El río que se hiela….

Bueno pues después de algunas semanas sin realizar una ruta como Dios manda, hoy me he decidido a meterme de lleno en los barrancos del Tajo, a ver que encontraba por allí, después de estas semanas de anticiclón y temperaturas bajo cero en los fondos de los valles.

capturada

La ruta en cuestión es la que marco en el mapa. Por la pista que cruza el collado del 19 y del escorial, digamos la parte trasera del nacimiento del Río Cuervo, llegamos a un puntal conocido como la Tabernilla. Ahí he dejado el coche y he bajado a ver el Poljé que había cercano, para luego ir a buscar un descargadero que hay en la cara Noroeste de las Decimadas, y desde aquí bajada hasta el mismo río. Llegados al Tajo, nos encontramos a medio camino entre el frecuentado Rambla amarilla (arroyo los huecos) y el camino de la Vega, a apenas 500 metros del estrecho donde dinamitaban antaño para hacer bajar la madera por el río en el siglo pasado.
Así pues, empezamos:

La primera visita me la ofrece una moza habitante de estos bosques, que posa muy coqueta entre pinos y que abandona mi visión con la parsimonia que a veces demuestran. Un par de fotos, y a la saca!!
IMG_6908

Llegados al Poljé, el frío se nota, y es que aun es relativamente temprano (rondarán las 11 de la mañana) y el frío aun le cuesta moverse, ya se sabe, el sol tiene poca chicha a estas alturas de mes. La fabulosa Lechetrezna o Euphorbia mantiene su colorido excepcional a pesar de vivir, a veces en las peores condiciones….aquí dándose un precioso baño de luz matutino.

IMG_6910

Desde el collado de las Decimadas, y antes de embocarme en el descargadero, se muestra altiva la cordillera solana del Tajo, en este caso, majestuosa “La Campana”, para mí, una de las joyitas escondidas del Alto Tajo.

IMG_6913_stitch

Levanto bichos a diestro y siniestro, aunque no me llega para afotarlos, así que decido poner rumbo al río. La bajada se torna a veces peligrosa, la nieve ha trasformado y en ocasiones echo en falta los crampones, no será la última vez que los eche en falta en la ruta. Al final, la mejor manera de bajar es meterme en la umbría pura, buscando el espesor de nieve para evitar tener un traspiés.
Al rato de castigar las piernas, ya me encuentro en el río. El ambiente es gélido, y lo primero que me topo es este fantástico gotial plenamente congelado.

IMG_6917_stitch

Tomo dirección río arriba en busca del estrecho y el espectáculo de hielo es fantástico

IMG_6921

IMG_6924

IMG_6941

La capa de hielo es variable dependiendo de la remansez del agua y la orientación del tramo del río, habiendo zonas en las que puedo ponerme de pie en mitad del río y otras en las que puedo ver el correr del agua.
Por suerte, el sol calentando la ladera norte me ofrece unos reflejos únicos, que aprovecho en cada encuadre, disfrutando muchísimo de los encuadres.

IMG_6934

IMG_6938

Finalmente, las dos moles de piedra me anuncian la llegada al comienzo del estrecho. Ni tan siquiera barajo la posibilidad de pasarlo por encima del hielo, pues una crujida de éste y el remojo es considerable, así que opto por la opción fácil del “escaqueo” salvando el estrecho por arriba.

IMG_6947

IMG_6949

Una vez arriba, las vistas vuelven a ser fantásticas, río arriba y abajo. Así que aprovecho para deleitarme unos minutos y descubrir algunos buitres posados en los cantiles.

IMG_6960

De bajada hacia el final del estrecho, puedo comprobar que estaba bien cuajadito de hielo, que recuerdos me vienen de pasarlo nadando en verano…..

IMG_6963

En fin, de vuelta al rio de nuevo, vuelvo a disfrutar de formas, encuadres, luces y demás, y la verdad sin pasar mucho frío, ya que aunque la temperatura es baja, voy bien equipado y la ruta me ha calentado bien los músculos.

IMG_6935

IMG_6942

IMG_6950

IMG_6966

IMG_6977

De nuevo, un mini estrecho que me obliga a un nuevo escaqueo, esta vez disfrutando del hielo reinante en cualquier pared.

IMG_6979

IMG_6994

IMG_6997

Finalmente encuentro el ramal que me obliga a desviarme del río y subir por un vallejo en busca del retorno al coche.
El vallejo es umbrío al 100% y pronto me encuentro con algún que otro problemilla. (cuanto hubiera disfrutado aquí de nuevo con crampones),
Pero bueno, con algo de maña y no menos prudencia, cruzo el mini estrecho sobre el hielo disfrutando de esta dificultad añadida en la ruta.

IMG_7009

IMG_7010

Y en cuanto llego a la pradera, allí están esperándome de nuevo unas ciervas que ya estaban dando buena cuenta de los pastos que habían quedado destapados de la nieve. Un par de tomas y una más para inmortalizar el lugar, y para el coche que las piernas ya van cargaditas con la ruta.

IMG_7012

IMG_7017

IMG_7021_stitch

Una ruta en general que me deja con muy buen sabor de boca, preciosas estampas invernales y una zona que cada día me gusta más por su tranquilidad y rincones.

Ruta muy recomendada pero con precauciones, sobretodo GPS o mapa ya que es facilísimo despistarse y el día se puede torcer y de que manera, además de conocer un poco la zona.
El recorrido lo hice en unas 4 horas y media contando paradas a fotografiar y comer y tal…
En verano también es recomendado hacerlo sobretodo por los remojones que te puedas dar en los estrechos.

En fin, poco más, como hacía días que no subía nada, pues aquí va este “super repor”, y espero que os haya gustado.

Anuncios

4 comentarios el “El río que se hiela….

  1. Pingback: La Balsa de los Curas (P.N. Alto Tajo) |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s