La “condenada” Procesionaria

IMG_7680

Bolsón de Procesionaria sobre Pino Albar

Demasiado revuelo lleva este inofensivo lepidóptero como para que tenga que cargar con todas las culpas, cuando no las tiene. Y es que la famosa oruga procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa Schiff) está llevándose palos estos calurosos días de invierno, precisamente por eso, por ser un invierno especialmente caluroso y poco lluvioso.

Hay que entender, que lo que denominamos comúnmente como plagas forestales, no son más que insectos propios de los ecosistemas forestales, que en determinados años y normalmente favorecidos por condiciones climáticas o meteorológicas favorables, experimentan una exponencial subida de población en una determinada zona. Para a posteriori, volver a los niveles normales de población durante otro cúmulo de años. Cumpliendo unas subidas y bajadas poblacionales, a menudo de manera cíclica.

IMG_7703

Pinar de repoblación con ataque nivel 2 (asalto) Tramacastilla, Teruel

Este año, le ha tocado a la Procesionaria del Pino, que ayudada por un verano caluroso, un otoño muy sostenido y un invierno que parece que aun no ha llegado, ha explotado en una numerosísima población en determinados puntos de nuestra Sierra de Albarracín, y buena parte de la geografía española.

IMG_7681

Defoliación de acículas por parte de la Procesionaria y yemas intactas de Pino Albar

La procesionaria se alimenta de las acículas (hojas) de los pinos, pero por suerte para el pino, deja intactas las yemas que albergan la nueva brotación primaveral, por lo que el “daño” para el pino, tan sólo radica en la pérdida temporal de las hojas durante un periodo invernal corto. El único “mal” que produce sobre el árbol es la merma en el crecimiento de ese año junto a una visión poco atractiva del árbol defoliado (que NO muerto!!). Que en la primavera, y con el brote de las yemas, vuelve a recuperar el aspecto verde y lozano propio de los pinos.

IMG_7707

Nivel 2 (asalto) en primer término (Tramacastilla, Teruel)         Nivel 5 (saqueo) en segundo término (Torres de Albarracin, Teruel)

Esto es algo que desconoce la mayoría de gente y a día de hoy, cuando se ven masas enteras de pinos completamente defoliados, se cree erróneamente que son pinos secos y muertos, pero NO!!!, no se trata más que de pinos sin hojas, que aunque a la vista quede un poco fantasmagórico, se asemeja mucho a los bosques de caducifolias que tenemos desnudos de hojas todos los inviernos.

IMG_7683

Agujero de párido sobre Bolsón para alimentación

Dicho esto, también hay que aclarar que la procesionaria es una plaga que en el 99% de los casos NO SE ACTÚA, ya que estas explosiones demográficas están dentro de los procesos naturales de los ecosistemas forestales y son rápidamente controladas por la infinidad de depredadores naturales que actúan en consecuencia. Sólo en dos casos puntuales se suelen hacer tratamientos a pequeña escala:

  • En zonas de áreas recreativas, parques y jardines, donde los pelos urticantes de las orugas podrían ser un problema para la población
  • En pequeñas repoblaciones de pinar donde un ataque continuado podría retrasar la constitución de la masa o incluso favorecer el ataque de otras plagas más dañinas.

Los grandes beneficiados estos días son las avecillas forestales típicas de estos pinares, como son la familia de los páridos, Carboneros y Herrerillos encuentran un alimento perfecto para estos meses de invierno, y que de buen seguro favorecerá una primavera con una población bien alimentada.

IMG_7720

Macho de Carbonero común (Parus major)

Además, con el entierro de estas orugas y la posterior eclosión de las pupas en mariposas nocturnas en épocas ya más estivales, hablaremos de otra importantísima fuente de alimento y control biológico de esta plaga que ejercen los murciélagos. Que de buen seguro agradecerán esta abundante población lepidoptera para mantener bien sanas sus poblaciones.

IMG_7676

Herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus)

Así pues, no hay que alarmarse por estas defoliaciones y esta explosión demográfica de la Procesionaria del Pino, algo habitual en nuestras latitudes en épocas favorables y que normalmente son procesos internos de los ecosistemas que se encargaran de regular de manera natural.

Sí es verdad, que los bosques defoliados son francamente feos de ver, pero también tenemos que tener en cuenta que es una situación transitoria y que en pocos meses volverán a recobrar su aspecto verde y frondoso.

12647051_451307841725475_4866414293475610617_n

 

Así que a disfrutar de las procesiones que ya se dejan ver por muchos sitios, mucho cuidado con los pelos urticantes de las orugas, sobretodo para mascotas y senderistas, y disfrutemos de los pajarillos que son lo que más contentos están estos días.

IMG_7686

Escribano montesino (Emberiza cia)

Ahh!! y a ver si viene el invierno con frío y nieve, que también es un buen regulador de estas plagas forestales.

Un saludo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s