Tras un comienzo de verano desastroso en cuanto a precipitaciones, que nos ha llevado a la Sierra de Albarracin a una situación de sequía bastante acusada, por fin hemos tenido un principio de cambio con una situación de tormentas más o menos generalizadas. El problema de las tormentas, como siempre, es la irregularidad de las precipitaciones. Y pueblos relativamente cercanos pueden marcar datos muy dispares.

Así pues desde el día 30 de Julio que abrimos este periodo tormentoso, tenemos puntas de precipitación como en Griegos con casi 40 litros, zonas donde ha regado bien como Bronchales (25,2 mm.) o Guadalaviar (22,8 mm.) o zonas más desfavorecidas Orihuela (12,6 mm.) o Royuela (9,4 mm.) por hacernos una idea general.

En cualquier caso, pasar de 10 litros en la situación que llevábamos es un auténtico respiro, y aunque aun nos queda Agosto por delante, la situación de sequedad que se respiraba en el monte se ha aliviado. Ahora las noches empiezan a alargar y de buen seguro que una nueva situación de tormentas acabarán por dinamitar este caluroso y largo verano que vino con demasiada prontitud. Aun así, veremos cómo acaba este año la estación veraniega, porque viendo como empezó cualquiera se arriesga a pronosticar nada.

En cualquier caso, y aprovechando que la tarde del día 30 de Julio dejé realizando un timelapse en Orihuela del Tremedal, intuyendo que lo que nos venía por la Serranía de Cuenca a última hora de la tarde iba a ser destacable, pude constatar que fue algo apoteósico para los que nos apasiona esto de la meteo.

Si vemos la secuencia del radar del día 30 desde la mañana, como os enlazo en este tuit de @CarlosDezaDeza, ya vemos como a medio día empiezan «la fiesta» en la sierra con bastantes núcleos de precipitación que conforme se adentra en la tarde van ganando en amplitud e intensidad. Para quedar a la espera de lo que venía por la Serranía de Cuenca y que asomaba la patita por la Sierra a eso de las 8 de la tarde y acabar por «barrernos» sobre las 9.

Es lo que se conoce en el argot meteorológico como Linea de Turbonada y que no viene a ser más que una línea de tormentas fuertes no asociada a un frente. Estas líneas de turbonadas, a veces, llevan asociadas en su parte frontal este fotogénico «arcus» que podéis ver en el video y que pude captar su paso por Orihuela en forma de timelapse. La secuencia del timelapse es corta, 10 segundos, pero la realidad es el paso en más o menos de 10 minutos.

Realmente da la sensación de que estemos debajo del mar y sea una ola la que nos pasa por encima. Evidentemente las fotografías que pude ir haciendo una vez nos sobrepasaba el arcus fueron de lo más espectacular.

Y tras el paso, pues el consiguiente vendaval asociado y precipitación, que en Orihuela fue menos pero que en otras parte de la Sierra, fue de granizo y fuertes rachas de viento, como en Bronchales donde se midieron 103 kms/h.

¿Qué te ha parecido? ¿Habías visto alguna vez algo así?

Entradas relacionadas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: