota esa quietud y ambiente que ofrece el lago. Otra opción es madrugar mucho y estar allí con las primeras luces, aunque nosotros optamos por el atardecer.

Detrás del embarcadero hay una pequeña ladera donde han colocado unos bancos hechos con troncos muy chulos y que te ofrecen una perspectiva muy bonita del lago, subir a fotografiar desde allí. Muy recomendable llevar trípode y filtros degradados.


Lago de Carezza

Pero si por excelencia hay un lago en Dolomitas que rompa todos tus pronósticos, ese sin dudarlo será el Lago di Carezza. Hasta que no disfrutas este lago, no llegas a entender la palabra “Azul turquesa” básicamente porque aquí se manifiesta en todas sus variables.

El Lago di Carezza se encuentra en la provincia del Tirol del Sur cerca de Bolzano. Para nosotros, según donde estábamos alojados, fue un viajecito de más de 1 hora en coche, pero que teníamos claro que no nos íbamos a perder. La carretera llega casi hasta el mismo lago, bueno, más bien pasa al lado, pero no se ve, por lo que hay que aparcar el coche. Hay un aparcamiento de pago (Via Carezza, 123 Parking, según google maps) que ofrece aparcamiento gratuito los primeros 15 minutos y luego a razón de 1 Euro la hora de estancia. Puede que parezca difícil decirlo en este viaje, pero me pareció barato para lo que habíamos pagado en otros y sobretodo para ver semejante joya.

Una vez aparcado, ya sólo te queda lo mejor, darte un paseo hasta el lago y disfrutar y disfrutar y disfrutar y disfrutar……Vaya maravilla ante nuestros ojos. Un coqueto lago rodeado de un majestuoso y frondoso bosque de piceas y un fondo rocoso del macizo de Letamar al más puro estilo dolomitas para componer la foto perfecta.

Además, tienes un recorrido circular sencillo alrededor del lago que hacen que la experiencia sea aun mayor. Sin lugar a dudas, las mejores luces para disfrutarlo son las primeras del día y las últimas de la tarde.

Como en el di Braies, es importante un filtro degradado para compensar luces y un trípode que siempre ayuda, sobretodo si baja la luz. La tonalidad de verdes viene de serie con el lago. Yo creo que voy a seguir degustando los colores, mientras vosotros si queréis podéis seguir leyendo la serie de Dolomitas, que no tiene desperdicio.