Un día de hide

Bueno ahí van unas fotos del Sábado realizadas en la kedada que hice con José Rico
Decidimos montar un hide en un paraje de Frías de Albarracín donde Jose sabía de buena tinta que nos iban a visitar una buena cuadrilla de alados. Para el que no lo sepa, un hide es un escondite artificial desde donde el fotógrafo espera pacientemente a que su “victima” entre en escena para fotografiarlo. En nuestro caso unas telas de camuflaje y unos palos sirvieron para la contrucción del hide. Luego tocó paciencia y un pelín de suerte.
Sólo disponíamos de un teleobjetivo, el mío, así que nos lo íbamos pasando a medida que iban entrando pajarillos a la escena. Dependiendo de la zona por donde entraran “disparaba” uno u otro.
El primero en hacer acto de presencia de manera continua fue el petirrojo ( “peti” para los amigos).

1008

Casi como extrañado por aquel parapeto entre los pinos despues de las oportunas comprobaciones se decidió a entrar y dejarse fotografiar de todas las poses posibles. Es un pájaro simpático y muy esvelto, muy fotogénico y con un colorido magnífico.

Por mi lado, el más receloso fue este magnifico macho de Escribano montesino, aun así se dejó retratar en varias ocasiones pero siempre a una distancia prudencial

1009

Sin duda este pinzón vulgar macho fue el más atrevido de todos, entraba por todos lados, incluso antes de meternos en el hide y mientras degustabamos nuestros bocatas de la comida ya había hecho acto de presencia mostrando su bellisimo colorido.

1010
Por último y para no aburrir al personal, un nuevo pinzón vulgar, en este caso una hembra nos decía adios con su ala y terminaba la sesión de algo más de 4 horas en un habitáculo de 3 metros cuadrados.

1011

Aun así la incomodidad se hizo muy amena por la buena compañia tanto alada como humana. Esperamos repetir pronto.

Saludos a todos.

Kedada II: El Cabriel y sus ojos

La segunda parte de la kedada nos llevó por el río Cabriel desde la cascada del Molino de San Pedro hasta sus ojos, un bonito paseo para intercambiar opiniones e intentar plasmar en la tarjeta toda la belleza que se mostraba a nuestros ojos. La primavera en todo su esplendor, los verdes se salían, y las flores coloreaban cualquier pradera. Mariposas revoloteando y el día espléndido, qué más se puede pedir….

0980

0973

0963

Después de tanta foto y tanto encuadre llegó la hora de comer en el mejor marco posible, al frescor y la sombra de la cascada del Molino de San Pedro donde dimos buena cuenta de la comida de las mochilas. Luis nos obsequió con una degustación de cervezas de importación y Roberto unos buenos mejillones valencianos (yo ponía la sed y el hambre, jejejej) Acabado el reposo de la siesta nuevamente a darle caña a las tarjetas aprovechando el lugar y aunque no bajaba mucha agua y la luz no era la más apropiada el calorcito invitaba a un buen baño.

0985

0993

Acabamos la jornada en un paraje bastante desconocido de la sierra pero no por ello menos bello, “El barranco de las cuevas” en Tramacastilla, una belleza de rincón repleto de cuevas y manantiales con vegetación frondosa y agradable paseo para toda la familia.

0999

1000

En fin, el día no dio más de sí, ahora a pensar en la siguiente, probablemente en Agosto y seguramente con tan buena compañía.

Saludos cordiales…